Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/8/2001 12:00:00 AM

Novelista de verdades

Joe Broderick, autor de la clásica biografía de Camilo Torres, ahora revela la desconocida historia del cura Manuel Pérez.

A Walter J. Broderick todo el mundo le dice Joe. Se siente como en casa en Australia, donde nació, y en Irlanda, de donde son sus ancestros. Pero está en casa cuando llega a Colombia. Por eso la conoce bien.

Aquí se casó con María Emilia Echeverry; aquí tuvo sus hijos Wally y Danny; aquí, en el monte helado de La Calera, los crió libres y seguros; aquí ha publicado más de 30 libros educativos, textos y cartillas sobre la granja integral, la salud de la mujer, el control biológico de la malaria y muchos más. Tirajes de 300.000 ejemplares.

Llegó a Colombia en 1968 por una buena estrella, como dice hoy, cuando le falta un mes para cumplir 66 años. Era cura católico, había sido secretario del nuncio de Su Santidad en República Dominicana y misionero en Perú. Vino a discutir la ‘No Violencia’ como arma de cambio invitado por curas paisas. Iba de paso a Chile, pero se quedó. Las ganas de conocer a Germán Zabala —“un apóstol de la revolución a ojos de un muchacho impresionable”, como le dijo a un documentalista que contó su historia en 1996— lo jalaron a Bogotá y se unió al grupo de Golconda, ese conjunto de sacerdotes que querían cambiar las estructuras de poder con el mensaje cristiano. Broderick les hizo de estafeta, los mantenía comunicados entre sí.

Después se salió de cura y comenzó a escribir novelas de realidad. La primera, la de Camilo Torres, el cura guerrillero, publicada primero por Doubleday en Nueva York en 1975 y luego en Bogotá. Después la historia de Eamon Casey, aquel obispo irlandés caído en desgracia cuando se descubrió que tenía mujer e hijo. Fue un best seller en Irlanda, donde vivió un tiempo con su familia. En 1998 su cuento verdadero fue sobre los estragos que dejó Cartón de Colombia en el Pacífico.

Con español de cachaco Broderick va diciendo lo que piensa, toma del pelo y dice que le gusta este país por su gente, su geografía y sus climas —porque son varios—. Ahora salió con otra biografía, la de un personaje introvertido y metódico, el cura Manuel Pérez, jefe del ELN, El guerrillero invisible. Fue una investigación que le encargó Intermedio Editores y, como con las anteriores, Broderick se le metió en serio. Es el retrato de Pérez hasta 1978, el cura de confesionario y no de púlpito, que influía en cada uno por sus consejos, no con discursos para el montón.

“Del cura Pérez no se conocen ni sus datos biográficos básicos”, dice el autor. Por eso adivina que se van a sorprender todos, hasta su familia en Alfamén, en España, y los guerrilleros que vivieron con él muchos años. Sólo un detalle por ejemplo: ha sido uno de los pocos sacerdotes ordenados por un papa y fue Pablo VI.

Con esta novela de realismo —más desolador que mágico— Broderick se consagró como colombiano. Un honor un poco triste por estos días pero que se nota que lo siente de verdad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.