Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/2011 9:23:22 PM

Laberintos en el Estado Social de Derecho

Laberintos en el Estado Social de Derecho.

 

Yo, he sostenido de tiempo atrás que: la impunidad mantiene florido el árbol de la corrupción. Mientras en Colombia no se implante un procedimiento eficaz, expedito y garantista para investigar y juzgar a los Altos Dignatarios del Estado, como una de las muchas reformas que se requieren y, otra más, para combatir la impunidad, es ilusorio creer que se está iniciando la gran reforma a la justicia porque se presentó un proyecto de reforma constitucional timorato y superficial.

 

El país tiene que salir de este enfermizo letargo, proscribiendo de tajo la más mínima tendencia al culto de la personalidad o al temor reverencial, y jamás volver a permitir los desafueros o extralimitaciones que de manera omnipotente y omnímoda un Presidente o un Fiscal o un Procurador, en ejercicio de sus funciones, nos someta a tener que admitir o soportar  vejámenes verbales o decisiones arbitrarias o su negligencia o desidia, amparados en un fuero que los convierte en intocables, ya sea en materia penal o disciplinaria administrativa, lo que les permite hacer lo que les venga en gana y seguir muy orondos posando como los amos y señores de esta parcela.

 

Para confirmar lo anterior, sólo basta consultar en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes cuantos procesos han iniciado en contra de Presidentes de la República o de un Fiscal General, y como han sido los ‘fallos’; y en la Corte Suprema, cuantas investigaciones disciplinarias  ha abierta en contra de los Procuradores. No siendo un secreto que algunos de estos Funcionarios se han paseado por todo el código penal.

 

A raíz de tantos acontecimientos que han salido a la luz pública en los últimos días, unos por ingenuidad o ligereza o traición del subconsciente en el protagonista, y, otros más, por un buen periodismo investigativo, cosa poco común en nuestros medios de comunicación, está quedando al descubierto la fragilidad y los laberintos del Estado de Derecho en sentido formal, ya  sea por un sesgo o criterio selectivo en la aplicación de la ley o por una sobreprotección de la norma en cabeza de unos Aforados lo que dificulta la investigación y la etapa del juicio.

 

Es inadmisible que ciertos operadores jurídicos, sean de la justicia ordinaria o de la disciplinaria administrativa, tengan una óptica tan diametralmente opuesta entre sí para identificar las características básicas que estructuran el tipo penal, situación que se ha reflejado cuando surge una prejudicialidad como consecuencia del cruce entre una investigación penal y una disciplinaria, caso concreto el ocurrido en el proceso conocido como ‘Yidispolìtica’, lo cual genera desconcierto, inseguridad normativa e impunidad.

De igual manera, en los delitos de Concierto para Delinquir en la modalidad de paramilitarismo, para la imputación de cargos, la Fiscalía  difiere sustancialmente  con los criterios que ha tenido la Corte Suprema para tipificar este delito y condenar, dándose en la investigación unas dilaciones inexplicables y perjudiciales no obstante tener la plena prueba de la participación en la comisión del delito, caso patético y concreto se tiene en el Proceso 314 – Fiscalía 25 de la Unidad de Terrorismo, en el cual se trata de favorecer a unos peces gordos de la Política, que han tenido una estrecha relación con el paramilitarismo del Magdalena Medio.

 

Desde que comenzaron los rumores de la falsa desmovilización del bloque ‘Cacica Gaitana’ liderada por el ‘avivato’ alias Olivo Saldaña, no tuve el menor manto de duda de que el psiquiatra Luis Carlos Restrepo había reservado de manera preferencial una suite en la Penitenciaria de La Picota, con espléndida vista a las “eras” donde se cultivan variedad de hortalizas. Alojamiento que ha tenido retraso en la Fiscalía debido, tal vez, a un infundado temor reverencial, no se sabe si al expresidente Uribe o al excomisionado.

 

La actitud vergonzosa y revanchista que adoptó el médico de marras, a través de su carta-chantaje dirigida a la señora Fiscal, merece ser repudiada por tratarse de una acción inicua que solo puede ser concebida por una mente enferma; y, por supuesto, su denuncia tardía, como ciudadano y funcionario, se tiene que investigar porque en caso de ser cierto lo que se afirma o denuncia estamos frente a un típico delito de Concierto para Delinquir.

 

Es evidente que las revelaciones de los últimos días creó una grave crisis institucional de gran magnitud en la Fiscalía General de la Nación, máxime cuando este organismo que hace parte de la administración de justicia es el encargado del manejo investigativo y acusatorio de todas las conductas delictivas que trasgreden las normas penales; y la crisis, no solo preocupa a la comunidad en general, sino en particular a la Presidencia de la República y a la Corte Suprema de Justicia, el primero, fija o diseña la política de Estado en materia criminal y, el segundo, es el máximo tribunal de la justicia ordinaria, aquel postula y éste elige.

 

La crisis tocó al timonel del organismo, Vivianne Morales Hoyos, afectando en sumo grado dos aspectos fundamentales: la legitimidad y la confianza, que a simple vista se ven resquebrajadas por las sindicaciones que se le hace al señor Lucio, su esposo, y a ella por la visita que hizo personalmente a Santafé de Ralito. Tierralta Còrdoba, a un Foro con los paramilitares antes de ser elegida Fiscal General, y que todo parece indicar no mediò ninguna autorización del Gobierno Nacional para esa reunión.

 

En varios de mis escritos, en mi modesto Blog, he manifestado mi desacuerdo con los ataques que se le han hecho a la señora Fiscal, sobre todo los de Fernando Londoño, por considerarlos exagerados y mendaces, yo sigo creyendo en la Fiscal, no obstante mediar algunas inquietudes que tengo con conocimiento de causa por el manejo del proceso 314 que adelanta la Fiscalía 25 de la Unidad de Terrorismo, y que estoy seguro que serán superadas.

 

Espero que la señora Fiscal de unas explicaciones satisfactorias sobre su azarosa visita. En cuanto a la investigación al señor Lucio, no es fácil que el común de la gente crea en la independencia que pueda tener un funcionario subalterno para adelantar un proceso contra el marido de su jefe. No se puede olvidar el viejo refrán: “con los suyos con la razón o sin ella”

 

Tengo esta inquietud. ¿En caso de presentarse situaciones jurídicas complejas, como esta de la Fiscalía por su titular y su esposo, y en aras de salvaguardar la institucionalidad y de garantizar una eficaz, pronta y cumplida justicia, podría la Corte Suprema avocar el conocimiento de estos dos casos como tribunal suprema de la justicia ordinaria? No puede olvidarse que aquel que pude lo más puede lo menos y el legado del Derecho Romano: “En Derecho las cosas se deshacen, como se hacen”

 

No es como muchos afirman, que la fiscal mintió en la información de sus datos personales suministrados al Presidente y a la Corte cuando dijo que NO tenía ninguna relación marital con nadie en ese momento, y era cierto, que después hubiese arreglado su relación conyugal, es harina de otro costal.

 

¡Ah! No olviden que en la Penitenciaria de La Picota hay algunos Parlamentarios condenados por una sola visita forzada que le hicieron a los ‘paracos’, sin estar muy comprometidos, pero se reunieron, entre ellos, Juan Manuel López Cabrales.

 

Manizales, Diciembre 23 de 2011.

Marco Aurelio Uribe García.  

 

 

 

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.