Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/7/2012 12:08:15 AM

MODELO COMUNISTA AL SERVICIO DEL CAPITALISMO


 

 “Verá me di cuenta de que, en realidad no son mamíferos. Todos los mamíferos de este planeta desarrollan instintivamente un lógico equilibrio con el hábitat natural que les rodea. Pero los humanos no lo hacen. Se trasladan a una zona y se multiplican y siguen multiplicándose hasta que todos los recursos naturales se agotan. Así que el único modo de sobrevivir es extendiéndose hasta otra zona. Existe otro organismo en este planeta que sigue el mismo patrón ¿Sabe cuál es? El virus…”

(The Matrix)

Ante situaciones de injusticia de la vida cotidiana, muchas veces la impotencia nos aplasta y quisiéramos poder hacer algo o que alguien lo haga; lo mismo pasa en las situaciones de toda la especie humana. Hay situaciones de perpleja injusticia social en que algunos protestan unidos o por separado. En ocasiones la impotencia de la mayoría no ataca a algún individuo, que buscando respuestas las halla en teorías de otras culturas y usando esos conceptos crea un modelo que pueda en algo cambiar lo que ante sus ojos se ve como la perpetuación de acciones que producen una injusticia. Eso suena novelesco y heroico, y los héroes son seguidos ciegamente a veces y usadas sus ideas por otros, como su libreto para adoctrinar  a su favor masas necesitadas de entendimiento y reivindicación. La masa adora adorar. Y nuestro héroe, Karl Marx (nombre muy sonoro, muy Hollywood), salió a explicar, defender y armar una nueva propuesta salvadora, aclarando eso sí, que no borraba las escaleras pero sí atenuaba sus salientes. Si uno lo lee por primera vez, lo asimila como se asimila una taza de cafeína o una bebida energética que te da alas para revolucionarte aún si lo tienes todo y no conoces la pobreza ni en fotos, tal y como le pasa a nuestro rebelde estrato ocho Klim. Palabras como enajenación entran de inmediato para cualquier injusticia paterna, escolar, ciudadana y obvio, de Estado. Sirve tanto para patentes arbitrariedades sociales como para protestas existenciales.

En un mundo globalmente unido, demográficamente en superávit y por lo mismo con  mucha demanda para cantidad de cosas que no cubre la oferta, la palabra injusticia salta. El comunismo vs. capitalismo se asimila al ejemplar David y el abarcador Goliat. Un Goliat que acumula capital, explota a pobres hombres pequeños, enajena su trabajo y logra un plusvalor.

El comunismo, muy bien estructurado para un modelo nuevo, no triunfó pero se mantuvo en Rusia, parte de Alemania y otros sitios como Cuba.  Aún hoy se mantiene bajo el mismo denominativo en China y Nor-Corea, y con el seudónimo de Socialismo sigue en Cuba, Venezuela e hibridado en otros países. Su lenguaje se usa en toda la literatura económica como en conceptos, y su espíritu ha logrado la ganancia de derechos para los trabajadores.

Sin embargo, Marx no era eterno y murió; pero aún en vida, sus ideas fueron usadas por otros para asegurarse un lugar capitalista en la sociedad, hipnotizando a gente necesitada y, por qué ocultarlo, justificada o no, resentida, porque los resentidos son muy pasionales y gritan más fuerte e intimidan con su violencia y para un tirano socialista son muy necesarias las revoluciones de plaza. Son muy fáciles de reconocer en las redes porque siempre opinan con groserías y agresivas  invenciones  sustantivas. Esta también es una especie que dejó el Marxismo: los tiranos socialistas cuya jerga marxista sale a borbotones por sus bocas, mientras regalan mercaditos y tejas y se apropian de bienes, medios de comunicación y ponen a sus familiares en puestos de poder. Usan la misma justificación de los pastores, afirmando que el abrir sus ojos, darles mercado  de vez en cuando, casas con malos materiales y libros de su autoría, les hacen merecedores de su suntuosa vida. Y sí, lector, sus perceptibles sentidos le dirán que igualito a cualquier político capitalista. ¡Exacto! El comunismo al servicio del capitalismo y una de sus más feas caras el  “El Buen Timador”. Pero no es el único ejemplo. El hermano huraño del Buen Timador se llama Homos Economicus, y este no usa las delicadezas de las máscaras sino que camina pavoneándose cínicamente y enorgulleciéndose de robar a los “inocentes” lo que sea, desde trabajo con mano barata (explotación soterrada, diría Karl) hasta sus productos. Un caníbal, un depredador adorado hasta por inteligentes hombres, más no sabios que lo idolatran como los imbéciles adoran al bully en la escuela; pero no por nada el caníbal es despreciado por la especie, se le nomina como aberrante y en algunos países se penaliza. Eso es ignorado por la inteligente masa  económica que tiende a verlos como cliché, porque como mandan los sagrados estereotipos; si eres mamerto usas “jata” y productos artesanales y si eres economista debes ser despiadado, sin afectos y escupir una tras otra cínicas frases en favor de la depredación. Pues bien,  este segundo espécimen tiene ayuda a manos llenas del comunismo. El canibalismo y alienación odiadas, denunciadas y sustituidas por  el modelo de Marx se ven en el orgulloso Imperio Comunista Chino y sus maquilas que mantienen las enormes ganancias de empresas mundiales, entre ellas la del denominado por los comunistas, “Imperialismo yanqui”, explotando a sus amados trabajadores. Apple (http://bit.ly/HoCe75) ni se inmuta por las quejas de las malas condiciones de los trabajadores de sus fábricas chinas que hacen los costosos y magníficos productos haciendo de su acción, una de las más caras (http://bit.ly/Hw4KAX)  y sus ganancias igualan o superan las de algunos bancos. Acordándonos de la película ‘STIGMATA’ uno podría referirse al mercado del mundo como “corta un trozo de madera y allí estaré, levanta una piedra y me encontrarás” al darle la vuelta a un producto: ‘Made in China.’

Porque así como la caridad ha hecho ricos a unos pocos cristianos con la ayuda de multitudes creyentes, el Comunismo está ayudando al Capitalismo más que el propio Capitalismo  a usanza de las revoluciones hispánicas que al defender a los pobres esclavos y súbditos campesinos, los españoles nacidos en América lograron ocupar los tan anhelados puestos de poder y subyugar ahora ellos a esos esclavos y campesinos y que ellos se los agradecieran.

Greenink7657

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.