Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/18/2012 5:25:09 PM

DEL VOTO COMO DERECHO AL DESENCANTO DEL VOTO

juliana angel posada

 

Parece mentira que hoy exista el voto obligatorio en algunos países, es más, parece mentira que por lo general, haya un importante abstencionismo electoral. Me pregunto, si la gente supiera cuánto costó obtener el DERECHO del sufragio universal, ¿renunciaría tan fácil a él? Si las mujeres conocieran el real esfuerzo que las llevó a las urnas, ¿se quedarían en sus casas durante los comicios?

“El voto como función o el voto como derecho” (PIRETTI 2000), fue uno de los dilemas planteados en el siglo XIX, después de las Revoluciones americana y francesa y después del aparecimiento de la Constitución como ley fundamental.

Supongo que el dilema de ese entonces también podría tener cabida hoy, sobre todo después de algunas elecciones que dejan mucho que desear: “Un gobierno que sea formado por la razón, en donde quienes elijan sean “los más hábiles””–es decir, el voto como función-  o “un gobierno formado por la voluntad general del pueblo” –que sería el voto como derecho-. Sin embargo, si nos inclináramos por la primera opción,  ¿quiénes elegirían a los más hábiles? ¿Se guiaría la ciudadanía actual por los títulos mostrados y hojas de vida impecables de los candidatos? ¡Bueno! Luego de escándalos originados por honorabilísimos personajes como el ministro de defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg, quien se vio obligado a dimitir por plagiar su tesis doctoral, no habría forma de asegurarse. ¡Total! Tal como se ven las cosas, creo que seguiría ganando el voto como derecho, que se equivoque el pueblo, igual, también tenemos derecho a eso, ¿o no?

Y así, siguiendo con nuestro recorrido, o mejor, con el de Piretti, y después de pasar por la República de Francia que fue la primera en dar el voto como derecho a los varones mayores de edad en 1848, luego por  Alemania y más tarde por España, llegamos a Gran Bretaña e Italia. El primero, superó el voto censitario para los varones, el cuerpo electoral se amplió a los hombres de clase media, y el segundo, tuvo dos procesos para la instauración del voto universal masculino, lo que se tenía en cuenta era la madurez adquirida por el elector.

Los diferentes sistemas electorales

Lo más especial de un voto, es que quita y pone escaños, dependiendo si se deposita o no; eso tiene un enorme poder dentro de cualquier Estado ya que quienes ocupen esos escaños determinarán las leyes de un país. Me vuelvo a preguntar, si la gente tuviera conciencia de lo que significa el DERECHO al voto ¿renunciaría tan fácil a él?

El sistema electoral, el mayoritario tiene dos vertientes,  uninominal y plurinominal, además de dos modos, una o dos vueltas. Tal como lo señala Piretti, el sistema plurinominal tuvo vida breve. En cuanto a la posibilidad de uno o dos turnos, la autora afirma que en la primera opción se vota por afinidades políticas, mientras que en el segundo, al no formarse una mayoría en la primera vuelta, los partidos se ven obligados a hacer jugadas y a dirigir en mayor medida el voto de los electores.

En todo caso, a pesar de que el voto ya era y es universal, los diferentes sistemas electorales fueron creados para mantener intereses de determinados sectores, clases o grupos dentro del poder. El hecho de que dos candidatos, de dos partidos, se deban elegir con cantidad de votos diferentes en una misma competencia electoral, es muestra de ello. Sí, aún en países como España el voto por mayoría es relativo, un voto depositado a favor del PP vale más que uno depositado a favor de IU, por ejemplo.

Es cierto, hay razones para la abstención, y según qué tipo de intereses, hay razones para el voto obligatorio. Son muchos aspectos los que pueden llegar a desmotivar los deseos de votar y elegir.  Sin embargo, ahora todos contamos como ciudadanos, todos tenemos cierta voz que podemos hacer escuchar en las urnas. Hay que utilizar esa herramienta porque costó muchos años, mucho esfuerzo, muchas huelgas y uniones, costó grandes luchas contra ideas, élites y reyes. Hoy, a pesar de la “razón”, el voto es un DERECHO.

 

JUAN GONZALO ANGEL RESTREPO

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.