Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2012 3:10:38 AM

CUENTAS CLARAS EN EL GOBIERNO DEL DEPORTE . IDRD BOGOTÁ E INDEPORTES ANTIOQUIA EN EXAMEN

 

 

JFA APC  3 web.jpg

Es en serio, la gestión pública eficiente del deporte incluye control social efectivo y auténtica rendición de cuentas ante los ciudadanos y la institucionalidad del Sistema Nacional del sector.  

 

Si los están difamando y calumniando, no hay derecho, no debe ser y serán la ley y la justicia bien administrada, las que den cuenta de los responsables de este mal.  Pero si no es así, será necesaria una acción   ejemplarizante para impedir que el deporte siempre escaso en recursos, pueda convertirse  en  otra feria del erario.  De entrada, presunción de inocencia sobre quienes tienen responsabilidad en hechos objeto de denuncia, investigación y escándalo público, relacionados con la administración gubernamental del deporte.  

                                                                                                     

 Escrito Hernando Ayala M. 

 

¿ Se deteriora la reputación de la institucionalidad pública del deporte ? ¿ Está claro en grado suficiente qué pasa con los recursos públicos asignados al cumplimiento del derecho social  del deporte, la cultura y actividad física, la recreación y el buen uso del tiempo libre ?  ...

 

Los dos entes territoriales de gobierno deportivo con mayor tamaño orgánico y presupuestal, figuran hoy en denuncias, señalamientos e investigaciones  de orden fiscal y disciplinario. El Instituto Distrital de Recreación y Deporte de Bogotá, IDRD, aparece en sucesivos informes de prensa referidos a situaciones por aclarar con denuncias sobre detrimento patrimonial, favorecimiento a entes no gubernamentales con inversiones en grandes eventos deportivos. El caso del chamán contratado para que no lloviera en la clausura del mundial juvenil de fútbol 2011, convirtió en burla voz a voz, el imaginario que se tiene sobre la entidad. Grave pérdida en capital social. 

 

Indeportes Antioquia, el ente territorial de gobierno deportivo con mayor reputación durante los recientes cuatro años después de los Juegos Suramericanos en Medellín, sucesivos  eventos internacionales, un pertinente enfoque de gestión en política pública deportiva, aparece con menciones repetidas de asuntos por aclarar, según informe público de la propia Gobernación de Antioquia, a la cual está adscrito.  Medellín está preseleccionada como una de las seis candidatas a los segundos Juegos Olímpicos Juveniles 2018,  y esta situación podría repercutir en ese proceso.  Hoy todo se sabe en la aldea global  y la desinformación es una de las grandes armas de combate. Todo tiene que ver. Un ruido de esta naturaleza no favorece un proyecto de semejante dimensión.   ( Enlace ver Libro Blanco de Antioquia).                   

 

El punto es la credibilidad, reputación  y confianza ciudadana en la institucionalidad que tiene a su cargo la gestión pública sobre el derecho a la práctica deportiva, la cultura y actividad fisica, recreación y aprovechamiento del tiempo libre. ¿ Se está deteriorando esa confianza ?. Valdría la pena investigarlo.    En este espacio el interés no es participar en un morboso  linchamiento mediático de unas personas que han hecho carrera en la administración del deporte. Ellos tienen suficiente con el trabajo para aclarar todas las preguntas hechas sobre actos de la gestión que adelantaron.

 

Cuanto cuesta construir y preservar seriedad, reputación y prestigio deportivo

 

El deporte en Colombia ha sido manoseado hasta la saciedad desde siempre en el ajedrez de la política gubernamental como tema marginal, al que siempre  usaron como caja menor o contentillo burocrático para algún político varado. No fue visto con seriedad ni respeto suficiente.  El nombramiento improvisado de un comodín electoral perdedor como primer director de Coldeportes en el actual gobierno, confirmó la regla.  Siempre se oyó decir que el gobierno deportivo como papá proletario, nunca tuvo plata para nada,  ahora hay escándalos que hablan de derroches, despilfarros y absurdos con dinero del deporte.

 

¿ Quién puede entender que mientras esto se dice y el gobierno focaliza su atención en patrocinios de deporte profesional, en eventos de alto costo para promocionar país,  no haya con qué financiar los Juegos Deportivos Nacionales promesa cuatrienal  para la juventud deportiva colombiana,  que con sacrificio se prepara para una fiesta improvisada, intrascendente, marginal  y hecha por salir del paso para cumplir la norma en medio de la escasez ?  ( Enlace Audio Andrés Botero Juegos Nacionales marzo 6)

 

En el proceso actual, de manera lenta el deporte asociado gana terreno en credibilidad dentro del mercado de patrocinio para programas de alto rendimiento. Hay marcas que lentamente se van aproximando después de experiencias negativas  como el ciclismo profesional de los ochenta y su boom de patrocinio dilapidado con marcas como Café de Colombia.

 

El deporte no puede perder terreno en seriedad, reputación, credibilidad ni mucho menos confianza ciudadana. Por ello la indecencia de espectáculos dirigenciales recurrentes como los del fútbol, no puede hacer metástasis  en la organización deportiva,  y definitivamente no puede seguir perdiendo confianza  el gobierno deportivo en ningún nivel, menos en la esfera estatal.  La gobernanza que el deporte como asunto serio, esencial, derecho de todos, merece en esta época, incluye al tejido social completo, no a unos señores encapsulados y encabinados en fortalezas burocráticas jugando ajedrez para hacer política barata y negocios con los recursos y tráfico de derechos deportivos, para el caso del negocio fútbol  y su ley del embudo.  

 

La defensa del buen nombre del deporte como gestión pública y proceso social para garantizar el goce efectivo de un derecho de todos los colombianos, que no pertenece a ninguna cofradía, ni carrusel,  ni ajedrez  de intereses políticos y monetarios,  el blindaje y salvaguarda de ese bien común, corresponde primero a los ciudadanos, luego a los actores del sistema deportivo.  

 

Las cuentas del deporte no pueden pasar de agache. Hoy la realidad es diferente al siglo veinte donde es posible que costumbres bárbaras en la gestión de lo público, hayan permitido desmanes no conocidos que mantuvieron a esta actividad esencial en el desarrollo humano y social,  en indigencia total de  prestigio y confianza ciudadana. Algo se ha transformado esa realidad y no hay derecho a devolverse hacia un mundo peor.

 

Hay que prevenir desastres éticos y morales  en la gestión pública del deporte desde todos sus ámbitos.   <>      

 

      Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube 

 

Tweets 

 

 DEPORTE 2020


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.