Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2012 3:07:02 PM

Entre la legalidad santanderista y la legitimidad bolivariana…que las mayorîas decidan la paz

Introducciôn histôrica :
El conflicto histôrico entre los que han venido detentando el poder y el gobierno contra las mayorîas, viene de atrâs, muy atrâs. Empieza por la invasiôn española, continûa con la colonîa a través de los realistas, pasa por la independencia que no termina(BOLIVAR y SANTANDER), las posteriores guerras civiles, la constituciôn polîtica de 1886(la matriz polîtica e ideolôgica de la plutocracia), para adentrarnos en el Nueve de Abril con el crîmen de lesa humanidad de Jorge Eliécer GAITAN AYALA. De allî viene la democracia la confrontaciôn a presente del Estado civico-militar, la insurgencia guerrillera liberal, marxista-leninista y nacionalista, ademâs de los reclamos permanentes de aquellos que por la precaria democracia exigen otra realidad.

Estas consideraciones histôricas son de trascendental importancia, para tratar de entender, de donde proceden las causas estructurales histôricas y presentes de la democracia civico-militar colombiana. Negaciôn del derecho a la vida, negaciôn de las libertades pûblicas y negaciôn de justicia social.

Responsabiliades estratégicas y discursos antagônicos :
Que el estado a través de su clase dirigente, de ayer y de hoy, asuman su RESPONSABILIDA ESTRATEGICA de poder y de gobierno. Que corra el velo de la impunidad. Por ahî pasan los victimarios.

Las minorîas siempre han decidido por las mayorîas. Las castas de ayer y de hoy, parodiando a GAITAN AYALA, siguen detentando el poder y el gobierno.

La continuaciôn de los diâlogos entre las partes y que enfrenta al Estado Colombiano, su clase dirigente y clase dirigida y de otra lado a la insurgencia guerrillera y sus bases sociales, responde de cierta manera a dos dicursos histôricos. SANTANDER y BOLIVAR. La legalidad y la legitimidad.

Francisco de Paula, « el hombre de las leyes », ha sido hasta el momento y lo serâ por mucho tiempo, quien seguirâ alimentando ideolôgica y polîticamente al paîs polîtico. Igualmente Rafael Antonio NÜÑEZ el hombre del Estado de Derecho, mâs no democrâtico de derecho. Todos somos iguales ante la ley, olvidando claro estâ que, unos son mâs iguales que otros.

« La ley como medida polîtica y la polîtica como expresiôn concentrada de la economîa » descansa en la propiedad privada. Acumulaciôn salvaje de capital y explotaciôn y, que hasta el momento no cumple funciones de interés social. Individualismo y legalidad abstracta de derechos.

Es esta concepciôn individualista y egoîsta de clase que, a través de la plusvalîa, el narcotrâfico, el fenômeno paramilitar y/o de autodefensa, les ha permitido siempre imponer para los de abajo, salarios mînimos, blanquear capitales a través del sistema financiero como la banca, acudir a la doctrina de la seguridad nacional para impulsar polîticas « contrainsurgentes de guerra sucia », pero dirigidas mâs que todo contra la poblaciôn civil, lo que les ha permitido seguir en el poder y el gobierno. En esto obviamente les han ayudado, los grupos de presiôn, como los medios de comunicaciôn a través de matrices de opiniôn que faltan a la verdad y la iglesia partidista.

En otros términos histôricamente han venido violando los derechos humanos y el derecho de gentes.

Los diâlogos de paz, proyecto polîtico y modelo de gobierno :
Adentrândanos en los diâlogos de paz, es importante referirnos a la expresiôn de Humberto DE LA CALLE LOMBANA, quien a nombre del gobierno manifestara que, el MODELO ECONOMICO y LA DOCTRINA MILITAR no hacîa parte de la agenda. Entonces de qué van a dialogar nos preguntamos ?

En otros términos, lo que quizo decir DE LA CALLE LOMBANA y que caricaturizara el inmortal Jaime GARZON, era que es imposible dialogar sobre el PROYECTO POLITICO Neoliberal y/o Neoconservador y del MODELO DE GOBIERNO Cîvico Militar.

Del proyecto polîtico neoliberal y/o neoconservador, se desprenden actualmente todas las polîticas pûblicas en material social, polîtica, econômica y del medio ambiente.

Ese proyecto que impulsara César GAVIRIA TRUJILLO, a través de la apertura econômica y que implica continuar privatizando los sectores estratégicos de la economîa, ademâs de internacionalizarla, se concreta en la actualidad, en los tres huevitos que la clase dirigente cuida con conciencia de clase capitalista. Segurîdad pûblica, cohesiôn social y confianza inversionista. En eso no hay diferencias. Unidos en espîritu y cuerpo.

La seguridad pûblica se expresa a través de planes geoestratégicos imperiales, como las bases militares y polîticas guerreristas para NUNCA ACABAR LA GUERRA. El dîa que acaben la guerra pueden estar perdiendo el poder y el gobierno.

La cohesiôn social, en la unidad de los colombianos, sin acabar las causas del conflicto civil y polîtico. En esa unidad de arriba hacia abajo, las élites seguiran disponiendo del poder y del gobieno desde el GUN y JOCKEY CLUB.

La confianza inversionista en permitirle al gran capital nacional y transnacional a través de Tratados de Adhesiôn de Comercio, seguridad jurîdica a través de leyes fiscales, exenciones tributarias preferenciales y tribunales de arbitramento internacionales, para seguir apropiândose de los recursos estratégicos del paîs.

Actualmente todo eso se traduce en reprimarizar la economîa nacional, en la precarizaciôn y flexibilizaciôn laboral y, en los grandes proyectos agroindustriales y mineros.

Diseño, planeaciôn y ejecuciôn de la actual violencia :
No hay que olvidar, porque no hay que olvidar que, todo eso fue posible al fenômenos paramilitar y/o de autodefensas, liderado por los de siempre. Los de no siempre, andan extraditados.
Fue un sector de la clase polîtica tradicional,con la ayuda de la clase polîtica emergente, los que posibilitaran todo este escenario, de acumulaciôn salvaje de capital. Esto es por ciclos.

Los planes imperiales, mâs el paîs polîtico tradicional y la mano de obra no tradicional, diseñaron y aplicaron estratégicamente, lo que existe en la actualidad. Obviamente en esto ayudô mucho la insurgencia, con sus crîmenes de guerra y/o de lesa humanidad. Ya es hora que ademâs de declararsen vîctimas, admitan que han sido victimarios. El fin no justifica los medios. Son nuevas realidades.

Una vez eliminada mâs que la insurgencia, un sector de oposiciôn de poblaciôn civil que se oponîa a estos planes de estado, el repoblamiento por mâs colombianos de a pie en las zonas liberadas y el desplazamiento de otros de a pie, por los actores armados estatales y no estatales, llegaron las nuevas inversiones y el gran capital nacional y transnacional. Adelantaron la contrareforma agraria. Nuevos ricos. Nuevos empresarios.

Las regiones son muestra de ello. El magdalena medio y Barrancabermeja, por citar un ej, pasa por esa realidad. Mezcla de clase polîtica deshonesta y corrupta, ahora con la ayuda de un sector de la izquierda, se mezclan con sectores polîticos emergentes. La lumpenizaciôn de la polîtica.

Volviendo a los diâlogos de paz y de leguleyadas :
Retomando el tema de los diâlogos de paz, si bies cierto que el gobierno sostenga que ES INTOCABLE EL « MODELO ECONOMICO » y la doctrina militar, entendiendo que la insurgencia no ha vencido al Estado, también es cierto que el Estado no ha vencido a la insurgencia y en ese sentido, también le asiste razôn a ésta.

El problema entonces no es de leguleyadas santanderistas como siempre han acostumbrado a los colombianos. El problema de fondo es que la tramoya de la democracia colombiana ha quedado al desnudo en Oslo, Noruega, por culpa de una clase egoîsta e inepta. Las cifras de todo orden, presentadas allî por la insurgencia son una realidad. Colombia es un democracia formal. No mâs.

Para salir de esa legalidad santanderista, habrâ que pasar entonces a la legitimidad bolivariana. Cômo ?

Que ellos hablen y que las mayorîas decidan :
Una de las salidas que puede estar propiciando esa nueva realidad de no dialogar sobre las CAUSAS del conflicto civil y polîtico, puede ser que, las partes discutan y que las mayorîas decidan. Que haga parte de ese diâlogo, toda la insurgencia en su conjunto. Que igualmente las autodefensas hagan parte de ese proceso.

Para ellos se hace obligatorio una ASAMBLE NACIONAL CONSTITUYENTE, para que las partes concilien lo que puedan conciliar y que las diferencias estratégicas de PROYECTO POLITICO Y DE MODELO DE GOBIERNO, sean resueltas por las mayorîas a través de un REFERENDUM.

Lo importante es no permitir que el régimen electoral sigan escrutando, eligiendo y decidiendo. En eso son expertos los que detentan el poder.

 

Conclusiôn:
Por la paz y la reconciliaciôn nacional, se requieren grandes esfuerzos. Saber la verdad estratégica a cambio de justicia y, amnistîas y/o indultos para todos y todos son todos, puede ser. Nos referimos a los actores que llaman armados.

Habrâ que mirar como sortear eso ante la justicia transicional y la comunidad internacional.
Solo asî desde nuestro punto de vista, BOLIVAR y SANTANDER…podrân convivir en paz….pero que se metan la mano al everfit.

Desde Barranca y con olor a petrôleo,

Luis Manuel CARRERO GOMEZ 











¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.