Opinión

  • | 1991/10/07 00:00

    YOSHIKO

    Hasta el viernes a Yoshiko no le habían pagado los sueldos atrasados que aún se el adeudaba en la Cancillería.

COMPARTIR

EL VIERNES ME DESPEDI DE YOSHIKO. SE VA a vivir al Japón, quizás en busca de la paz que le quitó la muerte brutal de Enrique Low. Cuando la conocí, hace cuatro años, era enfermera. Me ayudó a traer al mundo a mi hijo Pedro. La gratitud me obligó a seguirle el rastro, y así lo hice cuando era esposa de ministro, luego cuando fue esposa de embajador y ahora que es esposa de héroe.
En un maletín gastado, seguramente herencia de su esposo, y que la acompaña como mancorna para arriba y para abajo, guarda como un tesoro ciertos papeles: un recorte del Wall Street Journal en el que la noticia del asesinato de Enrique Low aparece encabezada con un titular que jamás se escribió en Colombia:
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1818

PORTADA

La coca se dispara

Más de 150.000 hectáreas de coca sembradas, la cifra más alta de la historia, es el gran desafío para el posconflicto y para el futuro de la violencia en Colombia.