Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2002 12:00:00 AM

Música maestro

Peregoyo, legendario músico de la Costa Pacífica, lanza un exitoso CD a los 94 años., 50999

El maestro Enrique Urbano Tenorio sólo se encontró con la música, su pasión, a los 24 años. Nació en Buenaventura en 1908 y, como la mayoría de los porteños, aprendió la vida de mar desde muy joven pero quiso buscarse un mejor futuro y se metió al equipo de obreros que operaba la draga que limpiaba la bahía de su ciudad. En esas llegó al puerto el músico pastuso Manuel María Burbano para formar la banda municipal. Descubrió la gran aptitud de Urbano para el saxofón y le enseñó a leer y a escribir partituras. Desde entonces, como dice su mujer, Inés, “Peregoyo vive para dos cosas: la música y la enseñanza”. Fue profesor durante 33 años de dibujo, caligrafía y música en el afamado colegio Pascual de Andagoya.

En 1963 organizó su primera orquesta, Bahía. Debutó en la feria de Yumbo, donde se enfrentó en un sensacional mano a mano con la famosa banda municipal de Palmira. “Estábamos nerviosos pero cuando comenzamos a tocar nos fuimos calmando, recuerda Peregoyo. Para al final del segundo tema toda la gente rodeaba la tarima donde tocábamos y se habían olvidado de la banda de Palmira”.

Con Bahía logró su primer éxito: la canción Mi Peregoyo, que le dio origen a su nombre artístico. Hoy explica que se le dice Peregoyo a una persona que anda muy arreglada, “con todo el baúl encima”. Después bautizó la orquesta Peregoyo y su Combo Vacana. “Lo de Vacana es porque la orquesta la conformábamos músicos del Valle, del Cauca y de Nariño. De allí proviene el Va-Ca-Na”, explica.

Fieles al folclor nacional, Peregoyo y su Combo Vacana crearon interpretaciones que también estaban influenciadas por el jazz. En la década del 60 y parte de los 70 su música fue popular entre el público colombiano y también en el exterior. Pero luego, con la irrupción de la música comercial en el mercado nacional —y que según el musicólogo Germán Patiño marcó una crisis creativa entre los compositores colombianos que duró casi 30 años— Peregoyo, como otros músicos de su estilo, no tuvo más eco en la radio ni en las casa disqueras.

No obstante en los últimos años los compositores nacionales, como Joe Arroyo y Carlos Vives, han ido regresando a las raíces del folclor para reinventarlo, y es en este nuevo ambiente que Peregoyo y su Combo Vacana están renaciendo. Han lanzado un CD con éxitos como Mi Buenaventura, Mi Peregoyo, La palma de chontaduro, La guitarra desbaratada, Maximina, Facunda y un arreglo especial del tema Caravana. La grabación fue producto de un premio que obtuvieron en 2000 cuando el jurado del Festival Petronio Alvarez los declaró fuera de concurso. “Este CD es un homenaje a la persistencia, al tesón y al ánimo que demostraron Peregoyo y su Combo Vacana que, a pesar de no estar vigentes en el gusto de la juventud y de no ser los mismos jovencitos de hace 40 años, participaron en el festival más importante de música del Pacífico”, dice Patiño.

Sentado frente al mar a Peregoyo, con una gorra que jamás se quita y su saxofón siempre listo, se le pierde la mirada, al igual que se le han refundido muchos acordes de la música que compuso, las letras de las canciones que cantó, las caras de sus alumnos, su pensión de maestro. Pero como él dice, “tiene el baúl encima” y en su música, auténtica y popular, puede tener la esperanza de que, como al cubano Compay Segundo del Buena Vista Social Club, su verdadero éxito le llegue a los 94 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?