Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2012 6:17:02 PM

EL REGALO

Imagina por un momento que llega una persona y te entrega un regalo, así sin mayor explicación lo hace. Lo abres y puede ser precisamente aquello que tanto estabas esperando o puede ser simplemente cualquier cosa que es insignificante. ¿De qué depende la importancia? Puede ser que un extraño te otorgue un regalo muy costoso o puede ser que una persona muy significativa te entregue un detalle muy simple y el valor del regalo sigue en el relativo.

Los seres humanos somos esencialistas, es decir, seres que buscan darle sentido a las cosas, el psicólogo Paul Bloom sostiene que nuestras creencias sobre la historia de un objeto cambia la forma de vivirlo, no sólo como una ilusión, sino como una característica profunda del placer (y del dolor).

La naturaleza social del ser humano tiene dos características recurrentes: el egoísmo y el altruismo. Por un lado, agradecer por el regalo recibido, puede ser un gesto de diplomacia en donde la persona es amable y aparenta satisfacción. Sin embargo puede ser que la persona agradezca porqué en realidad el regalo cumple con sus expectativas, era lo que tanto había buscado y ahora ya lo tiene, no le costó absolutamente nada, pero este gozo subyace a una profunda conducta egoísta, el gozo reside en la satisfacción yoica, en la utilidad del objeto como satisfactor, la gratitud quedó como anécdota, formalidad y símbolo del beneficio propio.

¿Qué relación tiene la gratitud con el altruismo? El acto de dar sin obtener un beneficio proporcional al otorgado podríamos llamarlo altruismo, un recurso adaptativo eficiente que es una herramienta poderosa e innovadora en la evolución humana. Esto nos ha llevado a construir comunidades que plantean objetivos conjuntos que con el paso del tiempo han desarrollado elementos sociales complejos como la pertenencia, la empatía y la colaboración. La capacidad implica una disposición de transformación del mundo que habitas, sería una desgracia que todo lugar que visitas, cada persona que conozcas siga siendo lo mismo a pesar de ti, es un equivalente a vivir en automático sin que pase absolutamente nada.

En la capacidad de dar hay una historia de autonomía, de convicción, de voluntad, de gratitud por todo lo que se recibió en algún momento, de inspiración y aspiración a ser una persona que pueda aportar y contribuir de vuelta. De atribuir el valor a la acción del sujeto y no al objeto como satisfactor o medio de posicionamiento yoico. Así es como la gratitud es una historia personal y significativa que no depende ni de dadivas ni de objetos. En la historia de los pueblos lastimados encontramos una historia de gratitud y altruismo entre un pequeño remanente que pudo actuar con capacidad en momentos de penuria, otra minoría egocéntrica que se aprovecha de la distracción, apatía, indeferencia y conformismo de un gran y adormilado sector. Ahí es donde la gratitud rompe con los escenarios ideales, el agradecimiento es solamente un eslabón más de una cadena altruista. Por eso es que en la propia semántica de las palabras sabemos que es una des-gracia vivir sin agradecer, esto nos vuelve desgraciados en el sentido amplio de la palabra. La gratitud transforma, la ingratitud deforma. Agradecer aún sin objetos, sin egoísmo. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.