Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2011 12:00:00 AM

Acabar el Consejo Nacional Electoral, propone el Consejo de Estado

La reforma a la justicia propuesta por el Consejo de Estado plantea crear un nuevo organismo electoral integrado por nueve consejeros que no serían postulados por los partidos políticos.

La reforma a la justicia que propone el Consejo de Estado tiene un artículo muy controvertido para los partidos políticos. Propone eliminar el Consejo Nacional Electoral (CNE), organismo que se ha convertido en uno de los principales fortines partidistas del Estado.

La propuesta es crear, en reemplazo del CNE, la Comisión Nacional de Control de Vigilancia Electoral. De ser aprobada por el Congreso, esta no solo sería la máxima autoridad en la materia, si no que en su origen ya no podrían ‘meter la mano’ los partidos políticos.

Porque la postulación de los integrantes de ese organismo se haría a través de una convocatoria pública y un concurso de méritos. Esta será refrendada por los presidentes de la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y la Corte Constitucional. Posteriormente, el Congreso en pleno, elegirá por mayoría simple entre los candidatos que postulen las cortes.

Un cambio total de la forma como se escogen los actuales magistrados. Hoy, son postulados por los partidos políticos, dependiendo su poder y representación en el Congreso.

Por eso, hay quienes aseguran que la máxima autoridad electoral, por la naturaleza de su elección, “se ha politizado”, como afirma el senador Luis Carlos Avellaneda (Polo), para quien el origen partidista del Consejo Electoral “pone en duda su imparcialidad”.

El propósito del Consejo de Estado es dotar a la máxima autoridad electoral de “independencia política”, como garantía para el proceso democrático en las elecciones por voto popular.
 
"Creemos necesario un procedimiento diferente en la elección al hoy vigente. En el Consejo Nacional Electoral no existe independencia política por parte de los integrantes de este organismo de control y vigilancia electoral, frente a los partidos y movimientos políticos que actualmente son los que los postulan y los eligen”, considera Mauricio Fajardo, presidente del Consejo de Estado.

Y es que el actual Consejo Electoral, elegido por el Congreso en pleno en agosto del 2010, está integrado por tres magistrados que representan a La U, dos al Partido Conservador, dos al Partido Liberal, uno a Cambio Radical y uno al PIN.

Así se lo repartieron en el Congreso los partidos mayoritarios, y dejaron sin representación a movimientos como el Polo (el único de oposición), el Partido Verde y el independiente MIRA.

No es el único cambio que propone el Consejo de Estado. También plantea ampliar de cuatro a seis años el periodo de ejercicio de quienes integren la Comisión Nacional de Control y Vigilancia Electoral.

Según el magistrado Mauricio Fajardo “la finalidad de aumentar el período de estos servidores es garantizar la autonomía de sus actuaciones”, para que no coincidan con el periodo de los congresistas, que es de cuatro años.

El exmagistrado del Consejo Nacional Electoral, Antonio Lizarazo considera que, con esta propuesta, el Consejo de Estado “pone el dedo en la llaga” y abre un debate “necesario para el equilibrio de poderes del Estado”.

Según Lizarazo, el actual sistema de conformación del CNE “no es el ideal”, porque en la actualidad los partidos políticos son objeto de inspección y esta la adelantan servidores postulados y escogidos por los propios partidos. “No sé si sea la mejor fórmula, pero es saludable ‘despartidizar’ a la máxima autoridad electoral”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.