Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/16/2012 4:28:37 AM

"Seguridad" irrespetuosa para pereira por parte del Centro Comercial Alameda


 
 
 Por Hernando Salguero Florez 
Periodista
La siguiente es la nota que le envie a los directivos del Centro Comercial Alameda de Pereira en torno a los irrespetos vedados que se cometen permanente contra los miles de  usuarios que lo visitan permanentemente  por parte de celadores de esa entidad inmersos en la peligrosisima "seguridad" privada: 
 
Apreciado Señor:
Resido en Pereira y soy periodista profesional. 
Hace algún tiempo visité como cliente  el Centro Comercial Alameda de esta ciudad y tengo algunos conceptos sobre éste y su organización.
En la parte arquitectónica, la edificación es bellisima, y resulta muy cómoda para el comprador. 
Sin embargo, noté un exceso de seguridad en los respectivos locales y en toda el área, lo que hace creer a los compradores  -- MUCHOS ME LO HICIERON SABER Y ME PIDIERON QUE HICIERA UNA PUBLICACIÓN EN MI PERIÓDICO LA VERDAD DENUNCIANDO ESTA SITUACIÓN-,   que la empresa desconfía terriblemente  de ellos asimilándolos con delincuentes que pueden ir a robar o a hacer daño cruento. Se me ocurre pensar que ustedes creen que todo el que entra a su establecimiento puede ser un delincuente.
Ve uno con extrañeza que  en la puerta de los almacenes grandes permanecen cuatro o cinco  celadores usando trajes raros, con  el mote grande en la espalda que dice Seguridad. Requisan a las personas que entran, lo cual está expresamente prohibido pues esta acción es potestativa de agentes del Estado. Agregado, se nota en sus rostros una permanente ansiedad, seriedad absoluta y rabia contra las personas, ni siquiera una una sonrisa para nadie y su mirar es agresivo, tanto que observan de arriba a abajo a los clientes sin importar su edad, hombres mujeres, niños y ancianos, con aire despreciativo y hasta cierto punto humillante. 
En los diversos almacenes se pueden ver aparatos detectores de armas y buena parte de las personas que atienden se notan nerviosas cuando entra algún comprador, sin importar que llegue con la esposa e hijos. 
No entiendo cómo los propietarios de  negocios que están dentro de  su Centro Comercial que tiene tan severas medidas de seguridad que rayan en una clásica paranoia-esquizofrénica, no confíen en "la seguridad" que ustedes montan y tengan que utilizar estos aparatos, puesto que se sobrentiende que nadie se atrevería a hacer un atraco, máximo que las intalaciones deben de tener centenares de cámaras y hombres debidamente armados por doquier.
Quiero que entienda que no estoy en contra de tomar algunas medidas de seguridad para garantizar que no se cometan robos. Pero de allí a irrespetar sin consideraciones abiertamente a los usuarios, usando una autoridad que no tienen por Constitución, hay mucha diferencia pues Colombia es una nación decomocratica en donde impera, o debe imperar al menos, un mínimo respeto entre  los asociados. Claro que se deben tomar medidas pero dentro de una sana salud mental, quiero decir con  coherencia y equilibrio. 
En el caso de Pereira (soy de Bogotá) opino que la ciudad merece respeto y no está habitada por ladrones. Claro que los debe haber como en todas partes, pero son una ínfima  parte de sus habitantes, además opino que muy pocos están incluidos en los estratos sociales altos que los visitan.
Finalmente se me ocurre pensar que esta actitud no hace sino agrandar la lucha de clases que hay en Colombia y causar resentimiento contra los empresarios. Sus medidas de "seguridad", ( la inseguridad de la seguridad) generan rabia y violencia interior. No se puede humillar a la gente de esa manera utilizando como mampara la propiedad privada la cual está reglamentada por Ley.
Espero se tome estas observaciones como una colaboración de mi parte no como una queja personal, busco que los turistas, habitantes de Pereira y en general quien los visite salga con una magnifica impresión de la buena salud mental de los comerciantes y de su cariño por quienes los sostienen. Y también de Pereira, pues esta no es una ciudad de locos. Recuerde que los derechos de ustedes terminan donde comienzan los de las personas como debe ocurrir en un pais de derecho como es Colombia. El hecho de que ustedes tengan dinero no les da derecho de pisotear la honra de las personas. 
Atentamente,
HERNANDO SALGUERO FLOREZ 
PERIODISTA PROFESIONAL 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.