Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/31/2012 5:54:46 PM

La Ilución De Los Centro Regionales De Educación Superior.

 


Los Centros Regionales de Educación Superior , es un programa del gobierno que busca maximizar la cobertura de la educación superior en Colombia, pero qué tan bueno ha sido este proceso, en realidad se han cumplido los objetivos de dar educación superior a más gente en Colombia en especial para aquellos que de otra manera no hubieran podido estudiar, ha dejado en claro el carácter social del programa que va dirigido a los pobres del país.

Siendo realistas, gracias al CERES muchos jóvenes de las clases más bajas y apartadas de las metrópolis, podrán decir con orgullo o con desilusión que son profesionales, definiendo para la vida una linea de trabajo, alimentada por la ilusión de que mañana sera un día mejor social y económicamente hablando gracias a los nuevos recursos de tipo cognitivo, social, espiritual, ético, etc; que se aprende en la academia; para cumplir con el objetivo de salir de la pobreza.

 

Pero que tan cierto podrá ser que la vida será mejor, después de incurrir en este proceso de profesionalización en un mundo cada ves más globalizado, competitivo y por lo tanto más exigente; regido por sistemas diseñados para los más aptos, pero no para una competencia justa, situación natural del sistema que rige el mundo «el capitalismo», visto en la practica por la marcada diferencia entre los pueblos los desarrollados y sub-desarrollados y dentro de ellos las clases sociales de los que tienen el poder (burguesía) y la clase trabajadora (proletariado).

Lo que realmente puede estar sucediendo es que están dando unas pocas migajas para satisfacer la deuda social del gobierno, que en definitiva no solucionaran el problema del sub-desarrollo del pueblo y si crea en él, la sensación de que las cosas no pueden ser mejores, tranquilizando los ánimos y aceptando los niveles tan altos de presión tanto gubernamentales como del sector financiero; cumpliendo sus designios, llagando al punto de defenderlos apasionadamente.

 

Quiero alertar del posible fiasco que se puede venir, debido a la baja calidad de la educación impartida por el CERES, siendo esto un supuesto porque se puede demostrar todo lo contrario en las medidas de calidad que se realicen por parte del gobierno, en las pruebas saber pro, que de hecho sería utópico y sorprendente porque se demuestra todo lo contrario, gracias a las condiciones presentes, en todos los niveles que intervienen en lo que es El CERES.

 

La calidad se ve drásticamente afectada por la falta de las condiciones mínimas para adquirir, desarrollar e investigar conocimientos, no hay laboratorios, aulas especializadas, zonas de practica o de la aplicación de lo aprendido, ni biblioteca nada que permita realizar un procesos ameno, que haga más productivo y significativo el quehacer universitario.

 

A consecuencia de la falta de las condiciones adecuadas, lamentablemente se realiza un proceso de adaptación, de los programas, viendo solo lo que se puede hacer con lo que hay disponible, no desarrolla la exigencia adecuadas, formándose un ciclo vicioso, que dice: no puedo exigir, yo como estudiante no doy porque al final de cuentas lo que necesito es el cartón a pesar de que si no se sustenta esos conocimientos en la vida laboral, ese papel quedara sirviendo solamente para la noble tarea de adornar la pared.


Los Tutores han tenido que bajar el nivel de exigencia debido a que no responde como estudiantes y como se pone de manifiesto tanto la dificultad de la universidad de poner a repetir a unos cuántos la materia y la deficiencia económica propia de la población estudiantil, se vuelve costumbre trabajar en el nivel académico más bajo posible. Que mejor para un estudiante que pasar sin esfuerzo o no perder nunca una materia porque no hay que volver a estudiar ese tema tan feo y no tengo que pagar otra ves esa materia, no hay que olvidar que la situación es tan critica que se puede llegar a abandonar la carrera por perder una materia por la falta de recursos económicos.

De las comparaciones muchas veces no se saca nada bueno, pero mientras universidades al sexto o séptimo semestre se hace obligatorio tener un nivel aceptable de manejo en el idioma Inglés y en el CERES no se hace eso, (por lo menos en sede Alto Magdalena Y El Tequendama), algo supremamente necesario, si se quiere por lo menos aspirar a algo mejor.

 

Otro punto es la baja exigencia y control en determinada instancia de la carrera sería bueno que la universidad hiciera una evaluación institucional para saber como se va después de haber cursado la mayoría de la carrera, determinando así, las deficiencias y los correctivos a tomar.

 

Estás situaciones lleva a resultados poco agradables como son, baja calidad de educación, difícil incorporación laboral, que es tristemente a lo que realmente se aspira, como profesionales de bajo nivel y puede ser llamar de tercer nivel, en primer nivel se encuentra la crema innata del país, los que gobiernan y toman las decisiones importantes los cuales estudian en la Javeriana, La universidad de los Andes, que posteriormente hacen un especialización en el extranjero puede ser en la universidad de Jarvad; los de segundo nivel (clase media); con un probalidades de avanzar a una mejor situación a pesar de varias limitaciones, Universidad Nacional, Distrital, «Uniminuto», (pero aclaro los de sede) y por último los de tercera clase, caracterizados por profesionalización de baja calidad a demás de de los técnicos y tecnologos, destinados a ser la fuerza laboral y con difícil acceso a los espacios de tomas de decisiones importantes a nivel nacional.

 

No hay que olvidar que la educación en Colombia se maneja como un negocio, siendo esto la posible causa de esta situación, a pesar de que no lograron tramitar la reforma a la educación superior (ley 30 del 1992), gracias a un movimiento social liderado por la mesa amplia estudiantil, situación que como comunidad estudiantil de educación superior (CERES) ni por enterados se estuvo, no se fijaron posiciones o posibles aportes a lo que estaba sucediendo, algo que no es ajeno porque se supone que afecta, si en realidad se es estudiante de educación superior.

 

Pero que se puede esperar, de este tipo de organización que ni siquiera tiene una identidad definida y si es algo nuevo, no se deslumbra algún proceso de construcción, el CERES del Alto Magdalena y el Tequendama; es administrado por UNIMINUTO y por razones desconocidas a la mayoría de estudiantes y por no decir de todos tiene lineamentos académicos de la Universidad del Tolima, ahora muchos menos se manifiesta un plan de mejoramiento que haya sido consensuado y debidamente socializada con los estudiantes para hacer a la comunidad académica más cociente, de lo qué significa ser profesional.

 

El llamado es a tomar conciencia de la educación que estamos recibiendo porque si no se reacciona prontamente las consecuencias en ves de beneficiar puede ser causante de más problemas, el remedio no llegara solo y es un buen paso ir en búsqueda de mejorar las condiciones para poder pensar en el avance y la paz real de nuestro querido país.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.