Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Un equipo no santo el de Peñalosa

Se sabía que Peñalosa llegaba a la administración a hacer cambios, igualmente la premisa en la vida es que los cambios no le caen bien a todo el mundo.

Compartido 0 Veces

Sin embargo, los primeros movimientos del nuevo alcalde tienen bastantes cuestionamientos. Destacaré tres de ellos.

Tal vez uno de los casos que más llama la atención es el del nombramiento de Consuelo Araujo en la Secretaría de Integración Social, la cual es la entidad distrital encargada de la atención a la población más vulnerable de la ciudad. Este nombramiento es cuestionado por dos razones. En primer lugar, Consuelo Araujo pertenece a una de las familias que tuvo mayores relaciones con grupos paramilitares.

Su hermano Álvaro Araujo llegó al senado después de que los paramilitares le colocaron miles de votos en la denominada estrategia que ideó Jorge 40, comandante del Bloque Norte de las AUC, de los Distritos Electorales, donde básicamente el departamento del Cesar fue dividido en grupos de municipios y a cada político que negoció con Jorge 40 se le asignó un número determinado de municipios, en ellos los paras obligaban a la población a votar sólo por ese candidato y sacaba más del 70 % de los votos en ese municipio.

También otro miembro de esa familia Araujo, en la época en que Jorge 40 era amo y señor de la Costa Atlántica, Hernandito Molina, primo hermano de los Araujo, fue gobernador del Cesar y fue candidato único a esa gobernación, puesto que los paras obligaron a los demás candidatos a renunciar. Hernandito Molina no era sólo aliado político, era miembro de las AUC, conocido con el alias de 35. No se debe olvidar que este Bloque Norte de las AUC cometió más de 300 masacres, aún en plena negociación de Ralito, cuando supuestamente estaban en cese al fuego, asesinó más de 2000 personas, entre ellas al profesor Correa de Andreis uno de los académicos más brillantes de la Costa.

Su hermano Sergio Araujo fue intermediario entre el gobierno de Uribe y Jorge 40. Según Sergio, esta intermediación se hizo para facilitar las conversaciones, aunque, nunca fue capaz de salvar una vida, de impedir un asesinato o de cuestionar públicamente las masacres de las AUC. Tal vez se dedicó a tomar Whiskey con su gran amigo Jorge 40.

De hecho fue gracias al poder de los Araujo, a su votación y a su influencia en decenas de alcaldías, que el entonces presidente Uribe nombró a Consuelo Araujo como canciller de la república. Era una de las protegidas del actual senador del Centro Democrático. Se podría decir que la prueba reina de que el uribismo, nuevamente dejó botado a Pacho Santos la última semana antes de elecciones y apoyó a Peñalosa, fue el nombramiento de Consuelo Araujo.

En segundo lugar, la secretaria Araujo, aunque es la encargada de la atención a población vulnerable, seguramente nunca ha visto un pobre a menos de cinco metros de distancia, no debe saber nada de política social. Pero lo que más ofende de este nombramiento es que es una bofetada a las víctimas del conflicto armado, pues demuestra que a pesar de que en Bogotá hay decenas de miles de víctimas del conflicto, al actual alcalde le importa un bledo este tema y obvio el tema de paz.

Otro de los casos a mencionar es la cercanía del actual alcalde con personas cuestionadas del partido Cambio Radical. No me refiero a la esposa de Álvaro Cruz, el exgobernador de Cundinamarca, preso por participar en el carrusel de la contratación de Bogotá - esta señora, Luz Zoraida Rozo, fue condenada por presionar funcionarios de la justicia colombiana para que no investigaran y durante años ha sido la mano derecha del alcalde Peñalosa. Por el contrario me refiero al concejal Julio Cesar Acosta, hijo del exgobernador de Arauca, Julio Acosta Bernal.

Acosta Bernal está siendo procesado por relaciones con grupos paramilitares, además diferentes versiones lo sindican de ser responsable de una serie de homicidios. No se debe olvidar que el comandante militar del Bloque Vencedores de Arauca era alias Tolima o Félix Bata, que había sido durante años jefe de escoltas de Julio Acosta Bernal. Además, el ingreso de los grupos paramilitares entre los años 2001 y 2002 coincidió con el empoderamiento de Acosta Bernal como cacique político del departamento.

En el siguiente video se ve a Enrique Peñalosa promocionando al candidato Julio Cesar Acosta, uno de los concejales más votados el pasado 25 de octubre de 2015.

Julio Cesar Acosta además es esposo de la hija de Plinio Olano, político cuestionado del departamento de Boyacá y hermano del confeso político German Olano, quien fue procesado por participar en el carrusel de la contratación en Bogotá. Acosta, nunca tuvo una trayectoria política o pública en Bogotá, sin embargo luego de alianzas con caciques bogotanos resultó elegido como concejal, apoyado y financiado por su padre. Hoy está entre los cinco más votados en Bogotá.

Un último caso que valdría la pena referenciar, es el nombramiento del secretario de ambiente Francisco Cruz. El senador Lizcano manifestó que este señor durante su gestión en Aerocáfe tuvo comportamientos cuestionables en la administración del dinero. Al respecto el senador señaló que; “El mayor responsable del fracaso de Aerocafé en Caldas es Francisco Cruz, él fue uno de los primeros gerentes a los cuales se les entregó recursos de la Nación, más o menos 250 mil millones de pesos, en el gobierno de Álvaro Uribe, donde se hizo la pista de Aerocafé que tuvo varios cuestionamientos de tipo contractua y además dos o tres terraplenes hechos se cayeron”.

Así pues comienza el Equipo que va a recuperar a Bogotá.

Cargando Comentarios...