Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2012 1:12:10 PM

LOS NEGORS CAUCANOS EN EL SIGLO XX

 

 

LA CONQUISTA DE LA TIERRA EN EL NORTE DEL CAUCA

 

Finalizada la guerra de los Mil Días se inició el gobierno conservador de Rafael Reyes. Durante su gobierno se produciría no sólo la desintegración territorial del Cauca sino también el aislamiento político de la aristocracia payanesa[1]. Todos los polos de desarrollo del Cauca Grande pasaron a ser parte de las nuevas entidades territoriales constituidas y de las tierras del Norte del Cauca, las únicas con una perspectiva económica clara, los terratenientes Caucanos fueron desplazados por la naciente burguesía Valluna con Ricardo Holguín y Harold Eder a la cabeza.

 

Con el apoyo del gobierno central se inició una ofensiva contra los campesinos negros del Norte del Cauca consiguiendo, con la intervención del ejército, el desalojo masivo de los campesinos de la hacienda La Josefa en 1905. En 1912 fueron enviadas tropas para desalojar a los campesinos de la Hacienda El Pastal.

 

En 1915 los campesinos negros constituyeron juntas campesinas de autodefensa en Puerto Tejada, La Serafina, Sabanetas y Guachené para protegerse de los abusos de los hacendados, promover la lucha por la tierra, oponerse al pago de terrajes y resistir organizadamente contra los desalojos.

 

En 1917 fueron tomados por los terratenientes y cercados con alambre los indivisos o tierras comunitarias de San Fernando y Guengue y desalojados violentamente los campesinos pobres que tenían posesiones y cultivos en estos terrenos.

 

En 1918 en Periconegro los campesinos negros fueron hostilizados y obligados a desocupar: encarcelamientos sin motivo aparente, daño de los cultivos, quema de los ranchos y siembra de los pastos en los terrenos de los campesinos.

 

De igual manera desalojaron a los campesinos de Barragán, Quintero y Obando.

 

En 1919 murió José Ignacio Mina, Sinecio Mina, uno de los jefes de las guerrillas negras en la guerra de los Mil Días, que había continuado luego enfrentando con las armas en la mano a los terratenientes del Valle que desataron la ofensiva para desalojar a los campesinos negros del Norte del Cauca. Llegó a tener bajo su mando hasta cien hombres en sus últimos tiempos.

 

En 1920 fueron enviados soldados a Mendiola para enfrentar a los campesinos. Surgió la Unión Sindical del Cauca que luchó bravamente por los derechos de los campesinos negros.

 

La década del 20 fue un período de grandes luchas sociales por la tierra: se pelearon los terrenos de Epifanio Stella -Caponera y La Paila- y enconadamente se disputó Tierradura a Harold Eder. En enero de 1920 se hablaba de un movimiento cívico en Puerto Tejada.

 

Entre 1925 y 1930, en repetidas ocasiones este municipio-sede del movimiento campesino- fue tomado por el ejército. En la década del 30 el gaitanismo logró un gran arraigo en el Norte del Cauca y particularmente en Puerto Tejada que fue el municipio de mayor respaldo  en el Cauca. Gaitán era un líder liberal de izquierda que pregonaba la redención de los pobres y el acceso de los campesinos a la tierra, lo cual encontró eco en una población que desde hacía más de ochenta años venía enfrentado a los terratenientes en esta lucha. En el Norte del Cauca hubo comandos del UNIR que promovieron y apoyaron la lucha por la tierra.

 

En 1937 los terratenientes tuvieron que parcelar forzosamente la hacienda de Periconegro y parte de Mandiola, dando origen esta última a las parcelaciones de Tierradura y Cuernavaca.

 

De idéntica manera fueron parceladas tierras de las haciendas de Japio, el Gramal y La Sofía. Todas estas parcelaciones fueron fruto de la lucha de los campesinos negros que, al no lograr reivindicar su derecho absoluto a la tierra, obligaron a los terratenientes a vender.

 

Para 1940 existía en el Norte del Cauca una comunidad de campesinos negros, económica y socialmente autónoma, muchos de ellos propietarios que cultivaban alrededor de 18.000 Ha. de tierra plana, con una economía campesina próspera fundamentada en la producción de cacao en tal magnitud y calidad que el producido en Puerto Tejada tenía cotización en la bolsa agropecuaria de Londres.

 

Alrededor de las diez grandes haciendas de la región que cubrían una extensión de aproximadamente 120.000 Ha. se había establecido una economía campesina cuyo espacio había sido ganado a través de una larga y dura lucha en la que los campesinos negros terminaron siendo vencedores en base a su decisión de lucha,  su persistencia, su unidad y apoyo solidario.

 

CONTINUA: LOS INGENIOS AZUCAREROS O LOS NUEVOS ESCLAVISTAS



[1] Así fue excluida la aristocracia payanesa, por la oligarquía nacional, de las esferas de repartición del poder en el país, quedando reducida desde entonces su participación a las “ palomas presidenciales”  que servían para engrosar la gloriosa lista de expresidentes Caucanos durante todo el siglo XX.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.