Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2000/01/17 00:00

SALVADO DE LAS BALAS

Cientos de policías murieron este año resistiendo asaltos guerrilleros. Los que sobrevivieron, <BR>como Martín Guillermo Mosquera, dan fe de su valor.

SALVADO DE LAS BALAS

Ni las cajas de aguinaldos para los niños pobres se salvaron de las bombas y los cilindros de
gas arrojados por las Farc contra la estación de Policía de San Luis, Antioquia, el sábado 11 de diciembre.
Desde la primera arremetida casi todo voló, incluidos los cuerpos de varios de los agentes apostados en el
sitio. El de Martín Guillermo Mosquera fue uno de ellos pero, a diferencia de algunos de sus amigos, sobrevivió
al impacto y siguió disparando su fusil hasta que una segunda descarga le derribó un muro encima. Allí
permaneció 42 horas, en las que _en medio de la inconsciencia y temiendo permanentemente por su vida_
fue testigo de la sevicia de la guerrilla y el valor de los demás patrulleros. Y hoy, recuperado físicamente, no
para de contarlo. Sabe que ya nada puede hacer, pero sabe también que su relato podrá al menos prolongar
por un tiempo la memoria de los siete compañeros que perdieron la vida en el asalto y que ya no podrán
celebrar, como él, la esperada Navidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.