Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/2010 12:00:00 AM

Cambio Radical exige trato ecuánime en la coalición

Los congresistas del partido de Germán Vargas Lleras piden una presidencia en el Senado y una en la Cámara en los próximos cuatro años. No descartan reclamarle al propio Juan Manuel Santos que intervenga para armonizar las fuerzas de la 'unidad nacional'.

Cambio Radical se metió en la puja que los partidos de la nueva coalición de gobierno libran por las altas dignidades del Congreso. Cuando parecía que el pulso se reducía a liberales y conservadores, los congresistas del partido de Germán Vargas Lleras reclamaron su presencia en las mesas directivas y exigieron trato “digno y equitativo”, y que ese se vea representado en la distribución de la dirección del legislativo.

Esta postura supone un nuevo ‘dolor de cabeza’ para el partido de La U que lleva dos semanas tratando de mantener la armonía de la coalición, pero no ha encontrado fórmulas para dejar contentos a todos los movimientos que aceptaron la invitación de Juan Manuel Santos.

Liberales y conservadores han rechazado las dos propuestas para distribuir las altas dignidades de Senado y Cámara, pero mientras unos hacen ajustes, los otros los rechazan.

El miércoles en la noche los congresistas que ofician como compromisarios en este proceso de negociación se reunieron con los voceros de Cambio Radical, quienes rechazaron que las presidencias de Senado y Cámara sean distribuidas únicamente entre La U, el Partido Conservador y el Partido Liberal.

Según el preacuerdo sobre el que continúan las discusiones, el partido de La U tendría dos periodos de presidencia en Senado y Cámara, el partido Conservador uno y los liberales el otro.

Pero según el representante a la Cámara Germán Varón, de Cambio Radical, ese esquema “no corresponde” con la representación del partido y con el mensaje de Juan Manuel Santos de la “unidad nacional”.

El preacuerdo no solo excluye a Cambio Radical de las mesas directivas de Senado y Cámara, sino que lo reduce a dos vicepresidencias de comisiones en los próximos cuatro años del Legislativo.
 
Por eso, las condiciones que los miembros de esta colectividad le pidieron a La U fue una presidencia en Senado y otra en la Cámara.
 
Las pretensiones se ven difíciles, pues Cambio Radical obtuvo ocho senadores y 15 representantes, un número inferior al que esa colectividad conquistó hace cuatro años y muy reducido si se compara con el número de curules de conservadores y liberales.
 
Pero más allá de eso, hay sectores y algunos congresistas de La U y del Partido Conservador que no ven con buenos ojos otorgarle a este partido, que se opuso férreamente a la segunda reelección de Álvaro Uribe, representación en las dignidades del Congreso, y pretenden que se conformen con lo que al final les impongan.
 
Además, algunos de los negociadores advierten que, a pesar de haber marcado distancia con la coalición uribista, en los recientes cuatro años el partido de Vargas Lleras ostentó dos veces la Presidencia del Congreso, con Nancy Patricia Gutiérrez y Javier Cáceres.
 
Germán Varón dice que si quieren pasar una cuenta de cobro a Cambio Radical, no sería bien recibido por el presidente electo. “(Juan Manuel Santos) No ve con buenos ojos que los miembros de su coalición sean excluidos de las dignidades del Congreso. Pertenecer a la coalición significa un trato ecuánime”.
 
Por eso, Varón reveló que la intención de Cambio Radical es que el presidente electo Juan Manuel Santos conozca esta circunstancia y no descartan pedirle que intervenga para resolver esta pugna al interior de la coalición, al calificar de “necesaria” la presencia del presidente electo en este pulso político.
 
El congresista de Cambio Radical también rechazó las versiones que señalan que el partido “quedaría conforme” si Germán Vargas Lleras integra el gabinete ministerial. “El gobierno es independiente y autónomo de sus nombramientos y nada tienen que ver las representaciones en el Congreso”.

A la coalición de gobierno, que en época electoral y antes de la segunda vuelta se advertía sólida, aún le falta ajustes para su plena armonía. El partido de La U ha sido encomendado para hacerlo, pero la última instancia podría ser Juan Manuel Santos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.