Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/2011 1:04:53 AM

El Partido de 'la U' y sus indeseables infiltrados

El Partido de ‘la U’ y sus indeseables infiltrados.

 

No obstante de ser casi infalible el adagio inveterado de que “quien no conoce la historia está condenado a repetirla”, existen personas que, a sabiendas y en contravía de esto, con pasmosa hipocresía y cinismo buscan saciar su apetito por el poder político y/o económico, procurando por todos los medios sostener de manera subrepticia e ilegal situaciones ignominiosos que se vuelven a repetir, sin que importe el detrimento moral, material y patrimonial que se ocasione a una gran parte de la comunidad que por lo regular resulta ser la màs desvalida, pero que se convierte en caldo de cultivo para lograr su perverso cometido.

 

Cuando se fundó el Partido de ‘la U’ bajo el timonel del actual Presidente, con una ideología de  ultra derecha y control absoluto de su máximo inspirador, señor y dueño el ex Presidente Uribe Vélez, y haciendo gala en su bautizo con la letra “U” de su primer apellido, se creyó ingenuamente que se había descubierto la pócima contra el clientelismo y la corrupción política, habida cuenta del impresionante transfuguismo que se dio en todos los Partidos y Movimientos políticos hacia la nueva Agencia partidista.

 

La gran desbandada de los políticos tradicionales se sintió con mayor rigor en el Partido Liberal y, también ingenuamente se pensó, que los desertores se habían cansado de convivir indiscriminadamente en los albañales del clientelismo corrupto. Pero no. El afán de su nueva afiliación solo obedecía a un simple instinto de conservación o de protección o de camuflaje ante el inminente destape de su aberrante contubernio con las tenebrosas fuerzas ‘paramilitares’, pero confiando ciegamente  de que con su abordaje al nuevo Partido el teflón del Presidente Uribe los protegería y los llevaría a la caja hermética de la impunidad.

 

Sería de una ignorancia supina desconocer el gran aporte del Partido de ‘la U’ al aceptar en su seno a una cantidad considerable de personas indeseables que militaban en los otros Partidos y Movimientos políticos, coadyuvando asì a una catarsis o purificación o limpieza no solo en los cuadros directivos, sino en los adeptos o seguidores.

 

Para corroborar lo aquí afirmado, solo se requiere un repaso al inventario de los políticos incursos en el delito de Concierto para Delinquir, unos condenados, otros privados de la libertad y el proceso en curso y un sinnúmero de investigaciones preliminares, adicional a este oprobioso contubernio, se suma la cascada de escándalos de corrupción que se han venido destapando del anterior Gobierno, la mayoría de sus protagonistas pertenecen al Partido de ‘la U’.

 

Esos vínculos estrechos entre algunos miembros del Partido en mención y los reductos de lo que antes era las AUC, en varias regiones del país, parecen ser indisolubles según se puede inferir por el acontecer cotidiano en diferentes hechos, unos violentos, y otros en el ejercicio de la política partidista, ora por sus respaldos entre sí de forma irrestricta, sin consideración a sus actividades o a su pasado, primando solo la cauda electoral y su contraprestación en una perfecta correlación.

 

Esta es una lucha que vengo librando en solitario desde hace màs de cuatro años ante el Partido de ‘la U’, cuando concedió en el año 2007 un ‘aval condicionado’ a un candidato ‘paramilitar’ a la Alcaldía de Victoria Caldas, mi pueblo natal, y cuyo resultado no fue distinto al de una estruendosa derrota. Hoy, estamos frente a las elecciones del próximo mes de Octubre y el Partido de marras vuelve a tener de candidato a la Alcaldía de mi pueblo al mismo gallo ‘paramilitar’, aupado por Jaime Alonso Zuluaga y Hernán Penagos, Senador y Representante, respectivamente, del susodicho Partido.

 

Por lo anterior, formulé denuncia penal ante la Corte Suprema de Justicia por el delito de Concierto para Delinquir, en la modalidad de paramilitarismo, y ya se surtió mi ratificación bajo juramento, contra Jaime Alonso Zuluaga y Hernán Penagos, por estar brindando un inadmisible e inaudito respaldo con conocimiento de causa a Juan Eduardo Caicedo Hoyos (candidato) y a Juan Alberto Pérez Cobos (Jefe- electorero Local), reconocidos ‘paramilitares’ en la región.

 

Manizales, Junio 29 de 2011.

 

Marco Aurelio Uribe Garcia.

2.834.607

 

 

 

 

 

 

 

  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.