Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2011 1:38:51 PM

LAS DOS VIOLENCIAS DELSIGLO XX O LA EXTREMA DERECHA EN ACCION

LA EXTREMA DERECHA NO ES UN CUENTO Y EL MAYOR PROBLEMA ES LA INCAPACIDAD NUESTRA PARA IDENTIFICARLA?

 

Asociado al latifundio siempre existieron ejércitos particulares desde la época republicana, reclutados entre peones y arrendatarios a la vieja usanza feudal. El Partido conservador fue la principal organización política  de estos intereses, que además adoptaron como propios la herencia del poder y la ideología del colonialismo español, incluyendo la religión católica; siendo el mas importante sector de poder político en el país, por lo menos hasta 1930; siempre dispuso de fuerzas irregulares para su propio uso o para prestarlas a los gobiernos de turno. Han sido estos intereses y este partido, el soporte histórico de la extrema derecha en el país, reforzada por la presencia norteamericana y después por el narcotráfico. Ahí están sus soportes y sus orígenes.

 

La extrema derecha siempre ha tenido presencia política en el país y en el gobierno, pero sus momentos estelares fueron con Rafael Nuñez(1882-1894), Mariano Ospina Pérez- Laureano Gómez,(1947-1953) y Alvaro Uribe(2002-2010); de hecho el proceso de este ultimo, que puede ser considerado el Nuñez del siglo XX, fue una copia del primero. Han sido épocas en las cuales la extrema derecha a contado, no solo con el poder del estado sino con un importante  apoyo popular.

 

Sobre la violencia de mediados del siglo XX, la mayoría de los colombianos sabemos muy poco, casi nada; lo único que trascendió fue un enfrentamiento entre liberales y conservadores y como explicación: la bestialidad de la que acostumbramos hacer gala los colombianos periódicamente. Sobre la violencia paramilitar de finales de siglo,a pesar de la información existente, conocemos poco y entendemos menos, de hecho algunos de sus lideres siguen siendo considerados héroes nacionales.

 

La llamada Violencia (1948-1953), fue una violencia promovida desde el poder por la oligarquía liberal conservadora para contener la alternativa popular que representaba el movimiento Gaitanista, para expropiar y expulsar a los campesinos a favor del naciente capitalismo que necesitaba mano de obra barata, y expropiar las tierras cafeteras en beneficio de los terratenientes; incluyendo la postviolencia, la de los llamados "Pájaros", duro hasta 1965.

 

Fue una violencia donde solo hubo víctimas, pero "no hubo victimarios, ni lideres" a pesar de los 300.000 muertos, las 394.000 parcelas expropiadas  y los 2.’000.000 de campesinos desplazados, que para una población de escazos  11.000.000 de habitantes en todo el país,  nos da una idea de la magnitud de la tragedia. Todo fue cubierto por un manto de silencio y de total impunidad, el tema de la llamada violencia fue tabú por mucho tiempo y sus promotores se murieron de viejos sin que nadie les pidiera cuentas.  Por eso no tiene nada de raro que la hayamos vuelto a repetir, pues esta es una ley de la historia, aunque parece que hemos aprendido parte de la lección por los juicios, aunque con penas reducidas, a parapoliticos y paramilitares.

 

LA NUEVA VIOLENCIA O LA VIOLENCIA PARAMILITAR

Con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, en 1948, empezó una nueva etapa de la violencia que aun vivimos y que tiene como característica especial que ya no es solo la violencia de arriba para abajo, sino también de abajo para arriba con el surguimiento del movimiento guerrillero como expresión del movimiento campesino y popular, y hacia todos los lados después, con la aparición de la violencia del narcotráfico y de la extrema derecha que  confluyeron en el paramilitarismo y  que unidas a la de la  delincuencia común, constituyen el cuadro de violencia que nos convirtió en el país mas violento del mundo para las décadas de los 80* y de los 90*, como expresión de la situación de descomposición y desgobierno imperante.

La reciente violencia paramilitar(1992-2010) fue hecha para contener los movimientos democráticos surgidos al calor de los procesos de las Movimientos cívicos y populares, Reforma Municipal y la Nueva Constitución, que en las elecciones   regionales de 1992 en medio de la mas cruda violencia, elegía la tercera parte de los alcaldes del país a costa de los partidos tradicionales; para consolidar el proyecto neoliberal con la  entrega de la economía nacional, de las empresas y los recursos públicos a las transnacionales y saquear los recursos públicos del país; para  apoderarse de los tierras convertidas en nuevos polos de desarrollo o susceptibles de serlo y lograr un control territorial en manos de las guerrillas, fueron los propósitos mas conocidos; con las consecuentes violaciones a los derechos humanos, a la ley y  a la constitución, cuando no pudieron ser reformadas a la medida de sus propósitos, pasaron por encima de ellas.


La implementación el proyecto político de la extrema derecha que termino siendo liderado por Uribe Vélez, fue un volver a las épocas del capitalismo salvaje de la acumulación originaria: a los despojos de la tierra de los campesinos y de los derechos de los trabajadores, a los salarios de hambre, a las jornadas de trabajo de mas de 8 horas, a la inestabilidad laboral, a la destrucción del Movimiento Sindical y los movimientos cívicos; a la culminación de la entrega de las empresas y de los servicios públicos, incluida la salud, a sus amigos y multinacionales. En un país donde la entrega de los intereses nacionales  ha sido el principal deporte de nuestra  oligarquía, ninguno como Uribe había llegado a tales extremos de servilismo, que hasta ahora no ha sido posible explicar adecuadamente.


Uribe Vélez llego al poder de la mano de una alianza que venia consolidando un proyecto de extrema derecha que fue potencializado  por el narcotráfico en ascenso. Era una alianza, que como ha quedado en evidencia, involucraba  a importantes sectores de la elite gubernamental, a sectores del narcotráfico, del gamonalismo político, de los terrateniente, de las transnacionales y de la elite empresarial que hicieron del paramilitarismo y del gobierno, los instrumentos de sus propósitos. Esta violencia  paramilitar dejo 200.000 muertos oficialmente reconocidos, 4.000.000 de desplazados y 6.000.000 hectáreas de tierra quitadas a los campesinos y  a pesar de extensa información existente muchos de los colombianos aun no entienden que fue lo que paso en el país o tienen una visión completamente equivocada.

?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.