Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/12/2012 1:05:27 PM

DEBATE SANTOS - TIMOCHENKO

Antes de comenzar a exponer mis planteamientos deseo aclarar, para evitar malos entendidos que puedan llevar a desenlaces fatales, algunos aspectos que son parte de mi bitácora existencial.  En primer lugar permítanme expresar que jamás en mi vida he tomado o disparado un arma, no creo en la violencia y mucho menos en el asesinato como una forma de encontrar caminos de progreso social.  Igualmente considero que el secuestro, las desapariciones o las ejecuciones extrajudiciales son parte de nuestra historia que deben superarse.  Por supuesto que no comparto la violencia, venga de donde venga, como alternativa de solución a los conflictos sociales.  Sobre la inequidad social puedo decir que es causante de tantos males y muertes que nos aquejan a los colombianos. Por ultimo me permito expresar que creo que el diálogo o el debate entre opositores es la mejor alternativa en la búsqueda del bien común.

 

Partiendo de estas premisas y en el entendimiento que no abogo por el secuestro, el asesinato o las desapariciones y que siempre he propendido por la equidad social, propongo un debate publico y televisado entre el mandatario de los colombianos y el máximo líder de las FARC. Me duele, como debe dolerle a tantos colombianos, ese revanchismo militar que nos aproxima a la barbarie donde unos días son asesinados militares o policías y a los pocos días los muertos son los integrantes de la guerrilla colombiana.  Y mira uno sus caras de campesinos en ambos bandos y encuentro similitudes en sus facciones, sus rostros y su pobreza.  Resulta que los muertos son parte de la misma Colombia e hijos de los mismos campesinos.  Y los unos matan porque el Estado los obliga y los otros porque sus circunstancias los empujan.  Y así nos la hemos pasado durante gran parte de nuestra historia.  Por lo menos yo, que estoy próximo a cumplir mis primeros cincuenta años, no recuerdo un día de paz, es decir que toda mi existencia la he pasado en medio de un conflicto armado. Y mi hijo correrá la misma suerte si los colombianos no proponemos cosas diferentes que nos aproximen a un acuerdo entre los bandos en conflicto.

 

Propongo entonces que los máximos dirigentes de Colombia, Santos y Timochenko,  por supuesto que en bandos y pensamientos diferentes, realicen un debate público donde cada cual exponga sus argumentos y el de los grupos e intereses que representan.  Considero que la clase dirigente de Colombia nos debe muchas explicaciones y de la misma forma las FARC nos adeudan cantidad de respuestas.  Y si es verdad que el diálogo, como enseñamos a los muchachos en las bancas escolares, es la puerta de entendimientos y reconciliaciones, no veo la razón por la cual los colombianos no estemos preparados para un dialogo o debate abierto entre Santos y Timochenko, después de tantos muertes, asesinatos, injusticias y masacres llegó la hora de tratar de resolver este conflicto armado por vías diferentes y novedosas.

 

Como están las cosas ni el Estado colombiano ni las FARC obtendrán una victoria militar y en consecuencia se requerirán de otros tantos años para lograr que uno de los dos bandos demuestre debilidad.  Y como ya no queremos una patria ensangrentada, lanzamos este desafío público a Santos y Timochenko para, que por lo menos, los colombianos entendamos las razones de esta guerra donde unos y otros pretenden tener la razón. No queremos mirar victorias militares del Estado colombiano o de las FARC donde los trofeos son los mismos campesinos, hijos de nuestra tierra y copartícipes de sus mismas angustias y necesidades. Que se imponga la razón y que nuestros hijos puedan vivir en una Colombia donde la muerte no sea la razón de la existencia.  Que tengan pantalones para un debate publico, que no se atrincheren en sus palacios o en las selvas colombianas, que le den la cara a los cuarenta y seis millones de colombianos que ya estamos mamados de tanta guerra y de tantos horrores que produce esta. Por el bien de Colombia, bienvenido el diálogo y que se inicie con un debate publico donde Santos y Timochenko expongan sus razones o sinrazones.

 

peobando@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.