Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/21/2012 4:43:32 PM

REFLEXIÓN

Un viejo empresario cansado y arruinado, se encontró cierto día un sabio camino a su compañía. No  queriendo desaprovechar la gran oportunidad, el viejo le preguntó por una fórmula mágica para devolverle a su compañía el éxito y las riquezas que había perdido. Ante la pregunta, el sabio
respondió: “Cuando llegues cada mañana, saluda a cada uno de tus empleados por su nombre; y al retirarte cada noche, agradéceles la labor realizada”. El viejo pensó que el sabio se había vuelto loco, pero aun así decidió poner en práctica su consejo. Al llegar a la compañía e intentar iniciar
con su plan, se dio cuenta de que no conocía los nombres de todos sus empleados; y peor aún, no conocía muchos de los trabajadores que habían ingresado recientemente. Fue por lo cual, que inició un recorrido por toda la planta y cada una de sus oficinas, preguntando nombres para poder
cumplir con lo solicitado por el sabio. Al hacer las visitas, además de conocer nombres, conoció géneros, edades y cualidades. Logró resolver una que otra inquietud por parte de los empleados y enviar a mantenimiento, una que otra máquina en mal estado. Al pasar un par de semanas, ya
conocía los nombres de todo el personal; por lo tanto, ya lograba cumplir con el consejo del sabio.

 

El viejo empezó a evidenciar que su empresa estaba funcionando como lo hacía anteriormente. Cuando culminaba la jornada, tomó la costumbre de sentarse a la entrada, para agradecerles a
todos la labor, y cumplir con la segunda parte del consejo. Este espacio, empezó a ser aprovechado para conocerlos un poco mas y hablar sobre el crecimiento de la compañía.

 

Al término de unos pocos meses, el viejo se encontró nuevamente con el sabio y le dijo: “Gracias por el consejo, fue un milagro haber recuperado nuevamente mi compañía”; a lo que el sabio le contestó: “Yo no hago milagros, tan solo le muestro a los ciegos el camino que deben recorrer.


“Pero si yo no estoy ciego”, refutó el viejo. “Sí”, dijo el sabio; “Ciego no es tan solo aquel que no logra ver una situación en medio de la luz; sino todo aquel que no ve el camino en medio de la oscuridad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.