Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2012 12:00:00 AM

Casa de la Mujer: 30 años de lucha por los derechos

"¿Qué vamos a hacer el 8 de marzo, día internacional de la Mujer? Inauguración de la Casa de la Mujer", así decía la invitación que hace 30 años circuló sobre la organización feminista que lucha por la autonomía del género femenino. Esta es la historia de la fundación.

La Casa de la Mujer nació como respuesta a la necesidad de un lugar de discusión y debate que permitiera la reivindicación de los derechos de las mujeres en un país donde se vive la violencia contra este género.
 
Osana Medina, trabajadora social de la fundación, cuenta que la organización es el resultado del primer encuentro feminista latinoamericano, realizado en 1982. "La casa es un espacio donde las mujeres se encuentran para conversar entre ellas”, dice.
 
Y es que los procesos dentro de la casa se llaman "Conversando entre mujeres" y "Grupos de autoconciencia". En estos conversatorios se busca generar mecanismos de reparación y sanación entre las mujeres que participan.
 
La Casa de la Mujer trabaja en unión con las organizaciones locales que defienden los derechos de las mujeres víctimas, no sólo del conflicto armado sino de otro tipo de violencias contra el género. 
 
Violencia por la condición de ser mujer
 
El trabajo de la organización durante sus tres décadas de existencia se ha centrado en definir y diferenciar los distintos tipos de violencia contra la mujer: psicológica, física, sexual y económica.
 
La violencia psicológica hace referencia a todo tipo de agresión verbal y no verbal. El silencio hace parte de este tipo de violencia, ya que ignorar a la pareja o compañera genera traumatismos sicológicos. A este grupo se asocian los insultos y cualquier uso agresivo del lenguaje.
 
La violencia física es la agresión que se centra en atacar el cuerpo de la mujer y que antecede a la violencia sexual, la cual se refiere a la violación. Este tipo de violencia es el más común en el marco del conflicto armado.
 
También existe la violencia económica, que se da cuando el compañero sentimental o la familia tienen un control abusivo de las finanzas de la mujer y esta no puede disponer libremente de sus ganancias.
 
Cabe aclarar que la Casa de la Mujer diferencia las anteriores agresiones de las situaciones que involucran a una mujer en un accidente de tránsito o en un atraco.
 
Mujeres y ley
 
Liliana Silva, abogada de la fundación, llegó a la organización por medio de la práctica profesional. Durante sus estudios de derecho en la Universidad Nacional hizo parte de muchas manifestaciones feministas, sin embargo, no sentía ese espíritu de protesta.
 
Hoy, nueve años más tarde, tras vincularse con la fundación, tiene una "postura más firme frente a la vida y el feminismo".
 
Aunque en sus primeros años en la organización no participaba de los debates, Liliana cree que su permanencia en la fundación le sirvió para tener conciencia corporal de su condición de ser mujer y ser un sujeto de derechos con autonomía.
 
La labor de Liliana es liderar las discusiones entorno al marco legal. Junto con ella, la Casa desarrolla lo que en derecho se denomina litigio estratégico. En este sentido, la jurista busca generar una nueva interpretación de los derechos de la mujer ante los funcionarios y los jueces, para que así sean realidad los cambios positivos en la situación de la mujer.
 
La abogada explica que al visibilizar algunos ejemplos de víctimas de la violencia se busca generar indignación social, una manera para que la sociedad reflexione y no contemple las agresiones como naturales o culturales.
 
La Casa de la Mujer participó activamente en la discusión y redacción de la Ley 294 de 1996, que permitió la existencia de medidas de protección para las mujeres víctimas de la violencia intrafamiliar. La fundación también participó en la construcción de la Ley 1257 del 2008, conocida como la Ley de la Mujer, que generó un marco jurídico para la defensa de las mujeres víctimas de la violencia por su condición de ser mujer.
 
Ejemplo terapéutico 
 
Semana.com habló con algunas integrantes de la Casa de la Mujer sobre el resultado de estos 30 años de actividad. Para ellas el balance es positivo, aunque no ha sido fácil, ya que constantemente la fundación recibe amenazas como las difundidas la semana pasada.
 
Estos episodios malintencionados no han frenado la apuesta de la organización por la autonomía del cuerpo y la libertad de la mujer.
 
Dentro de los ejemplos de sanación y reparación que ha cumplido la Casa se destaca el
proyecto “Estrategia nacional de lucha por una vida libre de violencia para las mujeres”, patrocinado por el Ministerio de Relaciones Internacionales de Holanda.
 
Uno de los resultados de este proyecto es la publicación del ensayo fotográfico Memoria soy yo. Este libro muestra cómo las mujeres de varias zonas afectadas por el conflicto armado y víctimas de la violencia pudieron realizar el proceso de sanación y reparación.
 
La historia de Esmeralda
 
Esmeralda Romo, habitante del departamento de Putumayo, sufrió la violencia física, sexual y sicológica al mismo tiempo.
 
Ella perdió a su compañero sentimental, pero aún vive en el corregimiento El Tigre, junto a sus hijos. Ha participado en todos los procesos de la Casa e hizo parte del ensayo fotográfico, en este trabajo representó junto a sus hijos la agresión y la muerte de su esposo.
 
La realización de las fotos le permitió a Esmeralda cumplir con su proceso de sanación y reconciliación con los agresores.
 
Esmeralda comprendió que no fue su culpa ser víctima de esa agresión y que de alguna manera, puede borrar esa experiencia de su mente y contarla a la sociedad.  



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.