Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/14/2012 5:36:07 AM

La antipolîtca del POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO en Barrancabermeja


 
Pasada la conferencia ideolôgica nacional del PDA, preparatoria esta del prôximo tercer congreso y, en donde se reflexionara en lîneas generales de lo que ha venido ocurriendo en materia de ética, de unidad, de poder y de gobierno, nos preguntamos…si la direcciôn allî reunida se dieron por enterados de la infiltraciôn por parte de la derecha en el PDA de Barrancabermeja.  Pareciera que no.

La historia de esta larga infiltraciôn de la derecha de la izquierda, pasa por actitudes deshonestas y corruptas de cierta clase polîtica tradicional que, a través de la clientelizaciôn del poder y del gobierno, contribuyô a la continuaciôn de la polîtiquerîa por otros medios.  

La izquierda democrâtica a través de la Alianza Nacional Popular(ANAPO), el Partido Comunista de Colombia(PCC) y el Frente Amplio del Magdalena Medio(FAM) en su momento, pudieron haber dado al traste con esas prâcticas, pero por diversas razones sucumbieron ante su ideario. 

La clientelizaciôn de la polîtica por parte de la ANAPO y la muerte prematura del médico Eduardo GARCIA RUEDA, las actitudes vanguardistas y sectâreas del PCC, no obstante el liderazgo de Ezequiel ROMERO LLRENA y, el militarismo de la extrema izquierda por parte del ELN, entre otras fuerzas insurgentes, impidieron con el vulgar asesinato de Ricardo LARA PARADA, una nueva cultura polîtica.  

Durante años la corruptocracia hizo y sigue haciendo de las suyas, al seguir metiéndole la mano al presupuesto pûblico.  Ahora de la mano de la oraciôn fuerte al presupuesto santo.   Todo esto en comunidad con un amplio sector de las mayorîas que, por sobrevivir y vivir, han venido haciendo parte de esa actitud criminal.

Durante años también el militarismo insurgente, hizo de la revo-boluciôn su bandera de lucha.  Mâs de uno allâ, entre los que se desmovilizaron, lavaron sus fortunas mal habidas con procesos de paz que, los beneficiaron a ellos y no al pueblo en general. 

Lo mâs grave es que andan sueltos y viviendo de la renta, aparentando ser prôsperos empresarios. De la revoluciôn a la roboluciôn solo hay un paso.  Afortunadamente la justicia ya empieza a cruzar informaciôn. Palabra que si!

Durante años, sin desconocer la histôrica lucha de la Uniôn Sindical Obrera(USO) y, de sus dirigentes mâs honestos por la nacionalizaciôn del petrôleo y de luchas locales, tiempo después este movimiento sindical, el mâs importante en nuestra regiôn, con el pretexto de la nacionalizaciôn del petrôleo, mientras nos « socializaban esa polîtica » y paralizaban la ciudad, privatizaban sus intereses de clase.  Simôn BOLIVAR vive en el bolsillo de algunos de ellos. 

 

Se movilizan en camionetas de ALTA GAMA y con vidrios polarizados porque el sol de Barranca los molesta.  Viven en propiedades de lujo con pisos de mârmol y enchapes de oro.  Reciben salarios mâximos y prestaciones sociales mâximos.  Se pasean por toda Colombia con esquemas de seguridad, cuando ellos podrîan ayudarse a costear esas servidumbres.  Ademâs como si fuera poco tienen salud, educaciôn, clubes, servicios de matadero, etc, a parte de los Barranqueños de a pie...cuândo serâ que esos servicios se extiendan a los Barranqueños de a pie?  !Asî son los comunistas de allâ!
 
Por la década del 2000, los otros « liberadores de derecha »(también los ha habido de izquierda), en ese contexto contrainsurgente como polîtica estatal-no estatal, acabaron con la subversiôn.   Todo esto en medio de violaciôn a los derechos humanos y del derecho de gentes.

La década del 2000 es trascendental.   Aquî se dio una mutaciôn polîtica-ideolôgica interesante.  Por diferentes razones, mâs de uno que era de izquierda pasô a ser de derecha y los que eran de derecha, pasaron a ser de extrema derecha.  Las ongs pasaron a ser OSIGES y sus dirigentes hasta cambiaron de look y todo les parece bien.

Una vez quitado el petrôleo al pez, una vez recolonizada nuestra ciudad por sectores poblacionales de fuera y afectos a ese proyecto, como expresiôn violenta de transculturizaciôn, se da otro paso en ese modus operandi.   Este paso consistiô en atraer inversiones y en  la concreciôn de MEGAPROYECTOS de corte neoliberal.

Todo esto se hacîa y se sigue haciendo en consecuencia, entre la clase polîtica tradicional conversa, incluîda un sector de la izquierda, junto a la nueva clase polîtica emergente.  Eran tiempos felices.  Se habîan dado cuenta entre ellos que no habîan diferencias.  Todo pasaba por el presupuesto pûblico municipal y el lavado de activos. 

Ahora se trataba era de lavar las fortunas y de ingresar a la polîtica.  Pero la felicidad no durô sino unos cuantos años.  La «desmovilizaciôn »cogiô a mâs de uno de sorpresa.  El modelo fue mandado a « recoger », pero el proyecto neoliberal sigue vigente.

En ese contexto, un sector descompuesto de la izquierda del PDA, hizo acuerdos polîticos de poder y de gobierno, a sabiendas de la nueva realidad polîtica mafiosa.  
 
Se le dio el respaldo a mâs de un polîtico al poder municipal.  En otros términos, también ayudaron a refundar el municipio.

Su tarea ideolôgica, polîtica y programâtica, no ha sido como izquierda democrâtica, en denunciar la corruptocracia allî, ni en judicializarla, mucho menos en luchar por la unidad de la izquierda alrededor de este partido polîtico, ni en organizar las mayorîas, molvilizândolas hacia una nueva conciencia polîtica social y mucho menos en luchar por otra ciudad.  Pareciera que nada los conmuve salvo su bolsillo.

Su tarea por el contrario, ha consistido en guardar silencio cômplice frente a lo que ha venido sucediendo en la ciudad de Barrancaberemeja.  Autores, partîcipes y encubridores, de la nueva realidad que allî se presenta.  Los marxistas de marzo ahora son asî.

Se atreverâ al PDA a nivel nacional a través de su COMISION DE ETICA, a tomar medidas disciplinarias en contra de algunos converxos de dicho partido ? Se atreverân a apartarse del actual gobierno municipal?  Habrân leîdo al Dr. Ivân Roberto DUQUE GAVIRIA ?

Ivân Roberto DUQUE GAVIRA, alias « Ernesto BAEZ », y quien fungiera como ideôlogo de las desmovilizadas AUC, es quien se encargarâ de develar en estos dîas esta siniestra cofradîa.  El presente y sobre todo el futuro a veces si que es cruel.

En el marco de justicia transicional y como postulado en justicia y paz, DUQUE GAVIRIA estarâ a través de sus versiones libres, confesando lo habido y por haber.

Ya en ese sentido diera una declaraciôn de prensa en VANGUARDIA LIBERAL, delatando ese maridaje.  Dicen que mâs de uno ya tienen pasaporte listo.

No cabe duda que DUQUE GAVIRIA estarâ obligado a delatar.  De su actuaciôn  procesal depende seguir en el marco de esa justicia especializada o ser expulsado definitivamente de ella y quedar defitivamente en la jurisdicciôn penal ordinaria.

El problema entonces ahora no es de plata para este postulado.  El problema ahora para él, es decir la verdad. 

De él depende, salir pronto de la cârcel o morir de viejo en una prisiôn.

De él depende aportar a la verdad, a la justicia y a la reparaciôn a las vîctimas del
conflicto civil y polîtico.

Asî las cosas, Barrancabermeja estâ ad portas de un NUEVO PARTO POLITICO. 

Asî las cosas, lo importante es no permitir que otro sector de la corruptocracia, una vez caiga este y su cofradîa, se alce con el poder y el gobierno.  Hay que estar atentos.

Para terminar, invitamos a las bases del PDA a denunciar estas irregularidades y a optar por verdaderas polîticas de izquierda democrâtica.  El presente y futuro estâ con la paz y la justicia social.

Desde Barranca y con olor a petrôleo,

LuisManuel CARRERO GOMEZ

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.