Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/01/09 16:30

    El rastro de la sangre

    A los victimarios de mi padre quiero decirles que llevo mucho tiempo preparándome para perdonarlos, dijo un joven caribeño en un foro de víctimas en el exterior.

COMPARTIR

Comiendo en un restaurante me he cortado la lengua al morder las carrilleras del cerdo y desde entonces no he parado de sangrar. Es invierno y el viento de tramontana hiere sin clemencia los acantilados de la Costa Brava. Llevo más de media hora sangrando y viene a mi cabeza la muerte de la espléndida Nena Daconte durante un violento invierno en París a causa de una espina de rosa que le pinchó un dedo durante su luna de miel con el cadenero Billy Sánchez.

He llegado hasta Portbou a celebrar mi cumpleaños en solitario y ver qué rumbo tomar. Qué hacer con mi vida. En una pensión de este pueblo pirenaico puso fin a su vida el gran pensador del siglo XX Walter Benjamin, mediante una potente dosis de morfina, para evitar que sus carnes y su pensamiento fueran llevados por los agentes de la Gestapo hasta un campo de exterminio nazi. Sucedió en el otoño de 1940. Un mes más tarde, Hannah Arendt fue a visitar la tumba de su amigo Walter Benjamin.    

Abrigándome con una chaqueta, un gorro y unos guantes me dirijo hasta el monumento que Dani Karavan hizo “al hombre, al filósofo, al cronista, al crítico, al partidario de nuevas ideas”. Yo mismo estoy en deuda con Walter Benjamin, respondió cuando le pidieron desde Alemania el diseño de la obra con poco presupuesto. Para este homenaje el dinero es lo de menos, sentenció.  

Desciendo por las escalas metálicas del monumento hasta chocarme contra una barrera de cristal duro desde el que se observa el oleaje del Mediterráneo. El mar me vuelve hasta el Caribe y pienso en aquel día que tomé la decisión de irme a defender mis ideas con las armas porque un general me explicó, desde su puesto de mando y luego de un largo interrogatorio a ojos vendados y sin defensa, que una de las misiones del Ejército era combatir la ideología marxista. Esto lo expuso con naturalidad. En el tono que emplea un padre para aconsejar a su hijo. El general era mayor de 50 y yo apenas cumplía 19 años.

En un reportaje escrito por Gabriel García Márquez para la revista italiana L’Espresso, en abril de 1977, el nobel confesaba haber visto en sus escondites a guerrilleros montoneros cambiando pañales o dándoles biberones a sus hijos mientras debatían sobre táctica y estrategia. En ese mismo reportaje Gabo le pregunta a Mario Eduardo Firmenich, el hombre más buscado por los militares argentinos por aquella época, si la dureza de la lucha y el peligro no terminan por deshumanizar a un combatiente.
 
Por muy humanistas que sean los fines de una causa, opino desde lejos, la guerra lleva a los combatientes hasta cierto nivel de deshumanización. La primera vez que ves morir a un camarada, lloras. A la siguiente muerte, te lamentas. Luego, siguen más muertos, y desde entonces todo aquello lo asumes como gajes del oficio o de la causa y terminas creyendo que cada combatiente forma parte de un engranaje que, como una tuerca o un tornillo, puede ser relevado cuando se quiebra.

Pero eso no significa que en la memoria sensitiva del combatiente desparezcan valores como el amor, la piedad, el perdón, la pasión, la caridad o la justicia. La guerra tiene momentos de pausa y es entonces, en esas largas noches de silencio que se viven en los campamentos de campaña, cuando el guerrero recobra su humanidad. Esto sólo lo puede entender un soldado o un guerrillero. Esos políticos locos que trinan como aves de guerra no entienden de eso.

Es un trance por el que deben pasar los excombatientes: soldados, policías y guerrilleros. Si algo queda de humanidad en la inhumana sociedad colombiana, no estaría mal que ésta obtuviera un consenso político que facilite a los hombres y mujeres que por distintos motivos echaron tiros para defender o derrocar al Estado, su vuelta a la normalización social y política. Cuando ha corrido tanta sangre y por tantos años, las salpicaduras han alcanzado hasta a los más inocentes.

Varias clases de guerras han sucedido y suceden en Colombia. Ninguna ha sido o es limpia. Gente que nunca disparó un tiro o empleó un machete para descuartizar cristianos fue o es más fanática y cruel que los que andan por allí con la pistola o el cuchillo llevando a la severa práctica lo que otros pensaban o piensan. En un país como Colombia es posible que esta clase de fanáticos hagan y apliquen leyes como si no fuera con ellos.   

Los testimonios de los soldados y policías que han quedado mutilados o ciegos por los ataques con explosivos son desgarradores y sólo un miserable podría regocijarse con la suerte que padecen. Dramas similares soportan los guerrilleros mutilados por la metralla y que esperan en una cárcel que sus vidas se normalicen y vuelvan a juntarse con los suyos, con la tierra, con las sementeras y los animales del huerto.

A los victimarios de mi padre quiero decirles que llevo mucho tiempo preparándome para perdonarlos, dijo un joven caribeño en un foro de víctimas en el exterior. Su padre, un militante de izquierda, fue baleado un 31 de diciembre en La Guajira. Mientras las mujeres le echaban una mirada a la olla para ver cómo iba el sancocho, había alguno por allí alistando la pistola 9 mm para arruinar la fiesta. Y lo consiguió. Dejó a las mujeres llorando y al niño huérfano. Un crio de nueve años.

Colombia es una sociedad violenta desde que nació como república. Hay analistas que tienen la cabeza puesta en Dinamarca, por ejemplo, y se olvidan de lo ardiente que es la tierra colombiana y proponen salidas imposibles para una guerra que ya no tiene ni pies ni cabeza. Hagamos la paz a lo criollo, me dijo un excoronel del Ejército que recaba documentación para reconstruir la memoria de los militares caídos en esta guerra. Así es, le dije, entre colombianos. Cerrar bien ese dilatado capítulo de violencia y ver cómo abrimos otro bajo un listón de valores diferente, sano.   

Sigo en Portbou. Con la lengua sangrante. Le pregunto a una mujer por el puesto de salud y me explica que queda a una cuadra. Me dirijo hacía allí. No hay nadie salvo una dependiente y una médica joven. Les pasó mi carné de salud pública y les explico. La médica me pone un líquido sobre la lengua y presiona con una gasa sobre el corte. Nada. No hay manera de parar la sangre. Me dice que va a ordenar una ambulancia para que me lleve hasta el hospital de Llança y puedan allí suturarme la herida. No, le dije, ya veré como me las arreglo. Salí de allí a curarme la herida a lo colombiano.  

En twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: https://yezidarteta.wordpress.com/author/yezidarteta/

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.