Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/05/31 00:00

"Aún tenemos la oportunidad de liberar a Colombia de la violencia, el narcotráfico y el clientelismo: Mockus"

En su discurso después de las votaciones de este domingo, el candidato del partido Verde habló de los logros obtenidos hasta ahora y de los retos que vienen.

"Aún tenemos la oportunidad de liberar a Colombia de la violencia, el narcotráfico y el clientelismo: Mockus" Foto: Foto: AP

Al terminar la jornada electoral, el candidato Antanas Mockus pronunció este discurso:
 
Hoy hemos alcanzado una meta que hace unos pocos meses parecía imposible de alcanzar, pasar a la segunda vuelta: Más de 3 millones de ciudadanos se han unido a lo que se ha convertido en una auténtica ola verde de esperanza. Sabemos que unidos podemos transformar radicalmente la sociedad. Sabemos que la violencia, la desigualdad y la corrupción no son un destino; son problemas que podemos superar.

Representamos una ciudadanía nueva que comienza a valorar la política, desea participar en ella y lo hace con visión, eficacia y decencia. A veces con ayuda de las nuevas tecnologías, se está construyendo una política admirable donde la participación es voluntaria y desinteresada y donde priman formas amables y cuidadosas de corregirnos mutuamente. Con compromiso y creatividad muchas personas van encontrando mil maneras de explicar, enriquecer y difundir el mensaje.

Todos vamos comprendiendo que podemos ser mucho mejores de lo que hasta ahora hemos sido.

Logros a hoy

Esta campaña ha sido un proceso pedagógico asombroso. A través de las redes sociales, de la conversación persona a persona y de los votos del día de hoy, han participado millones de colombianos y colombianas, residentes unos en Colombia y otros en el exterior; niñas, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores; amas de casa, mujeres y hombres, emprendedores y trabajadores del campo y de la ciudad; indígenas y afrocolombianos, y muchos colombianos que no votaban. Y nos hemos ido contagiando de tres deseos:

1) Que cada uno de nosotros asuma que la vida de los demás y la vida propia son sagradas.

2) Que los recursos públicos son recursos sagrados.

3) ¡Que no todo vale! Que podemos alcanzar los resultados buscados sin sacrificar los principios.

Con esta segunda vuelta tenemos la oportunidad de avanzar hacia una profunda transformación cultural que libere a nuestro país de la violencia, el narcotráfico y el clientelismo. Que nos libere también de la desigualdad extrema que nos ofende a todos y cuya superación desean hasta los más privilegiados.

Por otra parte, la educación y un cambio cultural que propicia el cumplimiento de la ley son también la mejor estrategia para la preservación y el aprovechamiento sostenible de los ecosistemas. Por esta vía, Colombia podrá consolidar la que fue su primera proeza ambiental de alcance mundial: en efecto, casi 40% del territorio colombiano está por ley sustraído al comercio, con el fin de preservar -juntas-la biodiversidad y la diversidad cultural. Más agua, más verde. Más verde, más agua. Más culturas, más verde, más agua.

Significado del voto de hoy

Siento que hoy cada uno de nuestros votantes, al marcar en el tarjetón el Partido Verde, dijo: "La vida es sagrada". Ha sido también como si nos declaráramos mutuamente "Tu vida es sagrada". "Tu vida es sagrada"

Al votar, más de tres millones de personas se comprometieron hoy a jugar limpio, a cumplir las reglas, a respetar a los demás, a combatir la cultura del atajo. Ya contamos con una voz colectiva que retumba a lo ancho y largo de Colombia y que nos permite afirmar que si somos suficientemente innovativos vamos a ganar la segunda vuelta para impulsar este cambio cultural.

El camino

Cuando con Lucho y Enrique comenzamos a construir este camino, a recorrer las ciudades, a hablar con las personas en la calle, este proyecto parecía imposible. El escepticismo propio y ajeno sobrepasaba la esperanza. Sin embargo, la ola empezó a crecer. Ya el 14 de marzo, contra todos los pronósticos, fuimos más de un millón ochocientos mil.

Después vino la unión con Sergio Fajardo y su Movimiento Compromiso Ciudadano. Él y su equipo le dieron a Colombia una bellísima demostración de generosidad. Ellos habían recorrido ya un largo camino, habían construido una organización, habían estudiado la realidad colombiana y habían elaborado propuestas de profundo contenido. Y decidieron poner el resultado de todo su trabajo al servicio de esta causa colectiva.

La ola verde nos llevó a descubrir nuestra capacidad de acción. Sentimos que, si nos unimos, cada sueño es realizable: ¡la unión hace la fuerza! ¡La unión hace la fuerza!

Hemos decidido que la nuestra será una fuerza tranquila, una fuerza respetuosa de la ley.
Hoy estamos seguros de que mediante un ingenioso proceso educativo, mediante un gran cambio cultural, es posible construir una democracia activa, deliberativa y pacífica, es posible acabar con la influencia del narcotráfico y de la corrupción, es posible reducir drásticamente la violencia y es posible lograr una sociedad mucho más igualitaria.

La unión nos ha permitido sumar experiencias, logros y conocimientos, que ahora debemos multiplicar con ustedes.

Y no es la primera vez que se produce una movilización de esta magnitud en Colombia. Hace ya casi veinte años, los colombianos plasmamos en la Constitución un proyecto de sociedad basado en el reconocimiento y el goce efectivo de los derechos, basado en un cuidadoso equilibrio de los poderes, basado en la autonomía de las regiones y basado en los deberes de cuyo cumplimiento somos corresponsables todos.

Avanzar sustantivamente en la realización de ese sueño, el sueño constitucional, es nuestro propósito para los próximos cuatro años. Nuestra misión es clara. En esta etapa la historia que en esta etapa la historia se escriba con lápiz y constitución, no con sangre ¡Con lápiz y constitución, no con sangre! Persistimos en la voluntad de conformar un equipo de gobierno de las mejores calidades.

Agradecimiento centrado en aprendizaje

Agradezco a la vida la oportunidad de participar en esta campaña, la oportunidad de encontrarme con este extraordinario equipo de trabajo y la oportunidad de descubrir la fuerza de millones de colombianos que han recuperado y ponen de manifiesto su esperanza.

He aprendido mucho. Sobre todo volví a descubrir el poder y el placer del trabajo en equipo. El éxito en pequeño, terminó convocando a millones de colombianos. ¡Reitero, podemos ser mucho mejores de lo que hasta ahora hemos sido!

Ahora bien, por decisión de la ciudadanía, debemos enfrentarnos en segunda vuelta al doctor Juan Manuel Santos. Los ciudadanos tienen ante sí dos opciones muy distintas. El doctor Santos ha demostrado, de múltiples maneras, que está convencido de que el fin justifica los medios. Además está apoyado por una clase política cuyo comportamiento ha debilitado la confianza en las instituciones. Los dos tenemos interpretaciones claramente diferentes de nuestra realidad. Nuestras propuestas para el país son muy distintas. Los colombianos escogerán el próximo 20 de junio entre estos dos caminos: la continuidad de resultados sin importar los medios-la del todo vale-o la de resultados sin sacrificar ni principios éticos ni legalidad-la del no todo vale. Queremos ganar pero no a cualquier precio, queremos gobernar pero no de cualquier manera.

Admiro a mis otros rivales de la primera vuelta. Admiro también a sus candidatos a la vicepresidencia.

Germán Vargas demostró haber estudiado juiciosamente la situación del país. En sus propuestas, fundamentadas en una rica experiencia como parlamentario, hay muchas herramientas útiles para que los colombianos abordemos nuestros problemas y nuestras oportunidades de inserción en el mundo contemporáneo.

Con Gustavo Petro tenemos diferencias ideológicas, pero desde hace años hemos participado en escenarios democráticos en los que coincidimos en una urgencia: la urgencia de recuperar para la ciudadanía el poder político y económico, y asegurarle a las víctimas la devolución de sus tierras, aquellas tierras que las mafias -como él las llama- han arrebatado por la fuerza.

La tenacidad de Noemí Sanín y su llamado permanente a recuperar la transparencia en lo público y a asegurar oportunidades para los sectores más vulnerables de la sociedad y también para las mujeres, encontrarán resonancia en un gobierno del Partido Verde.

En cuanto a Rafael Pardo, me sumo a las muchas voces de reconocimiento a su preparación, su capacidad intelectual y sus condiciones personales. Confieso que durante la campaña valoré mucho sus propuestas para construir una Colombia Justa. Sus aportes serán fundamentales en la construcción del país que queremos. Compartimos con el liberalismo la defensa de las libertades y el sueño de tener una sociedad más igualitaria.

Al agruparnos en el partido verde, Sergio, Enrique, Lucho y yo le apostamos a que la democracia colombiana requiere de partidos fuertes. Creo en un acercamiento público y transparente entre los partidos, no en los acuerdos tradicionales entre ellos. Aquí no hay nada para repartir, solo principios e ideales para compartir. Minga sí, piñata no.

Manteniendo esta actitud de respeto a los partidos, queremos dejar las puertas abiertas. Convocamos a todos los ciudadanos y ciudadanas, a los que votaron hoy por nosotros, a los que votaron por una opción diferente, incluso a los que no salieron a votar, a que en la segunda vuelta se sumen a esta alianza ciudadana. Juntos podremos demostrar que con el lápiz y la Constitución, sí se puede.

Hoy somos la segunda fuerza política del país. Eso nos da la autoridad y la responsabilidad para liderar una alianza ciudadana que nos lleve a que el próximo 20 de junio el proyecto ganador sea el de la legalidad democrática. Gracias, gracias, gracias

¡VIVA LA OLA VERDE!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.