Sábado, 20 de diciembre de 2014

| 2010/04/23 00:00

Candidato: ¿en qué consiste la política de defensa que le propone a Colombia?

En la décimo cuarta entrega del cuestionario diseñado por la Universidad del Rosario, Semana.com ofrece las líneas principales de una política de defensa que le plantean los candidatos al país.

Seis candidatos aceptaron responder el cuestionario preparado por la alianza SEMANA - Universidad del Rosario, con el propósito de conocer a fondo a los aspirantes a la presidencia

Semana.com y la facultad de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad del Rosario ofrecen, en esta décimo cuarta entrega del cuestionario programático a los candidatos, las principales líneas de acción de una política de defensa y seguridad ciudadana.

Más allá de las propuestas en materia de seguridad nacional, conflicto armado, y lucha contra el narcotráfico, los candidatos fueron interrogados sobre los principales puntos que desarrollaría una eventual política de Gobierno en esta materia.

También, los candidatos expusieron las acciones que, desde el gobierno nacional, desarrollarían para mejorar los índices de seguridad en las ciudades.

Con estos interrogantes, se pone fin al tercer capítulo de este cuestionario, denominado ‘Paz y reconciliación’, que la Universidad del Rosario preparó con el propósito de conocer los programas diseñados por los candidatos a la Presidencia. Seis de ellos, los que registran más del 1 por ciento en la mayoría de encuestas, accedieron a responderlo: Antanas Mockus, Rafael Pardo, Gustavo Petro, Noemí Sanín, Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras.

Semana.com aclara que las respuestas de cada candidato no fueron sometidas a ninguna edición, ni en contenido ni en extensión, y son ofrecidas de forma íntegra. 

 
1. ¿Cuáles serán las líneas de acción de una política de defensa para Colombia? 

 
Antanas Mockus 
 
Las líneas de acción para la política de defensa son tres: legalidad, respeto de los derechos humanos y de la constitución, e interdependencia en esquemas de multilateralismo. 

 
 
 

 
Rafael Pardo 
 
En diferentes momentos y medidas Colombia ha oscilado entre “voluntarismos de paz” y “voluntarismos de guerra”. Esto nos lleva a afirmar que lo que hoy necesita el país es que, con base en toda la experiencia acumulada, se conciba una estrategia con ingredientes tanto pacificantes como pacificadores con una perspectiva más de Estado que de Gobierno.

Esos ingredientes se dosificarán de acuerdo a las situaciones del conflicto armado de por sí dinámicas y cambiantes. Así las cosas la Política de Defensa y Seguridad tendrá las siguientes líneas de acción estratégicas: 

Las posturas políticas (incluyendo las diplomáticas) serán las prevalentes y combinarán serenidad, sindéresis y firmeza. La presión militar, en sus distintas modalidades, será siempre coherente con dichas posturas. 

La negociación política del conflicto (interior vigente, exterior latente) será una opción entre otras (diplomacia, acción ante organismos internacionales, militar, etc.). 

La paz no depende exclusivamente de la negociación, la paz se alcanza con férrea voluntad que combine las distintas líneas de acción. 

Habrá prioridad a la atención a quienes han sufrido el conflicto, empezando por los civiles sin soslayar los militares y policías y sus familias, y esto incluye, los actualmente secuestrados y los retirados. 

 
Gustavo Petro 
 
Se mantendrá y se expandirá el control militar del territorio mediante operaciones que se realicen dentro del marco de las funciones que la Constitución y los tratados internacionales le asignan a los distintos componentes de la fuerza pública, con escrupuloso respeto de los derechos y libertades fundamentales, y sin que se sustituyan o asuman las competencias de las autoridades civiles. 

En los Planes de Consolidación del Territorio se hará énfasis en el fortalecimiento de la eficacia del Estado a través de los programas de inversión social y la consolidación del programa de distribución de tierras. 

Construiremos una Política de Seguridad Humana, sin falsos positivos y respetuosa de los derechos humanos, sobre la cual integraremos la seguridad policial que desactive la delincuencia urbana, la cultura ciudadana que desactive la intolerancia, y políticas más sólidas de seguridad alimentaria, climática, ambiental y social en Colombia. 

Se fortalecerá y reestructurará a fondo el sistema de inteligencia, para que cumpla con su propósito constitucional, y no como una herramienta de seguimiento y persecución política. 

Se modificará la doctrina militar y los procesos de formación para garantizar que nunca se vuelva a producir ni un solo falso positivo. 

Se desarrollará un programa de creación de confianza entre el Ejército, la fuerza pública y los ciudadanos con el fin de reemplazar las estrategias de red de cooperantes de la sociedad civil, unida al programa de fortalecimiento de la justicia. 

 
Noemí Sanín 
 
Colombia no debe entrar en una carrera armamentista. Nuestros problemas internos y la necesidad de consolidar la presencia de instituciones sociales y de justicia, al mismo tiempo que se consolida la presencia pública en todo el territorio nacional, copa nuestra atención y nuestros recursos. 

Debemos perseverar en arreglar las relaciones con nuestros vecinos partiendo de convenios muy claros de cooperación contra el terrorismo. 

El combate del narcotráfico, por ser un delito trasnacional, requiere alianzas internacionales. Debemos consolidar nuestra alianza con los Estados Unidos e invitar a Europa para fortalecerla. 

 
Juan Manuel Santos 

Sobre la base de lo ya construido por la administración Uribe, impulsaremos una nueva política de defensa basada en tres ejes.
Primero, la modernización del sector con un especial énfasis en la mejora de la educación militar y el mantenimiento de una gestión transparente de los recursos.

Segundo, la persistencia del combate a la guerrilla y las bandas criminales al servicio del narcotráfico hasta garantizar imperio de la ley y la protección de los ciudadanos en todo el territorio nacional.

Tercero, la construcción de una capacidad de disuasión mínima que garantice la seguridad de las fronteras. 

 
Germán Vargas Lleras 
 
Continuidad de la política de la seguridad democrática, en particular en todo lo referente a la lucha contra la guerrilla y los grupos armados ilegales. 

Fortalecimiento de la seguridad fronteriza y mejoramiento de la capacidad disuasiva. 

Igualmente, una más agresiva y efectiva política exterior para fortalecer los lazos diplomáticos frente a países aliados y entes multilaterales, como la ONU y la OEA, para hacer frente a las potenciales agresiones de países vecinos. 

 
2.¿Cómo puede el gobierno nacional contribuir a la seguridad en las ciudades? 


Antanas Mockus 
 
La inseguridad urbana tiene dos fuentes algo diferentes: la violencia ocasional, alimentada por la cantidad de armas en manos de los particulares, y la violencia producida por los grupos de delincuentes profesionales. 
 
La primera puede ser en gran parte prevenida con medidas como la hora zanahoria, el control del consumo de alcohol, la prohibición del porte de armas en sitios urbanos y varias más, reforzadas por una movilización social para desvalorizar el recurso a la violencia.

La segunda se puede prevenir en parte, pero sobre todo es importante que la Policía y la justicia la enfrenten. 

Una y otra se reducen si hay buenas políticas de prevención policial. El gobierno apoyará a todas las ciudades que quieran desarrollar mecanismos eficaces de epidemiología del homicidio, como el que se aplicó en Bogotá, que permitan a la Policía mejorar su acción preventiva al poder anticipar dónde y en qué momentos se producen la mayoría de los delitos. Muchas veces los policías están donde no está el peligro, porque la información es inadecuada. 

Y en el largo plazo, la mejor manera de prevenir la violencia es con políticas sociales, en especial dirigidas a los jóvenes: si no hay desempleo juvenil, si hay colegios para todos, si hay recreación apropiada, se reduce la probabilidad de que los jóvenes entren a las bandas de delincuentes. 

 
Rafael Pardo 
 
El gobierno nacional es clave en el mantenimiento de la seguridad en las ciudades. Yo propongo que el 30 por ciento de los recursos del impuesto al patrimonio sean destinados a la seguridad urbana. Así podemos financiar un nuevo modelo de gestión regional 




  
Gustavo Petro 
 
Se creará el Ministerio de la Seguridad Ciudadana, que permita separar a la Policía Nacional del Ministerio de Defensa Nacional y constituirla como una institución ciudadana y no militar, y permita enfocar sus esfuerzos en las nuevas formas de riesgos a la seguridad como el microtráfico de droga, las bandas urbanas y la trata de personas. 

Se conformará un cuerpo élite de la policía para seguridad urbana que complemente el grupo antiterrorista. Por último, se fortalecerá el sistema de inteligencia de la Policía.

Igualmente, se debe fortalecer el sistema educativo, ampliando los cupos y mejorando la calidad educativa, con ellos le mostraremos a los jóvenes que otro camino es posible.

Así mismo, aumentaremos la inversión social, el desarrollo económico local. 

  
Noemí Sanín 
 
La Policía es nacional y por lo tanto el Gobierno nacional tiene una inmensa responsabilidad en este campo. La propuesta del general Óscar Naranjo, de fortalecer una policía comunitaria cercana al ciudadano, es muy importante y la apoyamos. 

Al separar el ministerio de Justicia, vamos a movernos hacia la creación de un Ministerio de Interior y de Seguridad Ciudadana, que actúe como interlocutor del gobierno con alcaldes y gobernadores. 

 
Juan Manuel Santos 
 
Nuestro gobierno impulsará una gama de programas destinados a mejorar la seguridad urbana. 
 
Primero, mejoraremos la prestación del servicio de vigilancia de la Policía en las ciudades a través del Plan de Vigilancia por Cuadrantes. 

Segundo, fortaleceremos los medios de investigación criminal de la Policía Nacional y la Fiscalía. 

Tercero, pondremos en marcha iniciativas concretas para prevenir la vinculación de niños y jóvenes a actividades ilícitas. Estos esfuerzos estarán coordinados por una Consejería Presidencial de Seguridad Ciudadana, que será creada para tal fin. 

 
Germán Vargas Lleras 
 
Mi propuesta incluye un importante aumento en el pie de fuerza de la Policía, para luchar de manera más efectiva contra el delito. Vamos a mejorar la dotación física y tecnológica de la Policía y vamos a luchar contra la impunidad para que el delito sea castigado y los delincuentes sean puestos a buen recaudo. 

Es necesario complementar la política de seguridad democrática con una política integral de seguridad urbana que haga de las ciudades lugares seguros donde la población pueda vivir tranquila.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×