Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 1:11:18 AM

Heroes, tumbas y túneles

HEROES, TUMBAS Y TUNELES.

 

Lo admirable en el hombre es que siga luchando y creando

belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil.

Ernesto Sábato

       

         Haber nacido implicaba hacer algo, o buscarle alguna razón a la existencia.  La ciencia parecía una de ellas, de las razones para vivir, y reconocer el mundo. Madame Curie y la segunda guerra mundial, le pasaron por la puerta. Vivió en medio de un torbellino aquellos días en Europa, cuando le tocó pasar encerrado no se cuánto tiempo en una “chambre de bonne”. Y si de algo serviría esa experiencia de la vida y lo vivido, era para decirse por la literatura, para dedicar su vida a la literatura, buscando las respuestas ,no había podido encontrar en otros universos.  

Dejar la física luego de tanto tiempo, era una decisión de peso. La letras serían de ahora en más, una razón de existencia.

 

            Nunca se imaginó por esos días, que por escribir también iban a perseguir a  la gente.  La segunda guerra mundial y las barbaridades más atroces de las torturas más brutales, ha vivido la humanidad, las iba a vivir en su propia patria, la Argentina.  La condición humana nace en un instante, desapercibida, para que la barbarie tenga justificación ante los ojos de los mismos seres que las cometen y el mundo entero. Ernesto Sábato vivió de cerca, de muy cerca todo lo que estaba sucediendo en su país.  Fue uno de los primeros críticos del sistema totalitario de su patria.  Debe haber sido amenazado de muerte tantas veces, que no es necesario contarlo, vivió 99 años.

 

            Dentro de su obra literaria se destaca El Túnel, donde una persona intenta explicarse ¿porqué razón mató la mujer qué amaba? Juan Pablo Castel, un pintor, será quién viaje por la tortura del crimen, de asesinar otro ser humano, pero no cualquiera, si no nada menos a la mujer más importante en su vida. La muestra de los prejuicios a flor de piel, dentro de una sociedad profundamente machista, sale a relucir, dentro de una esquizofrenia habitual, incongruente, de el mismo personaje  superado por la realidad. 

 

La obra entra dentro de las piezas de la metafísica y el  existencialismo, marcado por la época. También nos muestra el grave trastorno inducido por la incomunicación entre los seres humanos; son incapaces de hablar y contarse sus sentimientos.  En medio de una tragedia la cual se va desarrollando mientras el lector ya sabe lo que va a suceder, podemos advertir como el amor se transforma en odio, y el pintor no soporta que su amante tenga otro romance, o sea capaz de querer a otra persona.

Luego vendrá su obra más famosa, Sobre Héroes y Tumbas, la cuál se volverá un clásico de la literatura argentina, donde se condensa en el informe de ciegos, toda la vida existencial, la cual forma parte de la realidad cotidiana en Buenos Aires.  El escepticismo enorme de la gente, típico en el modum vivendum, y las reflexiones en medio de una enorme paranoia del personaje.  El personaje sabe que será asesinado por la secta de ciegos, que es quien organiza la vida; quien conduce la organización social de la gente. La organización de ciegos puede ser vista como la organización social que tenemos actualmente en cualquier país del mundo.

Se han realizado decenas de análisis por parte de críticos y literatos, sobre el Informe de Ciegos, que viene a ser una novela dentro de otra, porque además se puede leer fuera del otro contexto.  La forma con la cual Sábato se burla las relaciones y la vida de la sociedad, serán fundamentales para darle un sentido a la obra. El sentido del humor negro está presente a lo largo de sus escritos.  Para dejar bien en claro que la vida es un misterio casi inexplicable, el prólogo del mismo libro es sustancial:

“Existe cierto tipo de ficciones mediante las cuales el autor intenta liberarse de una obsesión que no resulta clara ni para él mismo. Para bien y para mal, son las únicas que puedo escribir. Más, todavía, son las incomprensibles historias que me vi forjado a escribir desde que era un adolescente. Por ventura fui parco en su publicación, y recién en 1948 me decidí a publicar una de ellas: El Túnel. En los trece años que transcurrieron luego, seguí explorando ese oscuro laberinto que conduce al secreto central de nuestra vida. Una y otra vez, traté de expresar el resultado de mis búsquedas, hasta que desalentado por los pobres resultados terminaba por destruir los manuscritos. Ahora, algunos amigos que los leyeron me han inducido a su publicación. A todos ellos quiero expresarles aquí mi reconocimiento por esa fe y esa confianza que, por desdicha, yo nunca he tenido.

Dedico esta novela a la mujer que tenazmente me alentó en los momentos de descreimiento, que son los más. Sin ella, nunca habría tenido fuerzas para llevarla a cabo. Y aunque habría merecido algo mejor, aun así con todas sus imperfecciones, a ella le pertenece”.

Para su tercer obra más importante Sabato escribe un libro cerrando la Trilogía, Abbadón el Exterminador; el libro fue galardonado en París como el  mejor libro extranjero publicado en Francia en 1976.

Luego tiene varios ensayos escritos, pero su obra se enlaza con la lucha por los derechos humanos en todo el mundo, denunciando la barbarie de los gobiernos despóticos y militaristas. Obra que será actividad de activista por fuera de los conceptos partidarios y de las ideologías. Su trabajo pertenece al pueblo argentino y la humanidad.

En cuanto al final de los tiempos, de la existencia misma individual, dejaba un sin sabor tragicómico, al comentar por ejemplo:

 

“Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia”.

 

De cierta forma el escritor se defiende de ser clasificado por las diferentes corrientes, se puede definir a Sábato como un  humanista liberal, bien visto su trabajo literario reconocido por los hombres como pensador, se les respetó mucho cuando salió a denunciar la violencia y el terror en su país.

Había una forma de escribir honesta que se observa durante el contexto de su obra, y es la gran humildad con que escribía, tratando de encontrar sentido a los fenómenos inexplicables de la existencia.  Dentro de la academia se podría decir que era muy admirado; en el año 1984,  España le concede el premio Cervantes de Literatura, premio más grande para escritores de habla hispana por su obra escrita.

Entre otros dichos se pueden rescatar algunos de los que pueblan internet como el siguiente, donde remarca que lo esencial se escribe fácil;

 

“Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas”.

 

En una entrevista dada hace exactamente 10 años, al cumplir los noventa, Sábato expresó:

“Cuando vemos la tierra resquebrajarse no nos quedamos sentados pensando que nada se puede hacer. Rescatamos de entre los escombros al menos esa vida que está a nuestro lado, hundida, sufriendo. En esos momentos advertimos que es en medio de una grieta donde se nos manifiesta una salvación. Las grandes crisis exigen nuestro compromiso”.

 

En otro libro que se hizo, que fue muy leído, porque se escribió a partir de una charla de bar, o de café, entre Borges y Sábato, el escritor dejó esta sentencia:

 

“ Sabemos que sólo puede hacerse arte grande en absoluta libertad. Lo otro es sometimiento, arte convencional y por lo tanto falso. Y por lo tanto no sirve al hombre. Los sueños son útiles porque son libres” 

Podemos decir hoy, que haber pasado el siglo, para Sábato y para la humanidad fue un privilegio, como el haberlo tenido de compañía entre los seres humanos que se defienden de todas las mediocridades y abusos que comenten los demás seres humanos contra su propia raza.

 

Juan Alemañy

Escritor y ensayista.

 

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.