Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/2011 11:35:00 PM

A propósito de las diferencias entre Petro y Aurelio Suarez

Quisiera compartir con ustedes un artículo publicado por el MOIR y luego dejar unos comentarios: 

 

AURELIO Y PETRO NO SON INTERCAMBIABLES

 

de Jorge Enrique Robledo Castillo, el Martes, 25 de octubre de 2011, 9:41

Por: Carlos Naranjo Ossa Comité Ejecutivo Nacional del Polo Democrático Alternativo

 

En la parte final de la campaña electoral que está en proceso han venido dándose una serie de opiniones, algunas bastante tendenciosas, con el objetivo evidente de seguirle causando problemas al Polo Democrático Alternativo. Y una de las más perversas es precisamente la de que Gustavo Petro y Aurelio Suárez son, ambos, candidatos del Polo, en una “estrategia deliberada” pues “los ciudadanos pueden votar en contra (del Polo) rechazando a Aurelio Suárez, el candidato oficial, y a favor de Petro, el candidato real del Polo”.

 

Solo alguien de mente y actividades retorcidas puede salir con semejante ocurrencia. ¡Aurelio y Petro no han sido, no son ni serán intercambiables! ¡Hay profundos abismos entre ellos! Abismos políticos, ideológicos, personales. Petro es individualista, Aurelio es el trabajo común, colectivo. Petro es la falta de principios, el acomodo, la violación de las normas, así él haya contribuido en su elaboración. Aurelio es leal con los amigos y también con los enemigos; nunca se le escuchará una mentira o una tergiversación para sacar adelante una tarea o un debate, o para debilitar a un contrincante. Aurelio es el vocero de una organización, Petro es apenas vocero de sí mismo. Aurelio es firme defensor de los ideales y objetivos del Polo, Petro fue casi desde su fundación un caballo de Troya, hizo labor de zapa, y renegó varias veces de su militancia hasta retirarse oficialmente para aparecer con una organización de bolsillo.

 

Mientras Aurelio ha sido modesto, firme, paciente y persistente en sus luchas y en sus compromisos partidarios, Petro ha dado tumbos políticos y organizativos al vaivén de sus apetitos personales. El que ayer era para él un héroe, hoy lo convierte en canalla. O al revés. Valga un ejemplo: en la segunda vuelta de la campaña presidencial pasada, él y sus amigos en el Comité Ejecutivo Nacional del Polo insistieron en que debíamos votar por Mockus porque no hacerlo sería contribuir a elegir a Juan Manuel Santos, según ellos “el criminal más grande de la historia colombiana”. Sin embargo, a las pocas horas el país entero lo vio reuniéndose con Santos, sin consultar con la Dirección del Polo, y por encima de las decisiones de sus organismos de dirección.

 

Mucha tela tenemos para cortar sobre el papel jugado por Gustavo Petro mientras estuvo en el Polo. Pero volvamos al tema de esta nota. Petro es candidato de Los Progresistas, agrupamiento conformado principalmente por tránsfugas del Polo. Su programa de campaña a la Alcaldía de Bogotá es diametralmente diferente al Ideario de Unidad de nuestra organización, lo que es fácilmente comprobable si se compara con el programa de campaña de Aurelio Suárez. El de Petro se acerca, hasta quemarse, con los programas de los candidatos neoliberales. No hay diferencia sustancial entre lo que plantea Petro y lo que defienden Peñalosa y Gina Parody. El de Aurelio es un llamado al combate contra las políticas imperantes en la nación y en defensa de los intereses populares.

 

Y como si fuera poco, Aurelio hace una campaña sin mayores recursos económicos, apoyándose en el esfuerzo del Polo y sus amigos para enfrentar las tergiversaciones y maniobras de los grandes medios de comunicación y de los fabricantes de encuestas, que buscan borrar el Polo del mapa político, mientras Petro cuenta con el beneplácito de los manipuladores de la opinión y la ayuda económica de grandes empresas y firmas, muchas de ellas transnacionales y varias con orígenes sospechosos.

 

Valdría preguntar: ¿Para alguien que pretende ser vocero de los desposeídos de Bogotá, y que se hace aparecer como “el campeón de la moralidad” es permisible ser financiado por El Éxito, propiedad de la multinacional francesa Casino, y causante de la ruina de miles de tenderos bogotanos? ¿Es permisible ser patrocinado por Colpatria, hoy también en poder del capital financiero internacional? ¿Está bien servir de comején del Polo cuando se reciben fuertes sumas de Rock Ar Ingenieria EU, de WLS. de SMG, de Pilastro Ingeniería y Construcción SAS, Tribeca Asset Management SAS y Tramsar SAS?

 

Hasta acá el artículo, ahora mis comentarios...

 

Al senador Robledo y a Carlos Naranjo se les olvida las alianzas electorales, políticas,sindicales y de otro orden que han hecho en el pasado. Sin embargo muchas de ellas, que motivaron rupturas en el MOIR, podían explicarse en su contexto, pero no por ellos caer en la torpeza (hoy día enfangada de estupidez) de señalarlos de "traidores, vendepatrias o deshonestos". Robledo y Naranjo como seres humanos son merecedores de respeto e incluso de admiración, su terrible error es concebir el mundo y la política como un universo inmutable. "Yo tengo la razón, porque tengo principios y mis principios no los cambio por nada". "Por fuera de ello lo demás es derecha y por tanto condenable".

 

El problema actual de la izquierda no es que "un grupo de transfugas" se fueron para Progresistas, la verdad es que el electorado fundamental del Polo está con Progresistas y en el Polo se quedaron los irreductibles. Esto es, la eterna izquierda principista que no se inmuta ni con la caída del muro. Para ellos el mundo sigue detenido en los 60s del siglo pasado.

 

Y es cierto, Petro tiene muchos defectos -¿quién no?- pero ha tenido la virtud de bajarse de esa bicileta estática que es la izquierda dogmática, sectaria y marginal que solo conoció el calor de las masas cuando Petro y otros "traidores neoliberales" les abriron las puertas en el PDI, que luego se tomaron en el PDA echando y humillando a los anfitriones de meses antes. Esa izquierda esta repitiendo el error de toda la vida, ayer, preferir a Gabriel Turbay en lugar de Gaitan, o a Santofimio o Durán Dussan, o Consuelo de Montejo en alianzas regionales que nadie recuerda, y hoy a los Moreno que a un progresista como Petro. Pues este 30 de octubre gracias a la defensa de esos "principios"volverán a su infalible 5 por ciento electoral de toda la vida, con el cual han pretendido hace 50 años tomarse el poder.?

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.