Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 2:58:06 AM

En parte, me declaro admirador de Juan Manuel Santos

Confieso que nunca me lo imaginé, pero desde que Santos llegó al poder, he ido cambiando mi concepción sobre él. También confieso que no ha sido para nada fácil, más aún cuando lo comparaba con jugador de “Quiere Cacao”, durante los buenos debates de Caracol y Rcn.

 

Santos me ha llevado a aprender que en los refranes populares existe mucha sabiduría, inclusive más que en muchos libros. Comenzaré con el siguiente: “Los enemigos de mis enemigos son mis amigos”. Soy un crítico de Álvaro Uribe, desde el momento de su creación hasta la actualidad, pero nunca llegué a pensar que Santos sentía algo tan similar. Yo comparto eso, me parece que es necesario y de carácter urgente, aclarar el oscuro legado de Uribe.

 

Santos aprovechó que Uribe no fue capaz de poner otro fiscal como Iguarán u Osorio. Dejó al pobre Uribe sin fiscal, que problema!!! Pero Uribe no es hueso fácil de roer, cuenta con muchos votos y con muchos políticos que lo respaldan (esto es como tener futuros enemigos), su figura no es fácil de derrotar. Muchos reclaman la cabeza rápidamente, pero sería muy arriesgado hacerlo. Por eso hay que debilitarlo suavemente, quitarle los votos, para que cuando quede sólo, ya no represente problema alguno. La mejor forma de lograr ese objetivo es irle quitando la imagen a él, su gobierno y sus funcionarios.

 

“Todos los caminos conducen a Roma”. Desafortunadamente para Uribe, todos los caminos conducen a él. Uno mira los delitos que se están investigando del gobierno pasado y cada uno refleja un camino claro a Uribe, que se podría ubicar como el número uno. Tales hechos invitan a comenzar desde abajo, los servidores de bajo rango o ganchos ciegos. Les cae el peso de la justicia encima, además que es muy probable que delaten a sus superiores y a los Ministros. Se pasa la investigación a ellos, lo que dejaría peor al anterior gobierno y más asustado a Uribe. Por último, se llega al número uno, es decir Uribe, quien para tal época ya no debe tener tan buena imagen, debe tener más investigaciones que el cuerpo humano o, hasta de pronto ya esté en la cárcel de algún otro país para cuando la Fiscalía llegue a él.

 

“Nunca interrumpas a tus enemigos cuando estén cometiendo un error”. Santos hizo parte del gobierno de Uribe y esa era la jugada más arriesgada, porque el que se junta con Uribe termina oliendo a podrido. Ahí están los falsos positivos, una deuda que persigue a Santos. Pero ni aun así, Santos le quitó el apoyo a Uribe. Y cuando llega a presidencia aprovecha toda esa serie de errores y de torpezas de Uribe y los otros campesinos y se las voltea, cada uno de los delitos comienza a salir a la luz y a investigarse. “La justicia cojea pero llega”.

 

Una a una se van aclarando las fechorías de Uribe y sus amigotes. Si se quiere en una versión más universal: “Alí Babá y los 40 ladrones”. Estos hechos me dejan satisfecho, es una lástima que en otras cuestiones sea más uribista que el mismo Uribe.

 

Yo que creí que Uribe era uno de esos paisas avispados, pero no, aun no encuentro meta alguna que haya cumplido Uribe. No acabó con las Farr, no acabó con el narcotráfico, no firmó el TLC, en sus dos referendos falló, no se terminó el túnel de “La Línea”, el proceso de paz con las paras sin terminar, en fin. Todo parece indicar que lo único que cumplirá Uribe son  años en la cárcel. Además de eso: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Esos amigos de Uribe, todos terminan siendo paras, corruptos, ladrones. Toda la clase intelectual que respalda a Uribe se ha hecho sentir, entre ellos: José Obdulio, Saúl Hernández y muy probablemente Mockus por el apoyo al Partido Verde y a Peñaloza. Senadores serios como Roy Barreras y los del partido Conservador se encuentran confundidos.

 

Toda esta estrategia de Santos ha preocupado a la comunidad uribista. Ellos han pasado a protestar, hasta iban a proponer una marcha apoyando a los funcionarios de AIS. Se hacen sentir, el respaldo a Uribe es manifiesto, no es sino mirar como las Bacrim andan acabando con todo. Una de las razones por las cuales me cae mal Uribe: Ni él ni sus amigos respetan la Constitución.

 

Pobre Uribe va a pasar a formar la oposición y además, como a él le gusta: Va a poder votar mientras no esté en la cárcel. Ver a Uribe como a Robledo, no sólo haciendo oposición, sino también con 120 mil votos, va a ser algo que no dejará de sorprenderme. Por eso, en parte soy admirador de Santos, por el odio que le tiene al terrateniente de Antioquia. 

 

 

@juanse_lopez

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.