Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2011 1:00:00 PM

Candidatos a la Alcaldía de Bogotá en la recta final

Petro y Peñalosa no buscarían la Presidencia. Araújo elevaría a delito los 'pactos' entre Alcaldía y Concejo. Galán colaboró en el informe sobre corrupción hecho por un sector del Polo. Estas y otras infidencias del debate de Transparencia por Colombia.

Se acerca la hora cero de la elección del alcalde de Bogotá. En la medida en que pasa el tiempo, la temperatura aumenta. Esta semana se avivó aún más la carrera por el Palacio de Liévano con el anuncio de la alianza entre Antanas Mockus, avalado por la Alianza Social Independiente, y Gina Parody, por un movimiento de firmas.
 
A un mes de que acabe la campaña, cada paso es estratégico para llegar a la meta y cada espacio de discusión, una oportunidad para explicar el programa y controvertir al adversario. Hasta ahora, según las encuestas, ninguno de los candidatos suma más del 30 por ciento de la intención de voto, lo que supone un problema de gobernabilidad para el que conquiste la Alcaldía. Pero es en estas últimas semanas, según los analistas, cuando los indecisos comienzan a tomar partido y los electores cambian sus preferencias en aras de que su voto “no se pierda”. La tarea de las campañas es ardua.
 
El debate de candidatos de este jueves, organizado por Transparencia por Colombia, dio cuenta del momento que vive la campaña. El tema fue la lucha contra la corrupción, que si bien no ha sido el eje fundamental del debate electoral, es uno de los más importantes debido al desgreño de la administración saliente.
 
La discusión entre candidatos tuvo lugar luego de que la ONG presentara la cartilla Agendas Ciudadanas por la Transparencia, en la que se analizan las falencias institucionales para combatir la corrupción en Bogotá y contiene una suerte de guía para el combate de la corrupción de las próximas administraciones.
 
Los ausentes fueron, precisamente, Parody y Mockus, cuyas campañas estudian quién debe adherir a quién.
 
Los nueve candidatos restantes se comprometieron no sólo a publicar sus declaraciones de renta y las de su familia, sino los conflictos de intereses que pueden llegar a tener los funcionarios que nombren en el cargo. No obstante, Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical, y Enrique Peñalosa, del Partido Verde y La U, advirtieron que los funcionarios que se tuercen no necesariamente lo hacen en las áreas en las que tienen conflictos de interés.
 
Pero el momento de mayor tensión del debate fue cuando cada candidato tuvo la oportunidad de hacerle una pregunta a otro.
 
David Luna, del Partido Liberal, quiso hacer un comentario, pero ante la aclaración de Elizabeth Úngar, la directora de Transparencia, de que se trataba de hacer preguntas y no comentarios, desistió de su derecho.
 
El siguiente en la lista fue el candidato Gustavo Páez, avalado por el PIN, partido duramente cuestionado en otras regiones del país por las presuntas relaciones non sanctas de sus directivas.
 
Su pregunta iba dirigida al candidato Gustavo Petro, del movimiento Progresistas. “Usted ha hablado de las mafias…”, comenzó diciendo y luego comenzó a explicar la relación de Petro con el exalcalde Luis Eduardo Garzón. Como se estaba extendiendo, Úngar le llamó la atención para que concretara la pregunta. Páez, en respuesta, amenazó con salirse del debate porque, en su criterio, no se le daban garantías. Y ahí comenzó un tire y afloje entre candidatos y de ellos con la moderadora.
 
Al fin Páez le preguntó a Petro: ¿Usted ha tenido alguna participación en la burocracia? ¿Qué vinculación ha tenido con Abel Rodríguez y Catalina Velasco?
 
Petro le respondió: “Lucho ahora es de la campaña de Peñalosa. Él podría decirnos si le pedí un solo empleo público, si siendo gobernante yo me acerqué a decirle: nómbreme un solo funcionario”. El candidato explicó que Catalina Velasco entró al Polo con el equipo de María Emma Mejía. Y Rodríguez, inhabilitado, fue viceministro de Educación de Samper. “Yo he sido crítico de ese gobierno (Samper)”, respondió.
 
El candidato del Partido Conservador, Dionisio Araújo, le preguntó a Galán si acompañaría una propuesta de elevar las negociaciones con concejales a la categoría de delito.
 
“Eso ya es delito”, respondió Galán. Y aclaró que estaba de acuerdo con calificar de esa manera otro tipo de acuerdos con el Concejo distrital.
 
Jaime Castro, avalado por AICO, no preguntó a nadie, aunque reconoció que quería hacerle una pregunta a Petro, a quien en otros debates ya le ha hecho preguntas.
 
El candidato del Polo, Aurelio Suárez, dijo: esta pregunta va para cualquiera, ¿quién de ustedes ha inscrito un capítulo para combatir la corrupción en la Registraduría?
 
La respuesta fue que la mayoría, cinco, en criterio de la ONG Transparencia, tiene capítulos concretos dentro de sus programas para atacar el flagelo de la corrupción, pero ninguno lo ha registrado.
 
Petro, aprovechando que Suárez había comenzado el desorden de abrir preguntas para todos, inquirió: “Hay un tema preocupante y es que el cartel de la corrupción del Distrito tiene brazos políticos en todos los partidos. ¿Ustedes se comprometen a sacar a los concejales ligados al cartel de sus partidos?”.
 
Como la pregunta estaba dirigida a todos, Úngar le reconvino que la dirigiera a uno. Petro dijo que respondan Luna, Peñalosa y Galán. Nuevamente la moderadora le dijo que sólo podía hacerle la pregunta a un candidato, y Petro le respondió: Pero “Araújo sí se la hizo a todos”.
 
Úngar resolvió pedirle sólo a Luna que respondiera. El candidato, visiblemente molesto, le dijo a Úngar: “Tú siempre tan laxa con Petro y tan dura con nosotros... Me siento orgulloso de tener como jefe de partido a Rafael Pardo, quien echó a personas procesadas, antes de ser sancionadas, por estar ligadas al cartel de la contratación”.
 
Peñalosa terció en la discusión y previendo hacia dónde iba, porque algunos de los concejales cuestionados por su relación con los contratistas y la administración de Samuel Moreno son de La U, dijo: “Creo en las instituciones de la justicia. Por ejemplo, no creo en lo que dice Meléndez (Inocencio), que acusa a Gustavo Petro de hacerle mandados a los Nule. Por eso respeto a los jueces”.
 
Y dirigiéndose a Luna comenzó a decir: “Tengo la suerte de tenerlo como competidor. Usted fue avalado por nuestro movimiento para el Concejo...”. Nuevamente entró Úngar a pedir celeridad en las respuestas, a lo que Peñalosa le espetó un “¡perdón!”, con tono de ironía. Y al fin preguntó: ¿Discutimos alguna vez la petición de un puesto o una recomendación durante mi administración?
 
Luna le dijo: “Nunca. No sólo no se hizo, sino que púbica y privadamente el criterio era el interés general sobre el particular”.
 
Galán prefirió hacerles una pregunta a los ausentes: “Ellos se presentan como los del no todo vale. ¿Qué hicieron para impedir el carrusel de la contratación?” 
 
Al final Castro se animó a preguntar y se dirigió a Peñalosa: Si usted es elegido alcalde, cuando salga del Palacio de Liévano, ¿va a aspirar a la Presidencia?”
 
“Ese turno no me tocó a mí”, le respondió Peñalosa.
 
Luego la pregunta se la hicieron a Petro y contestó con una anécdota. “Un taxista le dijo a un amigo de la campaña: ‘voy a votar por Petro porque él quiere ser presidente y por eso va a hacer una buena gestión’. Yo dejo esa opinión en boca del taxista”.
 
El candidato de los progresistas indicó que su esposa, quien estaba en el recinto, no estaba de acuerdo con que él siguiera haciendo campañas políticas. Por eso agregó: “Yo le dejo la decisión a ella, pero para el 2018”.
 
El turno fue de Páez, otra vez, quien durante todo el debate insistió en que quería saber quiénes financiaban las campañas de los candidatos y en la responsabilidad de la izquierda en la administración de la ciudad.
 
“Todos hemos perdido”, y, dirigiéndose a Suárez, dijo: “Lo felicito por haber pedido perdón”, y después le dijo a Petro: Usted, Gustavo Petro, ¿cuándo le va a pedir perdón a la ciudad?”. Y luego contó que Petro y Parody no habían querido firmar un compromiso durante el debate de RCN para combatir la corrupción, con el argumento de que no firmaban una propuesta del PIN.
 
Petro comenzó a afinar su argumento recordando lo que había pasado en Córdoba con la parapolítica, y Páez le interrumpió: “Yo conozco porque allá he predicado la palabra de Dios”.
 
Se escuchó a Petro decir: “… y mucho que se necesita”. Luego siguió explicando que mientras estuvo en el Polo le pidió a Mockus que fuera el candidato de ese partido, también recordó que hace cuatro años apoyó a María Emma Mejía en la consulta del movimiento. Y después dijo: “Cuando detectamos los hechos de corrupción, nosotros mismos, con Carlos Vicente de Roux y Avellaneda, a riesgo, hicimos el informe de control político sobre la corrupción en la contratación del Distrito, informe que aún no ha sido superado y tuvo el aporte del señor Galán aquí presente. No, no me arrepiento. Me entristece, pero no me arrepiento por haber ejercido mi función de control político”.
 
Suárez le preguntó a Petro si estaba de acuerdo con el hecho de que Guillermo Asprilla, quien fue colaborador de la campaña de Progresistas, hubiera entrado a ocupar la curul de Roberto Sáenz, del Polo, luego de que este renunció. “Hay un cuestionamiento ético y me parece que es doble militancia”, dijo Suárez.
 
Petro le respondió que él no estuvo de acuerdo con esa decisión. Y luego pasó al ataque: “Si él no entra, usted se beneficia. Por eso creo que no es conveniente que ataque esa posición porque usted sabe que Germán está trabajando y el que lo sucedería es Suárez”.
 
“No estoy buscando posesionarme -le espetó Suárez a Petro-. No me prejuzgues antes de que yo tome una decisión. Debes dejar esa costumbre política. Primero pregúntame y después me juzgas”, agregó.
 
De esta manera concluyó el debate en el que las puyas y los ataques ya no fueron entre Petro y Peñalosa, quienes hasta ahora han polarizado las preferencias. La discusión continúa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.