Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/1999 12:00:00 AM

EL PULITZER COLOMBIANO

La semana pasada Gerardo Reyes hizo realidad, por primera vez para el país, el sueño de <BR>muchos de sus colegas: ganar el premio más importante del periodismo mundial.

Desde que la Fundación Pulitzer instituyó el premio en 1917, año en que Herbert Bayard
Swope se llevó el máximo reconocimiento por su trabajo sobre el imperio alemán publicado en el New York
World, la importancia del galardón ha crecido como espuma. Tanto que para los norteamericanos el Pulitzer
es algo similar a un Nobel de periodismo con el que muchos reporteros sueñan pero que muy pocos
obtienen. La semana pasada, y en un hecho sin precedentes en la historia del periodismo nacional, le tocó
el turno a un colombiano: Gerardo Reyes. Vinculado al diario Miami Herald desde 1987, luego de haber
conformado, al lado de Daniel Samper y Alberto Donadío la unidad investigativa de El Tiempo, Reyes hizo
parte del equipo de reporteros del periódico estadounidense que reveló el fraude en el sistema electoral del
Estado de la Florida que finalmente le costó el puesto al alcalde de Miami, Xavier Suárez. En particular, el
periodista colombiano trabajó en el caso de un gran número de personas que habían votado a pesar de estar
condenados penalmente. En la investigación, que demoró más de seis meses, participaron 11 periodistas
más, cuatro editores y dos analistas de datos.El premio Pulitzer es el reconocimiento a la seriedad y la
dedicación con que este periodista cucuteño ha tomado un oficio que lo tiene ubicado como el mejor
investigador del país.Gerardo ha estado vinculado permanentemente a SEMANA como corresponsal en
Estados Unidos y en la actualidad ejerce como asesor editorial en esta revista, además de dirigir la unidad
investigativa que formó a su regreso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.