Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/28/2012 2:12:33 PM

Anais Peña de Violy and Company analiza la económica de Colombia

Los inversionistas extranjeros empiezan a mirar a Colombia como un caso particular y también se les ha contagiado el optimismo que reina en el país con el actual Gobierno.

Esa es la apreciación que tiene la firma Violy Byorum & Partners, con sede en el centro financiero de Nueva York y que dirige la colombiana Violy McCausland, quien se especializa en asesorar procesos de fusiones y adquisiciones y que en la última década ha participado y ha traído al país negocios por 25 millones de dólares, algo así como el 17 por ciento del total de la inversión extranjera.

Esta semana estuvo en Medellín la vicepresidenta de esa compañía, María Fernanda Jaramillo, Ingeniera Industrial de la Universidad Javeriana, quien trabaja al lado de Violy McCausland desde hace seis años, especialmente en los negocios de bebidas en Latinoamérica. Participó como invitada especial en la celebración de los 15 años de la Asociación Colombiana de Ejecutivos de Finanzas (Acef), para hablar sobre fusiones y adquisiciones.

EL COLOMBIANO dialogó con ella sobre el panorama económico del país y de las naciones vecinas:

Contagia el optimismo
¿Cómo ve la firma Violy Byorum & Partners el comportamiento de la economía colombiana?
"Todo el mundo está contagiado del éxito de tener un Presidente como Álvaro Uribe Vélez, y ese optimismo se refleja a nivel internacional. Para que una compañía de afuera venga a invertir en Colombia se necesitan una serie de factores, no es sólo los números o que la empresa sea rentable. También existe un factor social y político, regulatorio, que es muy importante. En ese sentido, Colombia tiene algunas debilidades, como es el caso de tener la certeza de que el marco legislativo es adecuado y protege al inversionista. Yo creo que el gobierno actual está haciendo un gran trabajo para modificar esas debilidades y fortalecer el marco para que los inversionistas encuentren un atractivo en el país".

En el campo tributario se presentan muchas reformas. ¿En ese sentido, ustedes cómo ven la reforma que cursa actualmente en el Congreso?
"Es difícil juzgar en este momento, por lo que hay también una agenda política en paralelo. Muchas veces, no necesariamente, los intereses están alineados. Mientras las reformas tributarias vayan encaminadas a un mejoramiento de las finanzas del país, eso se ve como algo positivo, sino es totalmente negativo. Le pongo como ejemplo el caso de Argentina, donde cualquier reforma tributaria no ha logrado solucionar el problema radical que es la manera cómo adjudican el presupuesto fiscal a nivel de los departamentos y el déficit sigue creciendo. En cambio, en Colombia hay muchísimo más control a ese respecto y, no sólo este gobierno, sino los gobiernos anteriores, han venido haciendo un esfuerzo grande por minimizar la evasión, por mejorar la calidad del pago de impuestos. No es que a la gente le guste que le suban los impuestos, pero que por lo menos se sabe que la finalidad de esas reformas es por bien del país en el largo plazo".

¿Cómo verían los inversionistas extranjeros la aprobación del proyecto de reelección presidencial inmediata?
"Yo creo que la verían muy bien en este momento, porque Colombia es uno de los pocos países que no tiene reelección inmediata y cuatro años es muy poquito para tener un programa consistente de gobierno. Lo que pasa es que ya ocho años es muy relativo. Ocho años con un mal presidente pueden ser una eternidad y ocho años con un buen presidente pueden ser la gloria". 

¿Con el resultado del referendo en Venezuela, es posible que el Presidente Chávez organice su economía de aquí en adelante?
"Yo quisiera creer que la va a organizar. La verdad es que nunca ha tenido un programa de gobierno muy razonable, se opone completamente a la clase empresarial, que es un error garrafal, porque la clase empresarial en Latinoamérica es la que muchas veces ha llenado los vacíos de buenos y malos y gobiernos. Uno quisiera lo que hizo Lula, el presidente de Brasil, que cuando fue elegido todo el mundo estaba aterrorizado porque era del partido laborista izquierdista y de la misma línea de Chávez. Internacionalmente, se veía como que ese iba a ser el acabose para Brasil porque llevaría al país 30 años atrás. La verdad es que el Presidente Lula se asesoró muy bien, se rodeó de gente muy buena y está haciendo un muy buen gobierno". 

¿En Ecuador y Perú cómo se ven las cosas desde afuera?
"En Perú hay una crisis política grande, existe una riña por el poder impresionante. En la medida en que la oposición se dedica a atacar al gobierno y éste a defenderse, pues no hay tiempo para gobernar y el país va a la deriva. Ecuador, por su parte, es un país, por fortuna para ellos más pequeño, lo que significa que sus problemas por grandes que sean se pueden solucionar con menos inversión y tienen la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), que les ha permitido mantener su dolarización".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.