Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2012 11:06:02 PM

EL DERECHO AL DISENSO DE LA DOCTORA PIEDAD CORDOBA

La doctora Piedad Córdoba nunca ha ocultado su ideología política, lo que piensa sobre lo que está pasando en el país y menos su posición frente al conflicto armado. No debe extrañar a nadie  el reconocimiento que le hace a la FARC como actor relevante del conflicto, ni menos alguien podrá ruborizarse sobre la exacerbada crítica que tiene frente a la actitud de los últimos gobiernos. Este es su derecho y sobra decir que ha sido muy clara al respecto.

Escuche las palabras dirigidas a la comunidad indígena y creo que sería fatal que se le abriera investigación penal, pliego en la procuraduría o cualquier acto institucional para callarle o desconocerle el derecho al disenso o lo que es peor a la participación activa en política por un discurso que no va más allá de sentar una posición sobre lo que piensa frente al grave problema de las comunidades indígenas del Cauca. Expresar que los indigenas del Cauca están cansados del conflicto, que  no quieren ser más carne de cañón y menos estar entre dos fuegos, incitar a que el ejercito se retire de sus territorios y lo mismo haga la guerrilla no deja de ser una posición ideológica y de hecho no es una apologia al terrorismo, ni nada parecido. Podemos no estar de acuerdo, pero cercenarle  el legitimo derecho a opinar y hacer política no es inteligente ni contribuye para nada al momento tan delicado que vive el país.

Conocemos  su cercanía con Chávez, su posición frente al conflicto, su ideología de izquierda que está sentada en muchos discursos y documentos públicos, no es mejor asumir el debate que tener una actitud antidemocrática que permita vislumbrar signos de autoritarismos. En el caso personal, tengo posiciones poco afines  con la doctora Piedad Córdoba, creo que no ha sido para nada clara frente a las relaciones difíciles con el gobierno Venezolano y que en ese lleve y traiga su actitud no es la más patriótica, para decirlo con cierto eufemismo. No  estoy de acuerdo con muchas de las interpretaciones del conflicto armado, sobre todo aquellas que tienen que ver  con los actos terroristas y las violaciones al derecho humanitario cometidos por la FARC, donde la senadora no ha sido vehemente en condenarlos. No votaría nunca por ella, de llegar al poder asumiría un gobierno parecido al de Venezuela que sería fatal para nosotros.  En algunos puntos de vista coincido totalmente. Debemos respetarle su derecho al disenso y para nada se deben tomar actitudes para evitar que se exprese, menos judicializarla, esto atenta contra el derecho inherente de la constitución al debate. La Senadora siempre ha sido frentera, esto no lo puede desconocer nadie.     

Por el contrario el procurador sí ha sentado abiertamente posiciones radicales en contra del orden constitucional. No ha respetado las jurisprudencia sobre el aborto, ni menos la ley, desconoce no solamente lo fallos sino propugna por su incumplimiento.  Actúa y piensa desde el dogma. Aun así nadie ha salido a judicializarlo. Es más fácil asumir los debates abiertos que sancionar a la gente en contra del orden constitucional para que no se exprese libremente. Respetemos la libertad de opinión, esto sería lo aconsejable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.