Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/9/2003 12:00:00 AM

El artista de las empresas

Dedicado y experto en el liderazgo empresarial, Jorge Hernán Cárdenas es el nuevo director de la Fundación Corona.

Cuando Jorge Hernán Cárdenas, nacido en Medellín hace 42 años y criado en Bogotá, estudiaba ingeniería industrial en la Universidad de los Andes, era representante estudiantil, participaba en todos los foros y conferencias, tomaba cuanta clase podía y hasta montó su propio negocio (una empresa de brownies).

Su primer puesto fue en el Instituto CER -centro de investigaciones en política pública- al lado de Eduardo Aldana, su director de tesis. Después estuvo en Fedesarrollo, como investigador, hasta el día en que se ganó una beca para hacer una maestría en economía en la Universidad de Minessota. Como monitor de una materia dictaba clase una vez por semana y descubrió la enorme pasión por la docencia. Dice que la debió heredar de su abuelo materno, Peter Santa María, un ingeniero civil que durante 16 años fue decano de la Escuela de Minas de Antioquia. Por eso cuando se le pregunta qué es lo que mayor orgullo le produce, no duda en responder que ser un buen maestro.

En 1986 se vinculó como profesor de cátedra de la facultad de ingeniería de Los Andes. Alternaba las clases con su trabajo en la división de estudios monetarios y financieros del Departamento Nacional de Planeación. De ahí pasó a la vicerrectoría de la Universidad Nacional de Colombia, donde estuvo durante cuatro años hasta que el presidente César Gaviria (una de las personas a las que más admira) lo nombró consejero presidencial para la modernización del Estado. Un estudioso consagrado, se devolvió luego a la universidad; esta vez al famoso Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, a hacer una maestría en administración de negocios (MBA).

Se quedó en Estados Unidos como asesor especial de la OEA en Washington, pero no dudó en regresar cuando un día lo llamaron de la Universidad de los Andes para proponerle la decanatura de la facultad de administración, en marzo de 1997.

Desde entonces se ha propuesto consolidar uno de los mejores programas de pregrado de América Latina en este campo. Desarrolló una escuela de posgrado que quiere formar líderes con sentido social y crear nuevos y fuertes vínculos con el sector empresarial.

Cárdenas arranca ahora un nuevo trabajo, que muy probablemente lo entusiasma aún más que todos los anteriores: dirigir la Fundación Corona. Es que desde siempre ha sido un obsesivo con la idea de que lo que haga le sirva al país. En esta Fundación, tan central en la promoción de la microempresa y del desarrollo social en Colombia, tiene el reto de continuar la labor de Guillermo Carvajalino que la deja en un punto muy alto.

Quienes han trabajado con él aseguran que tiene todas las cualidades para ejercer su nuevo cargo. Es un trabajador inagotable, profundo y líder nato poseedor de un gran carisma. También lo describen como un conciliador y buen escucha.

La fama de que llega tarde a todas partes la compensa con la dedicación y el amor que le pone a todo lo que hace. Nada lo mueve más en la vida que el sentido de logro y la necesidad de hacer bien las cosas. Y la familia, claro está: sus tres hijos y su esposa Marcela.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.