Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2012 1:46:41 AM

Joder los pobres

 

 

Montó sobre la roca su promesa de no tocar con la vara de las tributaciones, el bolsillo de los colombianos y sin embargo, lo hizo bajo el imperio de la mentira, derivada de aquella fiesta farisea de las elecciones a la presidencia de la república y también lo hizo bajo la impronta de una inveterada manía política colombiana: Mentir tres veces. Mentir es más bien una representación del cinismo, que de la vergüenza. Y así nos han gobernado siempre. Y ellos, los gobernantes, lo saben muy bien.

 

Quizá por esta razón, el reto de Jorge Robledo de jugar con el presidente de la república, en una sola partida, la verdad tributaria por sus cargos, no funcionó. Porque todos sabemos que entrar a jugar ahora no forma parte de la apuesta de Santos Presidente. El cinismo es más importante que el juego de cartas.

 

Esta reforma tributaria, es la hondura del modelo económico, la línea gruesa que un día se inició con Gaviria, se profundizó con Uribe y ahora Santos quiere rematar como un jugador de las grandes ligas del Capital. No creo que a él le interese mucho pasar a la historia como un hacedor de paz (esa es la distracción), sino como un consumado camaleón que aprendió muy joven a servirle al régimen, del cual es uña y parte.

 

Y mientras tanto, el gobierno utiliza todas las falacias posibles para desvirtuar el objetivo de la reforma tributaria, que en palabras de Eduardo Sarmiento es “reducir los ingresos de los trabajadores con respecto al capital.” Con razón no van a permitir que en Cuba no se toque ni con el pétalo de una rosa el modelo económico. Ellos están bien cómodos y con la reforma tributaria muchísimo más. Obsérvelos para comprobar sus sonrisas de hiena, a todos, a los de la Andi y al resto de los miembros empingorotados  del club financiero del país. Sus privilegios son intocables y el resto; es decir, los pobres, que se jodan, como lo articuló  Antonio Caballero en su columna de Semana.

 

Joder es una expresión que alude a un aguijón, a un golpe certero, a traición, pero también a un choque violento, inesperado, a cascarrón, a tiro al blanco, a crimen, a estropear la vida. Joder es más fácil que redistribuir las ganancias. Ese es el verbo preferido de los gobiernos, de los hombres de Estado: joder a los más pobres.

 

Tanto Eduardo Sarmiento, en El Espectador, como Juan Manuel López Caballero, en La Revista Dinero, hablaron en estos días del modelo económico; sin embargo, este último, escribió que el modelo económico “En la práctica acaba siendo el sistema tributario que rige en un país.” En este sistema se cargan y descargan los pesos del régimen, como decía Álvaro Gómez Hurtado. Los ricos se descargan de impuestos y a los más pobres, se le colocan los pesos que dejaron los ricos de cargar. Son los 8 billones de los que habla Robledo. Como en la canción vallenato: “Lo ancho para ellos y lo angosto para uno.”

 

Para terminar, quisiera compartir la Visión de López Caballero y Antonio Caballero en algunas de sus frases:

-…en la orientación planteada lo que se buscaría no sería contrarrestar las inequidades que produce naturalmente el sistema económico capitalista, sino por el contrario permitir y propiciar que este se desborde. (MLC)

 

-En cuanto a los mecanismos, se disminuyen los ingresos por ganancias ocasionales, lo que en el mundo se llama ganancias de Capital porque solo las pueden obtener quienes tienen Capital y bienes valorizables. (MLC)

-…se pone en entredicho con un nuevo sistema las asistencias sociales –ICBF, Sena, los aportes a la Salud– al eliminar los parafiscales; y se reduce el impuesto a la renta. Es decir, disminuyen las cargas de los empresarios y de quienes no viven solo de su trabajo. (MLC)

 

- …con lo que llaman ‘ampliación de la base’ para incluir nuevos contribuyentes; o sea, también clase media baja que antes no tributaba; y con impuestos a ciertos productos que indirectamente acaban gravando la canasta familiar –arroz, maíz– que afectan a todos menos al sector pudiente de la sociedad. Aumentos para las rentas de trabajo y la clase media y disminución para las utilidades y los rendimientos del capital. (MLC)

 

-"¡Que se jodan!"-exclamó hace unos días, enloquecida de fervor, una diputada de la derecha española en el poder cuando su presidente de gobierno anunció ante el Congreso los recortes a las ayudas a los desempleados en la desvertebrada España. Que se jodan los pobres. Recordé la exclamación la otra noche, al ver en la televisión al presidente Juan Manuel Santos exponer las bondades de su reforma tributaria… (AC)

 

- Por lo demás, la experiencia lo demuestra: nunca han creado empleo las gabelas concedidas a los empresarios: se las guardan. El empleo solo crece cuando se necesita. (AC)

 

-. La política económica es decididamente neoliberal, como lo han sido las de todos los gobiernos desde la "apertura" de César Gaviria en los años noventa: una política que ha convertido a Colombia -detrás del desventurado Haití- en el país más inequitativo del continente. (AC)

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.