Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/03/02 13:53

    El plan "B"

    La elite y sus empleados mediáticos han responsabilizado a la guerrilla de todos los males y desigualdades que padece Colombia.

COMPARTIR

El retrete está atascado. Sobre la superficie de agua flotan jirones de papel higiénico y dos bolas de mierda. Isabel mete la mano enguantada dentro de la tasa y tantea hasta que palpa los objetos que taponan el flujo de agua: un condón anudado por uno de sus extremos y una pañoleta de seda. Sobre una mesa de centro reposan restos de comida, copas, una botella vacía de Dom Perignon y otra sin descorchar. Sobre la moqueta se ven fragmentos de vidrio. Isabel cobrará 2 dólares por dejar reluciente la suite del hotel. El huésped pagó 1.500 dólares por una noche de habitación y otro tanto en alcohol, sexo y comida.

Isabel no sabe quién es Karl Marx y no tiene la menor idea de que un tal Thomas Piketty escribió un libro titulado El capital en el siglo XXI. Lo que sabe sobre el capitalismo es lo que ve en las 18 habitaciones que debe asear cada día. Sabe, por ejemplo, que la cuenta de algunos de los huéspedes del hotel equivale a un año de su salario. Sabe que la champaña derramada sobre la moqueta cuesta la mitad de lo que gana en un mes. Tiene las manos agrietadas de exprimir el trapero y fregar baños y se queja de dolores en las rodillas y los tobillos y debe tomar antiinflamatorios para aliviar los padecimientos cervicales y lumbares. La calidad de vida de Isabel equivale a cero.

Varios miles de millones en el mundo y millones en Colombia llevan una vida igual o peor de la que lleva Isabel. Unos cuantos, en cambio, concentran las rentas. «La desigualdad no es necesariamente mala en si misma: lo esencial es saber si está justificada, si tiene su razón de ser», escribe Piketty en su opúsculo. Dónde peor se viven estas desigualdades es en Colombia puesto que un poco más de 2000 personas poseen más del 50% de la tierra aprovechable del país y casi el 60% de los depósitos bancarios. Hasta el momento, esa elite -Los Liquidadores- y sus empleados mediáticos, han responsabilizado a la guerrilla de todos los males y desigualdades que padece Colombia. Saben muy bien que la mejor estrategia para seguir explotando y saqueando impunemente las riquezas y las arcas públicas es pateando pelotas fuera del campo: eligiendo a un chivo expiatorio.

Mientras los medios debatían sobre las zapatillas de Timochenko, en Barranquilla -ciudad piloteada por la familia Char- morían asesinadas 12 personas. Un fin de semana sangriento en La Arenosa. Es una violencia que nada tiene que ver con la guerrilla sino con los problemas estructurales que las elites gobernantes locales han provocado. Para «Los Liquidadores» locales la política es un negocio. El coronel retirado Dagoberto Barrios Vásquez mediante un escrito publicado en el portal Costa Noticias le dice al alcalde Alejandro Char que a gritos no se gobierna y le recuerda que la falta de trasparencia en la contratación pública, la desigualdad, el analfabetismo, el mal manejo de los residuos sólidos y la carencia de bibliotecas públicas son algunas de las causas de la violencia en la ciudad.

Si la vida en Barranquilla cuesta un par de balazos, en Bogotá la política es un hazmerreir. “Los Liquidadores” políticos y mediáticos llevaron hasta la alcaldía a un personaje que ellos mismos han vendido como a un brebaje curalotodo y en menos de los que canta un gallo los bogotanos descubrieron que era un muñeco de trapo manejado por unos hilos siniestros. Un muñeco de trapo con el piensan cargarse los sueños de los bogotanos. Digo los sueños porque los bogotanos no hacen más que soñar: sueñan con un metro, con trenes de cercanías, con ríos impolutos, con carnavales homéricos, con aire limpio, con la Atenas de Suramérica, con los 2762 metros sobre el nivel del mar, en fin, sueñan. No creo que un muñeco de trapo pueda aguantar mucho tiempo.

Hace pocos días el exministro de hacienda de Grecia, Yanis Varoufakis, junto a centenares de dirigentes políticos, sindicales y sociales de Europa lanzaron en Madrid el denominado «Plan B» contra la austeridad y por la democratización de Europa. A primera vista pareciera un asunto meramente europeo, pero en perspectiva es en realidad un plan global para quitarle el manejo de la política a los tecnócratas del capital financiero y especulativo.

Vienen tiempos muy duros para las economías de Latinoamérica y más para las clases trabajadores de Colombia que, a diferencia de las del resto del continente, no han recibido ni las migajas de la pasada bonanza petrolera y minera. La huelga general convocada para el 17 de marzo es un buen arranque de año. El mundo está cambiando y Colombia también lo está: personas discapacitadas acaban de propinar un revés al patético negocio de Teletón que cree que la brutal desigualdad se combate mediante actos de caridad. No estaría mal un «Plan B» para Colombia.   

En twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: https://yezidarteta.wordpress.com/author/yezidarteta/ 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.