Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2012 3:13:27 AM

EL ROPAVEJERO Y SU BOLSA

FABULAS RETORCIDAS PARA ECONOMISTAS ENDEREZADOS

Para practicantes de economía de bocadillo beleño, eruditos abstenerse

 

EL ROPAVEJERO Y SU BOLSA

NOTA: Juro por lo más sagrado para pinocho, que esto no tiene influencia de Fellini

 

Seis días después del día primero, Newerto Patas de Alambre, solía salir  a recorrer los barrios ricos de la capital de PaisPelado. Su rasposa voz entraba a los oídos de los habitantes, justo a las 7 a.m. como una dulce explosión del tímpano:

__¡Sombreeeros, boteeellas o ropa usad que veeeeendn!

A la noche el señor Patas de Alambre, se refugiaba en su lujoso cuarto de la pensión Hotel el Rizz, noche a ceismil y separaba sus productos por categorías. La venta al día siguiente se haría por libras.

Cada semana era igual, hasta que esto terminó siendo una cotidiana representación y Newerto,  parte de los barrios altos. Razón por la cual, Newerto, reconocía de dónde venían los objetos regaladosya sus dueños por lo que empezó a oírse  de sus labios:

__ Los del 602 de las terrazas 3 están como quebraos, ya llevan varias semanas dándome puras cajas de cartón y botellas de vino nacional, en cambio el doctor Ramiritos del 1103, el de las Terrazas Paula, están ganando bueno, si hasta una lámpara de cristal buenecita me mandaron y los fondos del güisqui, ¡calienticos! se les nota la finura.

Todo por supuesto a pulmón herido y con público presente. Para las tres y veintitrés de esa misma tarde, la señora del 601, tomó la decisión de no hablarle más a sus vecinos, a las siete y siete minutos, el mencionado Doctor Ramiritos llamó al jefe de la familia señalada y le recordó sobre el préstamo interempresas  jurando para sus adentros, “que no le volvería a prestar porque ¿¡con qué le iban a pagar!?”. Ya en la mañana, todos los evitaban y las señoras del aseo susurraban en los rincones; por el contrario a Ramiritos le hicieron dos invitaciones a cenar y una propuesta de negocios.

Para el sexto día después del primero de la semana cuatro, don Patas decidió hacer control de calidad en los andenes:

__Upa! Abrigo del grueso de la señora Flor, debe ser lindo el reemplazo y miren los zapatos tan finos del Doctor Camposcomo siempre los del 704 se lucieron, vinito de fuera y un sombrero de paño, eso es ser próspero y generoso, no como los del 203, ¡que chichipatos! medias con huecos y una cachucha y ni un paquete de galletas, ¿si pagan la administración?

Si por cartón y botellas nacionales pasó lo que pasó, a los pobres del 203 les tocó recobrar los amigos de colegio.

Pronto Patas de Alambre era esperado con la oreja puesta al viento y su campanita de bronce, que anunciaba el inicio de su trino, ponía en alerta al vecindario. Muy arregladas las que nos ayudan bajaban con sendas prendas y tintineantes botellas y permanecían en la inspección, sintiendo orgullo por la familia representada o franca vergüenza si a don Patas los regalos no le apetecían.

__bonita boina Alicita y veo que me le cambiaron el uniforme, Lucy su jefe se lució con esas camisas y el camión del niño Santiago está bonito para el Yeison Mateo

Y así continuaba familia por familia, que desde lo alto oían con satisfacción o preocupación su buena racha o su mal momento. Esto último le pasó  a la nombrada doña Flor que se le ocurrió desempolvar unos zapatos de tacón alto y chato con tan mala suerte que se ganó un:

__¿pero qué le pasó a doña florecita, si ella siempre anda a la moda, cómo puede usar  estos zapatos tan viejos, igualitos a los de doña Rulo la de la piquetería?

Tres minutos después doña Flor en persona pisaba el andén, solicitando los zapatos del disfraz de la obra de teatro y regañando a Carmen por su equivocación al bajar los que no eran. Igual el asunto le bajó puntos ese día.

Para los diez y ocho días sextos después del primero, Newerto Patas de Alambre tenía un buen negocito de usado en la estrecha Calle del Muro en el centro de la capital de PaísPelado y su visita con su campana abría y cerraba la dicha o desdicha de los barrioaltohabitantes.

__ Sombreeeeeros, boteeellas o ropa usaaad que veeeendn!!!

__ Don Patas, que bonito abrigo.

__ ¡Doña Florecita dichosos los ojos que la ven, tan guapa la señora!

__ Y le traje un obsequio, tengo tantos, que me sobran. Tenga dos de mis lindos bolsos y espero que mis generosas acciones me rediman con el altísimo.

__ Sus acciones señora, son tan amables y bien portadas que de seguro el de arriba la mantendrá en las alturas junto a él.

Sonrisas y palmadas en la espalda para el buen don Patas, sonrisas y negocios para los barrialtohabitantes bien portados y en la mitad una comisionsita de sombreros, botellas y ropa usada.

Maloreja

No todo hueco es real, no todo vacío está ahí. A veces tú mismo siembras hierbajos, o:

 “Una imagen vale más que mil palabras

 

Natalia Laverde (Greenink7657)

Puesto 1 Concurso  Nal  de Cuento

“Jairo Aníbal Niño” 2007

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.