Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2012 11:05:15 AM

EL HOMBRE DEL MILLON DE HECTAREAS

 

EL PORQUE DE  UNA REFORMA AGRARIA CONDENADA AL FRACAZO

 

El conflicto por la tierra ha sido uno de los principales confrontaciones entre comunidades,  pueblos y naciones y de la forma como ha podido resolver su distribución, al igual que de la propiedad en su conjunto, depende el tipo de sociedad y el real nivel de democracia, de igualdad de oportunidades  o no. Por eso la democracia en Colombia da risa y el tipo de sociedad lastima.

 

 Los monopolios y en particular el de la tierra son los mejores indicadores de la desigualdad, del saqueo, del  despojo y de la violencia a que ha sido sometido un pueblo y tal es la historia de Colombia.

 

En Colombia 2.043.613 campesinos son propietarios entre 1 y 3 hectáreas, tienen en conjunto un total de 1.317.000 ha, 0,6 ha en promedio para cada uno y sin la tierra necesaria para trabajar ni tienen trabajo, ni los ingresos  necesarios para poder vivir con dignidad, hacen parte de la Colombia pobre y miserable.

 

Si tuviéramos gobiernos inteligentes preocupados por resolver los problemas del pais y no de los poderosos, con un programa de dotación de tierras, de asistencia y capacitación técnica y de mercado, desactivaríamos uno de los grandes focos  de la miseria, de la violencia y de la descomposición en el campo y en Colombia y se detendría el desplazamiento forzado a la mayor pobreza, a la mayor miseria del campesino a las ciudades, con todos los conflictos y descomposición que genera; y con costos mucho más inferiores, económicos y sociales, a los que tienen que invertir en la atención de los problemas creados por su desplazamiento

 

 Pero nuestros gobernantes no entienden de eso y además no les interesa, prefieren invertir el presupuesto en la guerra,  llenar las ciudades de miserables, prostitutas y ladrones y naturalmente tambien las carceles, los hospitales y los cementerios.

 

3. 639 propietarios  con mas de 2.000 ha cada uno, tienen en total 31.631.308 hectáreas y uno solo de dichos propietarios, el mas emprendedor de todos, tiene el solito, mas de un millón de hectáreas.

 

Esta es la Colombia que todos como avestruces queremos ignorar, para poder mantener el positivismo y ser como en efecto lo somos, el país mas feliz del mundo, asi mas de 26 millones de colombianos,  vivan la infelicidad de no tener lo mínimo necesario para vivir, pero ese no es problema de Colombia, sino de los pobres, reza la receta neoliberal.

 

Este prohombre, empresario rural y ejemplo para todos los colombianos, con influencias y apoyos  en el alto gobierno, siempre ha tenido un ejercito privado a su servicio y una guerra particular, la mas larga de Colombia por lo que se conoce; ha sido acusado de paramilitar sin desmovilizar, claro que el gobierno tampoco se lo ha pedido ni exigido; es el llamado zar de las esmeraldas y hoy también zar de la tierra, Víctor Carranza.

 

Al “pobre viejecito sin nadita que comer” el gobierno le ha entregado o el se ha apoderado sin que el gobierno se oponga, de 24.350 hectáreas de tierras baldías, que son las que están bajo control del gobierno; de las demás no se sabe como se ha hecho a ellas, pero no se necesita ser muy temerario para creer que se ha hecho a ellas, como se hace a la tierra en Colombia.

 

El gobierno en su actual política de restitución de tierras debería empezar por el principio y  exigir a cada uno de estos grandes propietarios que expliquen y demuestren el origen de tales propiedades, pero no, la santa propiedad privada es intocable, es de origen divino; los grandes latifundistas no serán tocados porque el gobierno Santos ha demostrado ser débil contra los poderosos y ya lo tienen calibrado; por eso tampoco Uribe  le hace caso a sus gestos de reconciliación y sigue apretándole las clavijas cada vez más.

 

 El gobierno Santos no ha podido con ninguna de las cruzadas que ha emprendido. No ha podido con la corrupción en la salud y en el país, que sigue tan campante; la política de restitución de tierras no avanza, porque los que se apropiaron de ella no lo permiten, su reforma agraria tampoco; a veces quiere negociar con las FARC, pero le tiene miedo a la extrema derecha y a los graznidos del Expresidente Uribe. El gobierno Santos por lo que ha mostrado, y ya ha tenido el tiempo suficiente, no va a pasar de ser un gobierno mediocre a pesar de sus intentos por trascender en la historia, pero le faltan los arrestos necesarios para ello.

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.