Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2012 12:47:00 AM

Consecuencias de los bombardeos a las Farc en Arauca y Meta

    Análisis del conflicto colombiano

     En menos de una semana, las Fuerzas Militares de Colombia propinaron al Bloque Oriental de las Farc, dos certeros golpes tácticos con connotaciones político-estratégicas. El primero en Arauca y el segundo en Vistahermosa-Meta. Sumados uno con otro, totalizaron 69 terroristas dados de baja, algunos de ellos cabecillas de frentes y compañía móviles.

    En la medida que las Farc pretendieron internacionalizar el conflicto para buscar reconocimiento político, paralelo con el  abultado ingreso de dinero por concepto de narcotráfico y la inmersión en el terrorismo comunista, las Fuerzas Militares evolucionaron en concepción operacional táctica y estratégica, hasta hacer que los gobernantes de turno entendieran que, para ganar la guerra se necesita voluntad política, y apoyo en todos los órdenes a la misión constitucional de las tropas.

    La baja en combate del terrorista Martín Caballero en 2007, señaló el inicio del compromiso político-estratégico del gobierno nacional, mediante un sistema de operaciones conjuntas con misiones aeroterrestres, combinadas con actividades de inteligencia estratégica, técnica y humana; reconocimiento en el terreno; infiltración de las estructuras de seguridad de los cabecillas; bombardeo milimétrico de la Fuerza Aérea y desembarco helicoportado de tropas élite de Fuerzas Especiales, que combaten contra los últimos reductos de la resistencia armada de los terroristas y luego consolidan el objetivo.

     Así fueron dados de baja el Negro Acacio, JJ, Sonia la Pilosa, El paisa de la novena cuadrilla, Raúl Reyes, el Mono Jojoy, Alfonso Cano, Camilo Tabaco, Felipe Rincón, Lucero Palmera, Domingo Biojó, y en esta ocasión una serie de cabecillas de importancia para el Plan Estratégico de las Farc.

     Los dos recientes bombardeos revisten especial trascendencia político-estratégica, porque afectan asuntos trascendentales del desarrollo de las estructuras armadas de las Farc en la Orinoquía Colombiana, con proyección por el oriente hacia Venezuela donde cuentan con la complicidad del gobierno chavista; por el norte hacia Cundinamarca dentro del permanente proyecto de dominar la cordillera oriental para rodear a Bogotá; de controlar el narcotráfico en los departamentos de Meta, Guaviare, Guainía, Vaupés Casanare, Arauca y Vichada; y por el sur para fortalecer los corredores de movilidad hacia las selvas de Brasil, Perú y Ecuador.

    Además es otro golpe contra el Bloque Oriental, desde el cual Tirofijo y el Mono Jojoy construyeron la retaguardia estratégica de las Farc, en la misma zona donde se han desarrollado casi todas las conferencias guerrilleras y plenos ampliados, los cursos de cabecillas, han surgido parte de las farsas de las conversaciones de paz, el control de gran parte del narcotráfico, y donde Mauricio o El Médico, tiene la tarea impuesta por Cano de coordinar con Carlos Lozada la reactivación de la guerra de guerrillas y la de entrenar las milicias bolivarianas urbanas para Bogotá, Villavicencio, Arauca, Yopal,  San José del Guaviare, Mitú, Puerto Carreño y Puerto Inírida.

    Igualmente, estrechar lazos con las autoridades venezolanas en la frontera  desde Arauca hasta Puerto Inírida, desdoblar los frentes guerrilleros para instalar nuevas estructuras farianas en la zona de minería ilegal, construir un área de retaguardia alterna para Timochenco en el sector, y controlar el narcotráfico, el tráfico de armas y las actividades ilegales en los límites de la Amazonía y la Orinoquía con extensión al Brasil.

      Asimismo, el Bloque Oriental continuó con la misión de organizar los “cursos de comandantes” de compañía, de frente y “los estados mayores”, explosivistas, además de los de sistemas, comunicaciones y tecnología de punta realizados en Caracas con la complicidad de Hugo Chávez.

     En el golpe de Arauca, afectó el Plan de Trabajo de Efrén para cometer acciones terroristas en Colombia y esconderse en Venezuela, mientras el Partido Comunista Clandestino y el Movimiento Bolivariano reclutan campesinos de ambos países e integran milicias bolivarianas a lo largo de la frontera, para asegurar los corredores de movilidad de las cuadrillas móviles, asi como la garantía de los campamentos-escuela donde se realizan los cursos de Fuerzas Especiales, también conocidos como “pisa-suaves” o “machos-solos”

En el golpe de Vistahermosa-Meta cayeron varios cabecillas de las cuadrillas del Bloque Oriental, que se habían reunido en el lugar para realizar un “curso de comandantes”, verificar ingresos por narcotráfico, extorsiones, secuestros, minería ilegal; planear nuevos actos terroristas y hacer los refinamientos ordenados por Timochenco al Plan Estratégico de las Farc.

Allí cayó uno de los cabecillas de la Red Urbana Antonio Nariño, encargado de reclutar y entrenar terroristas en las universidades públicas de la zona, infiltrar organismos gubernamentales departamentales y municipales, extorsionar comerciantes e industriales, hacer proselitismo mediático para la farsa de la “paz democrática” cohonestada por los autodenominados colombianos por la paz, estrechar contactos con los sindicalistas de izquierda afectos a las Farc, etc.

Si bien es cierto que los dos golpes no significan ni la derrota definitiva de las Farc, ni el debilitamiento total del Bloque Oriental, ni el erróneo fin del fin prometido con ligerezas dialécticas por el general Padilla; tampoco se puede olvidar que la holandesa Tanja Niermejer no podrá en escribir en varios idiomas la historia de la “victoriosa revolución comunista de las Farc”, porque su jefe Mauricio perdió una importante cantidad de terroristas, encargados de dirigir la estrategia integral de las Farc contra Colombia, en el suroriente del país.

      Lo anterior indica que las Fuerzas Militares no pueden ablandar la presión militar en el área de operaciones, pero además que el Ministerio de Defensa, idée y desarrolle en el menor tiempo posible, una campaña de guerra sicológica enfocada en la deserción de los terroristas del Bloque Oriental, con armas, documentos y computadores de los cabecillas.

     Esa acción sicológica debe ser dirigida a los terroristas en particular. Sin generalidades ni mensajes que suenan a ruido de tonel vacío, como el trillado lema de “guerrillero entrégate que una nueva vida te espera” o el estribillo sin objetividad que está de moda: “Mujer guerrillera, desmovilízate”

     Este tipo de mensajes no producen ningún efecto sobre los terroristas en armas, y solo sirven para los consuetudinarios contratos de publicidad entregados a los amigos del ministerio, muy comunes desde 1991 cuando los civiles asumieron esa cartera, dizque con el fin de representar políticamente a las Fuerzas Militares.

      Para producir efectos medibles y verificables, los organismos de inteligencia y los encargados de la propaganda militar, deben diseñar campañas de desmovilización claras y creíbles, y aprovechar todos los canales de difusión institucional y comercial, para hacer llamados a la entrega de los terroristas, con base en los textos escritos en agendas, cuadernos, computadores, memorias Usb y demás documentos incautados en Arauca y Vistahermosa.

      Al mismo tiempo, el gobierno nacional recibe de primera mano, el permanente análisis sociopolítico que hacen las Farc de sus áreas de influencia. Si de verdad hay voluntad política y no la intención politiquera de Santos, para utilizar algunos de los mensajes encontrados en los documentos incautados, como medio auto propagandístico reeleccionista,  el gabinete ministerial en pleno debe analizar la situación específica de violencia en estas áreas y reorientar la inversión social y de infraestructura en el abandonado oriente colombiano, que por dicha razón es caldo de cultivo de las Farc.

       Como se puede ver, lo que han hecho las tropas comandadas por el general Alejandro Navas en Arauca y Meta, es paradigmático en la historia militar universal y en el esquema táctico o estratégico de operaciones aeroterrestres contra grupos narcoterroristas en ambientes selváticos, pero, esto jamás será efectivo ni coadyuvará a ganar la guerra si detrás no viene el Estado con presencia sincronizada en educación, salud, infraestructura y posibilidades de mejoría socio-económica para los habitantes de esta región.

       Si no hay soluciones sociales, políticas y económicas, la guerra se eternizará allí, aparecerán nuevos Jojoys, y nuevos cabecillas de frentes, mas narcotráfico, etc.

       También podrán agredir a Colombia,  otros bufones como Chávez y muchos enlaces del socialismo del siglo XXI, verbigracia los que infiltrados en Colombianos por la Paz, manipulan a otros idiotas útiles orgánicos de este movimiento, para que legitimen a las Farc.

      He ahí las consecuencias político-estratégicas de los recientes bombardeos contra las Farc  en Arauca y el Meta.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Analista de asuntos estratégicos

Lea aquí los libros escritos por el coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.