Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/2011 6:19:13 PM

El kamikaze de las bicicletas públicas

Después de un debate en el Concejo de Bogotá que indagaba por el increíble retraso en la formulación del sistema de bicicletas públicas de Bogotá, la Secretaría de Movilidad se apresuró a decirle a los medios de comunicación que en Octubre tendrían una prueba piloto del mismo, que tendría estaciones en Virrey y en Américas y sería un alimentador del sistema TransMilenio - ver más aquí.

 

Al parecer, esto es resultado de los ya conocidos contratos por 174 millones con dos ingenieros y un historiador cuyos nombres nunca se habían oído entre los expertos de transporte, y mucho menos entre los de transporte no motorizado, y absolutamente nunca entre quienes conocen de bicicletas públicas.

 

Al parecer, el historiador contratado no conoce la historia de las bicicletas públicas en el mundo, y mucho menos sus fracasos (que son múltiples y repetidos, pero todos evitables). Lo que sí parece conocer es la historia de los pilotos japoneses que se suicidaban por su país: los pilotos Kamikaze. Y parece que esa fue la inspiración para la prueba piloto del Sistema de bicicletas públicas para Bogotá: para que, tan pronto comience, se estrelle contra la realidad y muera.

 

Al formular este plan piloto, olvidan una regla crucial: los usuarios deben tener un sitio dónde dejar la bicicleta al finalizar su viaje. Es decir, si salen de Virrey o Américas, deben llegar a otro sitio a parquear. Esa es la esencia de un sistema de este tipo. Sin eso, solo son bicicletas prestadas para parquear en panaderías del barrio y se las roben.

 

Pero también olvidan otra regla aún más importante (y, para mí, obvia): hay que planificar con detalle y juicio, porque esto es un sistema de transporte público y necesita meses de planificación – que no ha habido.

 

Para terminar la diatriba, un detalle poco conocido: una organización internacional entregó tres informes a la Secretaría de Movilidad para apoyar este contrato, uno de ellos de 70 páginas advirtiendo riesgos específicos de la planificación de un sistema de bicicletas públicas. Parece que los contratistas lo leyeron al revés, pues han cometido todos y cada uno de los errores ahí indicados. Ese informe, a diferencia de los del contrato de 500 millones de pesos, sí está disponible para quien lo quiera leer – solo pregúntenme y se los mando- de hecho está en este link (click).


Al parecer el Distrito prefiere los resultados de un contrato pagado a un historiador por 10 millones al mes que los informes regalados por organizaciones internacionales que han estudiado el tema en todo el mundo. Y, al parecer, como bien dijo Nietzsche, el ser humano está condenado a repetir su historia. Bienvenida entonces la Guerra Local contra las Bicicletas – a la cual los ciclistas ya estamos acostumbrados.

 

Carlosfelipe Pardo

Director – Fundación Despacio

www.despacio.org

@carlosfpardo??

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.