Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2012 7:08:29 PM

LOS PORQUÉ SI, O NO, A LOS DIÁLOGOS CON LA GUERRILLA

YO COMIENZO POR LOS POR QUÉ NO E INVITO A LOS POR QUÉ SÍ

 

De entre miles de razones, le explicaré por qué ya no se debe negociar:

Porque en 47 años se han ensayado ya todas las fórmulas civilizadas y sólo se ha conseguido que la subversión se aproveche de ellas como un elemento más de “forma de lucha” para fortificarse en todos los aspectos militares y políticos.

Porque recorrer un camino que de antemano se sabe conducirá a otro medio siglo más de enfrentamientos, no es una aventura inteligente

Porque aquí ya no se combate contra una ideología sino contra un cartel de la droga y con la delincuencia nunca se debe negociar

Porque estamos seguros que un negocio tan productivo y bien protegido, jamás será sometido de buenas maneras y será defendido a capa y espada hasta la muerte.

Porque su degradación al terrorismo ha llegado a tal punto, que ya no es posible pactar desde el punto de vista jurídico una salida que los pueda satisfacer, sin exponer a la contraparte a una vergüenza institucional, a una condena internacional o a un enfrentamiento social sin precedentes.

Porque la cartilla Marxista nunca negocia su objetivo final, cual es nada menos que el “Control Exclusivo” del poder del Estado. ¿Se podrá esto convenir?

Infortunadamente para el país, entonces, el Dr Uribe tiene razón: la única alternativa viable de encontrar la paz es atender su reto a la guerra de tal manera contundente, que a la contraparte materialmente no le quede más opción que su propia rendición.

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?