Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2011 4:50:55 PM

LOS INDIGNADOS POR LA HISTORIA O LA HISTORIA DE LOS INDIGNADOS

LOS INDIGNADOS POR LA HISTORIA O LA HISTORIA DE  LOS INDIGNADOS

La concepción de una sola historia, la única verdadera, es a no dudarlo la historia excluyente, homogeneizaste y manipuladora de las clases dominantes, la historia oficial; y es esa, la que principalmente hemos conocido. Es necesario entonces seguir avanzando en la historia desde la óptica popular y el presente  es un llamado  a este propósito

LA CRISIS HISTORICA DE LA SOCIEDAD COLOMBIANA

La llegada y asentamiento de los españoles en el país fue el inicio de una crisis que aún no hemos podido asimilar y mucho menos superar.

Los inicios de la  Colombia de hoy, fue marcada por la colonización y la dominación española, no como elemento único, pero si como elemento dominante; construyéndose un modelo de sociedad violenta, jerarquizada, elitista, fragmentada y dependiente, con antagonismos profundos en los cuales aún nos debatimos. No somos una sociedad de partes integrantes sino de partes excluyentes.

Nuestras clases dominantes, hechas a la medida de los conquistadores y colonizadores: con su mirada puesta en el exterior, violentas, soberbias y rapaces, constituyen una elite reducida que concentra al extremo el poder, la riqueza, la economía y la política del país. Es una clase dominante, voraz, de ambiciones desmedidas que ha hecho de la violencia sistemática desde el poder, del entreguismo y de la corrupción no solo  instrumentos de dominación, sino  verdaderas industrias.

Unas clases dominantes con un profundo desprecio por lo propio y por el pueblo que ignora, expropia, explota, engaña y oprime; y que buscan en el poder, en los valores y los intereses de las metrópolis extranjeras su razón de ser. Conscientes de su propia debilidad y de la polaridad de  sus intereses  particulares, busca en la manipulación ideología y política y en las potencias extranjeras, el apoyo necesario para mantener su dominación sin importar el precio que haya que pagar. No construyen entonces país ni lo dejan construir. Sino dependencia

En términos generales nuestras clases dominantes siempre han estado ligadas y se han constituido ligadas a intereses extranjeros. Los dos grandes partidos que han existido en Colombia y que durante todo el siglo XIX se disputaron el predominio a través de las innumerables guerras civiles, tuvieron este telón de fondo: el Partido Liberal se formó  de la mano del colonialismo ingles, con su apoyo y a su servicio, como expresión de los intereses  de una naciente burguesía comercial y agraria. Su oponente el partido  conservador, expresión de los intereses latifundistas y aristocráticos herederos del colonialismo Español, siempre buscó y encontró el apoyo del naciente y expansionista capitalismo Norteamericano, en competencia con el ingles por el mercado y los  recursos del país. Desde entonces el partido conservador se convirtió en el promotor de los intereses norteamericanos en el país y en su principal aliado, y es por eso  que el partido conservador y los norteamericano siempre han aparecido asociados en los acontecimientos mas nefastos para la historia nacional: las guerras civiles, el movimiento de la Regeneración, la guerra de los Mil Días y la separación de panamá, la masacre de las bananeras, el asesinato de Gaitán (que desencadenó la actual etapa de violencia, que ya dura 62 años) y ahora el llamado Plan Colombia que con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico no tiene mas sentido que aumentar el intervencionismo y el escalonamiento de la guerra civil al servicio de los intereses geoestratégicos de los norteamericanos en América del Sur, que  quieren  convertir a de Colombia en uno de sus gendarmes en la región Andina en el contexto del neoliberalismo y la globalización, y naturalmente el afianzamiento de los intereses norteamericanos en Colombia, en el contexto del colonialismo de nuevo tipo; y a su vez el afianzamiento de una extrema derecha comprometida en una nueva violencia, la violencia paramilitar

En la otra cara de la moneda encontramos un pueblo, disperso, fragmentado, polarizado, influenciado y confundido por una ideología dominante que no solo lo lleva a desconocerse a sí mismo, sino a asumir como propias, causas que no solo le son ajenas, sino  contrarias la mayoría de las veces  a sus propios y vitales intereses. Es un pueblo incapaz de  identificar sus propios intereses y en consecuencia de de tener una causa, de  distinguir los amigos y los enemigos, confundiendo unos con otros, la mayoría de las veces.

Un pueblo desarraigado en su propio país, que en su mayoría ha sido expropiado y desplazado de su territorio y obligado a construir continuamente nuevas territorialidades; un pueblo sumido en la pobreza en medio de un país inmensamente rico,donde sufrir hambre es una verguenza; que obligado a sufrir y a convivir con la violencia, ha terminado por hacer de esta un elemento de su cultura, una forma de supervivencia.

 Un pueblo que se mueve entre la sumisión, el aislamiento, la frustración y una profunda rebeldía, la mayoría de las veces explosiva, sin cauce, sin objeto. Un pueblo que teniendo sus raíces en la diversidad racial y cultural aún no ha aprendido a reconocer, aceptar y respetar al otro y muchos menos encontrar un destino común. ES UN PUEBLO EN BUSCA DE SENTIDO,PERO QUE PARECE BUSCARLO RIO ABAJO!.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.