Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/15/2009 12:00:00 AM

Aprobado proyecto de referendo reeleccionista en su tercer debate

Tras ocho horas de debate, por 12 votos contra 1, la mayoría uribista en la Comisión Primera del Senado aprobó el proyecto de referendo que le permitiría a Uribe presentarse a las elecciones de 2010.

En la Comisión Primera del Senado fue aprobado el proyecto de referendo que busca consultar a la ciudadanía si quiere que un presidente pueda ser elegido hasta tres veces consecutivas.

El proyecto fue aprobado por 12 votos de la mayoría de senadores del uribismo, contra uno del senador Alfonso Valdivieso, de Cambio Radical, quien se declaró en contra de la iniciativa. Los senadores de oposición  optaron por retirarse del salón al ver que sus argumentos no lograrían frenar la
aplanadora de los uribistas.
 
El texto de la pregunta que fue aprobado le preguntará a la ciudadanía si está de acuerdo o no con que se reforme el artículo de la Constitución para que “quien haya sido elegido a la Presidencia de la República" pueda ser elegido "unicamente para otro período”. La nueva versión aclara que si la mayoría de ciudadanos vota favorablemente la consulta, no se permitirá la reelección indefinida. 

Inicialmente la propuesta de la mayoría  decía "quien haya sido elegido a la Presidencia por dos periodos constitucionales podrá ser elegido para otro período". Esta propuesta se formuló porque según el texto que había sido aprobado en la Cámara, Uribe solo podría presentarse en las elecciones de 2014, porque decía "quien haya ejercido la Presidencia" y para las próximas elecciones uribe no habrá terminado de ejercer su segundo período.

Los senadores que apoyaron la propuesta no intervinieron para disentir, sino que se limitaron a esperar que el tiempo pasara. La presidecia de la comisión le dio la palabra a los opositores todo el tiempo que quiso. La estrategia fue declarar la sesión permanente, hasta que se agotaran las intervenciones y así proceder a votar a favor del proyecto.
 
En varias intervenciones los opositores del proyecto calificaron la sesión como un teatro que ya estaba montado, en el que no ganarían los argumentos "sino el clientelismo".
 
Así las cosas, al referendo le queda solo un debate en el pleno del Senado, donde se prevé que va a pasar lo mismo que en la comisión. Después el proyecto deberá ser revisado por la Corte Constitucional. Si es declarado exequible, el Presidente lo podrá sancionar y entonces sí se convocaría a la consulta. Para qe sea aprobado, más de 7 millones de personas deberán asistir a las urnas y de estas, más de la mitad deberán votar por el 'sí'.

Un debate sin debate
 
Durante toda la sesión, los senadores que apoyaron la iniciativa estuvieron presentes a la espera de que llegara la hora de la votación. Los opositores de la iniciativa utilizaron un amplio abanico de argumentos para tratar de persuadir a los senadores pro referendo: Que aprobar una nueva reelección era darle poderes ilimitados al Presidente Uribe; que varios dictadores, como Hitler y Mussolini se hicieron al poder a través del voto popular y por lo tanto el apoyo de las mayorías no era el rasero para medir lo democrático de la propuesta; que el trámite del proyecto tenía vicios de constitucionalidad; que este referendo está confeccionado para favorecer a una sola persona con lo cual el Congreso estaría legislando solo para Uribe,  fueron algunos de los argumentos que esgrimieron los contradictores de la propuesta.

Estos argumentos fueron nutridos por dos senadores de Cambio Radical, partido que pertenece a la coalición uribista: Rodrigo Lara y el ex fiscal Alfonso Valdivieso. No obstante, ninguno sirvió para mover de su posición a los senadores que de antemano habían pactado aprobar el referendo.

A las 11:15 de la mañana comenzó la discusión del proyecto y se extendió por más de ocho horas. El primero en presentar su ponencia fue Gustavo Petro del Polo que pidió el hundimiento del proyecto.

Petro explicó por qué una nueva reelección agudizaría la violencia en Colombia y por qué la concentración de poder cierra las puertas al diálogo y la democracia. “El concepto de democracia del Siglo XXI es más complejo que una ley impuesta por la mayoría”, dijo. Recordó que Hitler fue elegido por el voto de las mayorías y “así impuso el peor totalitarismo de la historia”.

El senador del Polo defendió la importancia de la Constitución del 91 como muestra de un acuerdo entre muchos sectores y no sólo de una mayoría. También advirtió que un “acuerdo sobre lo fundamental" como el del 91, participativo y deliberativo, era la única salida a los problemas fundamentales de violencia y desigualdad social, que lograr ese acuerdo sólo era posible si se disgregaba el poder.

Esta propuesta de hundir el proyecto fue derrotada por 11 votos a 7.

Seguidamente, el senador conservador Carlos Eduardo Enríquez Maya, del Partido Conservador, expuso la ponencia mayoritaria que fue respaldada por algunos integrantes de Cambio Radical y todos los demás integrantes de los partidos uribistas.

Explicó que su ponencia incluía un cambio en el texto del proyecto que fue aprobado en la Cámara de Representantes. También indicó por qué esta célula legislativa sí estaba facultada para cambiar el texto de la pregunta.

Al final de su disertasión, el senador Enríquez leyó una carta en la que el Consejo Nacional Electoral aclaró que las investigaciones abiertas a los promotores del referendo por su presunta violación a los topes de financiación del proyecto, no afectaba jurídicamente el trámite de éste en el Congreso.

Seguidamente, el senador liberal Juan Fernando Cristo, le preguntó a Enríquez si el resultado sí afectaba el la legalidad de la iniciativa o no. Enríquez le contestó que el CNE no le respondió esa pregunta específicamente, pero que él consideraba que no.

Durante unos minutos los liberales protestaron ante la mesa directiva de la Comisión Primera porque el debate no se estaba transmitiendo por televisión, siendo de tanta trascendencia para el país.
 
También dejaron varias constancias en las que argumentaron que para el trámite del debate era pertinente escuchar las versiones de David Murcia, creador de DMG, quien dice que su firma apoyó económicamente el proyecto y Luis Guillermo Giraldo, quien es el vocero de los promotores del referendo reeleccionista.
 
Por momentos en la sesión Giraldo se hizo presente sentado entre el público. Por esta razón, el senador liberal Héctor Elí Rojas, pidió, visiblemente molesto, que Giraldo respondiera a las preguntas sobre los orígenes del dinero para la financiación del referendo. En la sesión de ayer, la Comisión Primera aprobó una propuesta de Rojas para pedirle a Giraldo que conteste varias preguntas en ese sentido (Ver artículo relacionado).
No obstante, el presidente de la Comisión Primera, Javier Cáceres, dijo que Giraldo sería escuchado el próximo jueves en esta célula legislativa.

Rojas dijo que con su propuesta de cuestionar a Giraldo y a Murcia, se había comprometido a no afectar el trámite del proyecto, pero eso no quería decir que no iba a disentir. “Yo hice el compromiso de no obstruir el proceso de votación, pero no el de prestarme a una emboscada contra la democracia”, dijo.

El ponente por el Partido Liberal basó su argumentación, con la que también pidió hundir la iniciativa, en recordar los vicios de trámite con los que la iniciativa ha pasado por el Congreso.
 
Primero recordó que no había una certificación de la Registraduría a la financiación del proyecto. Despúes dijo que el debate anterior (el 16 de diciembre en la plenaria de la Cámara) se había hecho después de que el gobierno decretara una sesión extraordinaria, mientras la Cámara estaba sesionando. Según la Ley, el gobierno puede decretar este tipo de sesiones cuando el Congreso esté en receso, pero en ese momento la Cámara todavía se encontraba deliberando. 
 
Rojas también dijo que en la Cámara varios representantes se declararon impedidos para votar la propuesta, pues una reelección podría favorecerlos a ellos o a sus familiares, y sin embargo todos los impedimentos fueron negados en bloque. Además se mostró extrañado que solo el senador conservador Roberto Gerlein fuera el único que se declarar impedido en la Comisión Primera del Senado, porque uno de sus hermanos, quien además es contratista del Estado, ayudó a financiar el proyecto de referendo. No obstante, su impedimento también fue negado a pesar de que es evidente que hay un conflicto de interés.
 
El senador liberal argumentó que en una iniciativa popular el gobierno no debía meter la mano y en esa noche de diciembre, Uribe lo hizo cuando decretó la sesión extraordinaria. También leyó una gaceta del Congreso en la que evidenciaba que el cambio del texto del proyecto ya se había propuesto en otra jornada de votación y había ido negado por la mayoría. Es decir, hizo un detallado recuento de las anomalías con las que a pesar de todo se ha continuado el trámite del proyecto. Y dijo: que aprobar ese "horror" de proyecto sería instaurar "una monarquía constitucional".
 
En la Comisión Primera desfilaron funcionarios cercanos a la Casa de Nariño como el jefe del Partido de la U, Luis Carlos Restrepo y el ex Ministro Andrés Felipe Arias. También estuvieron algunos asesores del Secretario Jurídico de la Presidencia, Bernardo Moreno. No faltó quien recordó cómo se aprobó el proyecto en su segundo debate cuando desde la Casa de Nariño fueron enviados varios ministros a hacer lobby a la Cámara para presionar la aprobación del referendo.
 






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.