Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2012 12:46:55 PM

AMBIENTE ELECTORAL EN VENEZUELA Y FACTORES QUE ENMARCAN LA REALIDAD DEL PAIS

Enclave

Nº 59

MAYO 2012

 

Así camina la historia del país

Denuncia y más denuncias

 1.- Un tema que ocupó centimetraje en el mes de mayo fue la salida del país y las declaraciones vertidas ante la DEA por el ex magistrado de la Sala Penal del TSJ Eladio Aponte Aponte. Desde hace algunos años los organismos antidrogas y antiterroristas de los Estados Unidos en reiteradas ocasiones habían denunciado que Venezuela no solamente tiene vínculos con organizaciones terroristas, como por ejemplo las FARC, sino que se había convertido en puente franco para el tráfico de la droga con la anuencia de funcionarios civiles y militares del país. Estas declaraciones fueron atribuidas por el Gobierno Venezolano a campañas de desestabilización. Por su parte Eladio Aponte Aponte era un magistrado de la Sala Penal del TSJ a quien el narcotraficante Walid Mackled, extraditado desde Colombia, señaló de otorgarle una credencial del Poder Judicial, lo cual daba inidicio a los señalamientos de la DEA. Ahora Aponte Aponte, caído en desgracia en el Gobierno, destituido por la Asamblea Nacional y con una requisitoria de captura de INTERPOL; se encuentra en calidad de testigo declarando en la DEA. Entre las cosas, que ha mencionado está el manejo político de la justicia, la formulación de juicios contra personas de la oposición y la injerencia del partido de gobierno en la administración de justicia, todo ello aparte de la supuesta participación de militares de confianza del régimen en operaciones de tráfico de drogas. Como consecuencia de esas declaraciones algunos abogados interpusieron ante la Corte Penal Internacional en La Haya una demanda contra el Estado por politización de la justicia y la violación de derechos humanos a presos políticos. Hasta la fecha se conoce que la demanda fue admitida.

Como se sabe, la justicia internacional tiene sus protocolos y es muy posible que se tarde procesando las denuncias en este caso; sin embargo, ya el proceso está activado. Debe causar preocupación en el Gobierno el impacto de las declaraciones de Aponte ante la DEA, no solamente porque se rompió el código del silencio y porque puede caber la posibilidad de que más funcionarios se acojan a la protección de testigos de la DEA y sigan ventilando en el exterior denuncias en contra del Gobierno, aportando información que en el futuro afecten al país, especialmente después de las elecciones. El apoyo al narcotráfico es de las cosas más difíciles de defender en el concierto internacional. En América Latina hay antecedentes de intervención extranjera como el caso de Panamá y la caída del General Noriega. Sin embargo un escenario de este tipo en Venezuela no es posible que suceda en el futuro inmediato pero es una posibilidad después de las elecciones de octubre y dependiendo de los resultados, habida cuenta que otro ex magistrado del TSJ y anteriormente diputado por el oficialismo Luis Velásquez Alvaray se ha sumado al coro de denunciantes

 

Guerra de Encuestas

 2.- Se ha hecho habitual en el país en los últimos años, especialmente como consecuencia de la aparición de elecciones año tras año, la constante publicación de diferentes sondeos de opinión de manera periódica y con diversas metodologías para obtener la matriz de opinión de la gente con respecto a diferentes temas de la actualidad. A su vez cuentan con un punto en común que es medir tanto la popularidad como la intención de voto a favor del presidente Chávez con respecto al candidato de oposición que como se sabe es Henrique Capriles en este momento. A las archiconocidas Datanálisis, Consultores 21, Hinterlaces, IVAD y Datos entre otras se le han unido sondeos de encuestadoras como GIS 21, North American Opinion Research y el ICS. Lo cierto, para no hacer más largo el cuento es que el país está presenciando una verdadera guerra de encuestas que a medida en que se va acercando el momento de votar se está haciendo más encarnizada. Si a eso se le une que conocidos generadores de opinión en los medios de comunicación se hacen eco de los resultados publicados, el juego de manipular la opinión pública es poco menos que maquiavélico.

Constantemente se anuncian resultados de encuestas donde el Presidente de la República aparece no solamente ganando sino colocando al contrincante con porcentajes por debajo del techo histórico de la oposición, que de paso refuerza el discurso del partido de gobierno y del Presidente de que este año ganarán por paliza; sin embargo, hay que tener especial y sumo cuidado con el manejo de esta información, ya que las encuestas como método de recolección de datos y mecanismo de análisis de la realidad en los últimos años, no solamente en Venezuela sino en América Latina, han sufrido una crisis de credibilidad y confiabilidad como consecuencia de la manipulación de su información o lo que es peor, manipulación de sus resultados para reorientar la opinión pública y autocumplir un deseo particular. Aparte que no existe claridad sobre la existencia real de algunas encuestadoras, especialmente del lado del oficialismo que han salido a la calle indiscriminadamente, y en las que sí existen se obvian algunos protocolos importantes como la publicación completa de las fichas técnicas de cada encuesta que se publica.

Al margen de todo ello llama la atención que las encuestas siguen operando en el escenario de que el Presidente de la República se recuperará de sus problemas de salud y estará a punto para optar a su cuarta reelección. No está claro si Chávez llegará a la campaña o tendrá que delegar en otra persona la bandera del partido para llegar a la presidencia y mantener la continuidad de la Revolución. Por mucho que los interlocutores del PSUV nieguen en público su intención de optar a la presidencia, los diferentes movimientos de estos voceros a lo largo y ancho del país parecen demostrar lo contrario, hablándose incluso de guerra interna en el partido.

Dado lo encarnizado que se ha tornado la situación de las guerras de encuestas algunos expertos han tomado la palabra para advertir que no necesariamente ese será el resultado de la elección y que hay que tener cuidado con el fin que ello persigue que no es más que autoconfirmar un resultado como profecía cumplida, ya sea por vía del desánimo ante la posibilidad de derrota.

 

Venezuela como país salga de CIDH, es un ¿Trapo Rojo?. 

3.- En días recientes el Presidente de la República convocó a la conformación del Consejo de Estado, que es una instancia contemplada en el artículo 251 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. De acuerdo a ese artículo es un “órgano de consulta” del Gobierno y la Administración Pública y se encarga de recomendar políticas de Estado en asuntos de alta trascendencia en los que el Presidente de la República requiera de su consejo. Llama la atención que después de 13 años al Presidente se le ocurra convocar a ese consejo, que debería funcionar de manera permanente y no eventual como está ocurriendo en estos momentos. Y otro aspecto es que se convoque cuando de todos es sabido que el Primer Mandatario no es de los que solicitan consejo a nadie a la hora de decretar o ejecutar políticas. Al menos no se constituyó en algunos casos que merece la pena mencionar como por ejemplo, el retiro de la concesión en 2007 a RCTV o la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones. Este último caso de alta política y de especial trascendencia nacional. También llama poderosamente la atención la conformación de la porción de sus miembros cuyo nombramiento corresponde al Presidente: Un grupo de personas que más que cuerpo consultivo sea el que ejerza por vía de los hechos el poder en el caso de que ocurra algún desenlace indeseado como consecuencia de la salud presidencial. Sin embargo, no se puede olvidar que el órgano de marras es consultivo y de ninguna manera puede ejercer funciones de gobierno e incluso sus recomendaciones en principio no son vinculantes. En caso de… ya la Constitución tiene los mecanismos para cubrir la falta presidencial.

A los minutos de crearse este Consejo de Estado en cadena nacional de radio y TV, ya el organismo tiene una tarea asignada y es la relacionada con la analizar la posibilidad de que Venezuela denuncie la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y, por ende, se salga de ella ya que en los últimos años las denuncias contra el Estado Venezolano han ido en aumento y los dictámenes en contra han proliferado, ante la cual el Estado, fiel a su costumbre y como hace con todo lo que le adversa, lo ha intentado descalificar tildándolo de ente parcializado y obediente a las directrices del Imperio. Como se sabe, la Constitución otorga rango constitucional a todos los instrumentos suscritos por Venezuela en la materia de Derechos Humanos y, en consecuencia, sus dictámenes son de obligatorio cumplimiento. Esto hace que denunciar a la CIDH se convierta en un acto a todas luces inconstitucional y, por ende, violatorio del ordenamiento jurídico del país. Adicionalmente, no es de gratis que se prodiguen las denuncias ante el organismo internacional de la región ante la falta de justicia en el país, donde los tribunales se han convertido en instrumento político del gobierno donde no hay garantías de juicios justos y transparentes dirigidos a criminalizar la actividad política, especialmente de la oposición, percepción que cobra fuerza dados los hechos recientes con los exmagistrados que están de gira operística por la DEA. A su vez, un estado no puede salirse del Sistema Interamericano de Derechos Humanos sin que eso signifique el abandono de la OEA, ya que ambos entes están íntimamente correlacionados. Así lo ha hecho saber el Secretario General de la OEA.

A pesar de todo ello, pareciera que esta nueva idea por parte del Gobierno no es más que un trapo rojo que busca distraer la atención de la opinión pública cifrada sobre otras problemáticas no menos importantes y que ocupan espacio en el país como, por ejemplo, el déficit de viviendas, las crisis carcelarias y la incapacidad de ponerle coto a esa situación, los problemas con los servicios públicos y la inseguridad que afecta a los venezolanos, aparte busca crear nuevos escenarios en un país donde el panorama futuro no luce tan claro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.