Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2012 12:21:22 PM

La AntiMANE un retroceso del movimiento estudiantil



En 1971 los universitarios colombianos dentro de un proceso de movilización presentaron un programa mínimo que aglomeraba de manera estructural los principios de autonomía, presupuesto y política académica dentro de la universidad pública. Dicha lucha permitió que docentes y estudiantes hicieran parte de los organismos de decisión de las instituciones.

 

Tal como hace cuatro décadas, los estudiantes presentamos una inconformidad con políticas gubernamentales que enfocan la educación superior a la simple y desdichada dinámica del mercado.

 

De la misma forma, el movimiento estudiantil colombiano se nutre de las luchas similares que paralelamente se siguen en América Latina: Chile, Puerto Rico, República Dominicana, entre otras.

 

La Mesa Amplia Nacional Estudiantil es el resultado de años de intentos gremiales, donde la unidad resultaba ser una premisa compleja y siempre las discrepancias distanciaron a las organizaciones estudiantiles.

Sin embargo, el proyecto modificatorio de la Ley 30 presentado por el gobierno el año anterior, hizo recapacitar a los diferentes sectores que luego de un análisis crítico y de sobrepasar las barreras ideológicas, políticas y personales, entendieron la necesidad de unificar fuerzas, no sólo desde la universidad pública, sino también con la universidad privada

 

La interiorización de la lucha aviva la esperanza de los jóvenes, el objetivo de cambio permea el ideario general y empieza así un camino positivo, que concluye el 2011 con el retiro del proyecto de reforma.

 

Dentro de la MANE, existen discrepancias notorias entre los diferentes sectores que la conforman. Los estudiantes independientes (Que no pertenecemos a ninguna organización) sentimos que hemos sido discriminados al momento de elegir voceros, algunos grupos han acaparado la atención política con partidos y movimientos externos a la universidades, lo que choca con los otros, que consideramos la MANE como el escenario propio de la crítica, sin necesidad de torpedearla con intereses ajenos a ella.

 

Los miembros de la MANE deben entender que el discurso y el debate es pluralista. Se notan los juegos de poderes al interior de las vocerías y el ánimo de figuración personalista de algunos sectores. Esta crítica surge desde adentro y es un llamado a todos, por dejar de lado tan nefastas prácticas asociadas más a procesos electorales que a procesos reales de construcción política.

 

Ahora bien, este tipo de actitudes son subsanables de manera consciente. La problemática es de forma y no de fondo, lo que hace repensar la estrategia y por demás hacer el llamado a los grupos disidentes para regresar a la agremiación en curso.

 

Nunca antes la historia del movimiento estudiantil colombiano había tenido tanta acogida dentro de la opinión pública y tan buenos resultados a nivel político.

 

Sin duda alguna todo proceso debe tener una oposición real. No existe en el mundo un proceso democrático perfecto ni aceptado en su totalidad. Sin embargo, la estrategia nunca debe ser crear proyectos paralelos en contra de los mismos intereses que hacen necesario un cambio social.

 

Es necesario aclarar que la UPTC luego de discusiones generales y de debates complejos, decidió al igual que otras universidades del país no enviar voceros a la MANE, voceros con voto, pero sí abrió la posibilidad de establecer pequeñas representaciones que expondrían los puntos de vista y conclusiones de la universidad en los diferentes encuentros nacionales.

 

Como upetecistas debemos hacer una crítica, si para la MANE como escenario concertado por la masa estudiantil decidimos no tener vocerías, ¿por qué de manera ilegítima los representantes estudiantiles del Consejo Superior y Consejo Académico deciden integrar una red independiente y organizarla dentro de la misma institución?

Para lo anterior, no hubo una consulta a los estudiantes. Nunca se nos preguntó si queríamos o no ser parte de la Antimane. Considero que éste es un proceso ilegítimo e irrespetuoso, llevado por personas que debieron consultar su creación al interior de la base estudiantil.

 

De igual manera, la actuación en la MANE no corresponde al mandato de la comunidad universitaria. Es irresponsable que al dar nuestro voto de confianza ellos como estudiantes rompan espacios que son ganancia para todos.

 

Se ha llegado al punto de proponer en esas instancias el veto a la universidad por la actuación de sus representantes. Ahora, de manera interna, es válido generar el debate y ver si por la actuación de unos los demás debemos desaparecer del espectro nacional.

 

No invito a la disidencia pero tampoco a la aprobación de todo lo que construya la MANE. La oposición para existir debe ser parte de los mismos escenarios, ir en su contra con otro proyecto estructural es seguir el juego del gobierno, que busca dividir el interior de la masa estudiantil para generar el debacle de un movimiento nacional.

Como estudiante independiente hago un llamado a la autocrítica, no puede ser nuestra universidad de la que en antaño se jactaron de ser la organizadora de movilizaciones nacionales que luego resultaron ser el fortín político de grupos particulares, la que hoy caiga en los mismos errores. No porque un sector político no está incluido en un comité operativo de la MANE, debemos los demás apartarnos del debate nacional. La estrategia personalista debe ser superada ahora.

 

El Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de Argentina, en 1918, en uno de sus apartes reza: “…Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa”

Como upetecista Usted decide. Apostarle a la disidencia y debate interno o jugarle a que se rompa la movilización. No somos enemigos entre nosotros mismos, la concertación debe reivindicarse.

El protagonismo de unos pocos no puede abanderar la hecatombe de una causa. La MANE es el camino para estructurar el cambio y es el insumo principal que cimienta una lucha.

Lina Parra

Representante Estudiantil Facultad de Derecho UPTC

Twitter: @linayparra

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.