Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/27/2012 12:00:00 AM

Alejandro Ordóñez, el procurador de la 'Unidad Nacional'

En una polémica sesión, el Senado se volcó de manera abrumadora a favor de Ordóñez: 80 votos. María Mercedes López obtuvo cinco y Orlando Gallo, dos. El reelegido jefe del ministerio Público agradeció la muestra de "independencia” del Congreso.

Alejandro Ordóñez estará al frente de la Procuraduría por otros cuatro años. Así lo decidieron los partidos de la Unidad Nacional que, a pesar de la renuncia de María Mercedes López, candidata del presidente Juan Manuel Santos, aprobaron la reelección del actual procurador general de la Nación.
 
El Senado tomó esta decisión en una votación secreta, en la que 80 senadores depositaron en la urna igual número de papeletas con el nombre de Ordóñez. Orlando Gallo obtuvo dos votos y María Mercedes López cinco.
 
Aunque la decisión se conoció hacia las 10:30 de la noche, parecía advertida desde las primeras horas de una de las más polémicas jornadas que se recuerden en el parlamento colombiano, incluso desde meses atrás, pues Ordóñez fue ternado con tres meses de antelación e hizo campaña sin que el Consejo de Estado ni el presidente Santos presentaran a su respectivo candidato.
 
¿Hubo terna?
 
Y la decisión resultó polémica, primero, por la incertidumbre que generó la renuncia de María Mercedes López a conformar la terna de candidatos. Una decisión que la candidata notificó a los medios de comunicación.
 
El Senado siguió adelante con el proceso electoral con el argumento de que se trataba de "renuncia inane". El propio presidente del Senado, Roy Barreras, dijo que "jurídicamente, la terna existe".
 
Tesis que cobró más fuerza cuando Luis Fernando Velasco (P. Liberal) le preguntó al secretario general del Senado, Gregorio Eljach, si el presidente de la República, Juan Manuel Santos, había retirado la postulación de María Mercedes López. La respuesta fue concluyente: "El Senado no ha recibido ninguna notificación al respecto del presidente de la República". En otras palabras, Santos "no aceptó la renuncia", explicó el senador Barreras.
 
Otra tesis defendieron los senadores de la oposición. Jorge Enrique Robledo y Camilo Romero, ambos del Polo, acogieron el concepto de los expresidentes de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria y José Gregorio Hernández, quienes afirmaron que tras la renuncia de María Mercedes López, el Senado decidió elegir al nuevo procurador sin existir una terna. "Una terna es de tres, no de dos", sostuvo Romero.
 
La plenaria acogió el concepto de las mayorías, no el de la oposición, por eso, se procedió a la elección en la que sólo fueron escuchados Alejandro Ordóñez y Orlando Gallo Suárez, candidato del Consejo de Estado. María Mercedes López prefirió no hacer presencia en el Capitolio, aunque ya había justificado las razones de su renuncia.

Senadores, ¿sin conflicto de interés?

La otra polémica en la elección se produjo cuando se radicaron 40 impedimentos de igual número de senadores. Ellos argumentaron estar incursos en "conflicto de interés" en la elección de la cual el actual procurador, Alejandro Ordóñez, era uno de los candidatos. (Ver: Senado rechazó 40 impedimentos para elegir procurador)

Un conflicto de interés que estaba enmarcado por cinco razones. Por tener investigaciones disciplinarias en la Procuraduría, pues Ordóñez actúa como el juez disciplinario de los congresistas; por tener familiares o parientes con investigaciones en la procuraduría; por tener investigaciones en la Corte Suprema de Justicia, procesos en los cuales la Procuraduría debe emitir su concepto; por tener familiares o parientes vinculados al organismo de control en cargos de carrera o de libre nombramiento; o por haber sido recusados.

A pesar de los argumentos de los senadores impedidos, la plenaria decidió rechazarlos de forma sistemática. Solo los aceptaron los senadores del Polo, pero fueron derrotados con amplitud.

Esa decisión se tradujo en que 40 votos, que podrían perderse, fueron habilitados. Fueron 98 los senadores presentes fueron obligados a votar en la elección de procurador.

Y eso a pesar que organizaciones civiles que estuvieron vigilantes del proceso, como la coalición Elección Visible, habían considerado que los senadores en condiciones de conflicto de interés deberían marginarse de la votación.

Respaldo político, ¿secreto?

La reelección de Alejandro Ordóñez, que desde varias semanas atrás parecía estar cantada, fue ratificada, además, con la decisión de los partidos políticos de dejar en libertad a sus senadores de votar por cualquiera de los candidatos.
 
Para que ordóñez hubiera alcanzado la cifra de 80 votos, es lógico que tuvo que contar con el respaldo de todos los partidos políticos de la coalición de gobierno, pues precisamente, la Unidad Nacional en el Senado se traduce en ese número de parlamentarios.

Sólo el Polo Democrático manifestaron públicamente su voto en contra de la reelección del procurador. En total hubo seis votos en blanco, que se presumen del Polo Democrático, como también se presume que los cinco votos por María Merdes López habrían sido depositados por el Partido Verde. Difícil saberlo, pues en las elecciones que hace el Congreso, el voto también es secreto.  

Jorge Robledo, jefe de la oposición en el Senado, quien tras comprobar que no tenía investigaciones disciplinarias confesó “el gustazo de votar en contra de Alejandro Ordóñez”, consideró que la decisión del Senado fue una evidencia para demostrar que el candidato del presidente Juan Manuel Santos no era María Mercedes López, sino el propio Alejandro Ordóñez. “Aquí nunca hubo terna”, denunció.

Los demás senadores acogieron al reglamento y depositaron su voto en secreto. Sin embargo, pronunciamientos como los de los senadores Camilo Sánchez y Carlos Soto, quienes anunciaron su voto por Ordóñez,  fueron evidencia de que el Partido Liberal y el Partido de La U determinaron el respaldo a la reelección del actual procurador. 

Y a la postre terminaron siendo claves los votos de los liberales y La U, pues el Partido Conservador, desde el pasado 27 de septiembre, había anunciado su respaldo a la gestión adelantada por Ordóñez, anticipando su intención de voto. Los 22 senadores del partido firmaron esa constancia. 
 
Por su parte Cambio Radical y el PIN también dejaron en libertad, y sus senadores acogieron el nombre de Ordóñez. Eso se presume no sólo por la apabullante votación, sino porque en declaracion es a la prensa, los voceros de estos partidos habían anticipado su intención de voto, en favor de Ordóñez.  

En los pasillos del Capitolio, muchos senadores de la Unidad Nacional afirmaron que no tenían ninguna opción distinta. Y al parecer, esa circunstancia se vio reflejada en la votación. Fueron 80 los senadores que le dieron la bendición a Alejandro Ordóñez para prorrogar por cuatro años su periodo en la Procuraduría.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.