Jueves, 19 de enero de 2017

| 2010/05/30 00:00

Cinco razones por las cuales Santos y Mockus pasaron a la segunda vuelta

Estrategia, discurso, significado, campaña y experiencia fueron factores decisivos que llevaron a los candidatos al triunfo.

Cinco razones por las cuales Santos y Mockus pasaron a la segunda vuelta

El candidato del Partido de La U, Juan Manuel Santos, y el del Partido Verde, Antanas Mockus, fueron los clasificados a la segunda vuelta. El primero, con una votación cercana al 47 por ciento de los votos, y el segundo, con el 21.

Esta ha sido una de las campañas más emocionantes de la historia reciente de Colombia. Al comenzar la contienda electoral, una vez la Corte Constitucional enterró la posibilidad de una segunda reelección de Álvaro Uribe, Santos era el favorito, según las encuestas. No obstante, poco a poco Mockus fue escalando posiciones en el registro de intención de voto y hubo momentos en que las encuestas registraron empates técnicos.

Durante la contienda el país estuvo en un estado de expectación, derivado de los resultados de las encuestas. No obstante, al final, los estudios de opinión se pifiaron y Santos dobló la votación del candidato del Partido Verde. De todas maneras los dos candidatos clasificaron a la segunda vuelta.

¿Cuáles son las razones que explican su clasificación? 

 
Juan Manuel Santos AntanasMockus
 

Su campaña se basó en el éxito de la política de Seguridad Democrática, principal bandera del Gobierno en el cual trabajó como ministro. Amparado en la popularidad del Presidente, Santos se proyectó como el candidato de la continuidad. De esta manera encontró el respaldo de la coalición que durante dos períodos se mantuvo, casi en su totalidad, unida.
Tuvo el respaldo de caciques políticos. Y en la base, el candidato encontró apoyo principalmente en los estratos más bajos como una expresión de respaldo y agradecimiento a la gestión del Gobierno.

Encarnó, sin proponérselo, un sentimiento de rechazo a la consecución de resultados al margen de la legalidad. La campaña de Mockus logró capitalizar a su favor un malestar que estaba en el subconsciente de los colombianos. Para el politólogo Fernando Giraldo, “la gente le perdonó al gobierno de Uribe que hubiera pasado por encima de las normas, pero eso no quería decir que en el fondo estuviera de acuerdo. El éxito de la campaña de Mockus fue haber lanzado una propuesta que develó que ese sentimiento estaba en la gente”.

 
 
 
Juan Manuel Santos                                            AntanasMockus 

En la cartera de la Defensa, Santos se hizo a una favorabilidad no conocida por un ministro. ¿La razón? Durante su gestión en ese ministerio, desde julio de 2006 hasta mayo de 2009, logró los golpes más contundentes contra las Farc: La muerte de Tomás Medina, alias el ‘Negro Acacio’; de Gustavo Rueda Díaz, alias ‘Martín Caballero’; del segundo del secretariado, Luis Édgar Devia, alias ‘Raúl Reyes’; la captura de Helí Mejía Mendoza, alias ‘Martín Sombra’. Y la más importante: la Operación Jaque, en la que logró la liberación de Íngrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 militares y policías colombianos que estaban secuestrados por la guerrilla.
Sus logros en el combate a la guerrilla y una vasta publicidad generaron un ambiente favorable a su candidatura. Y durante la campaña han sido constantes las referencias a esos éxitos.


La campaña de consulta del Partido Verde se caracterizó por su limpieza. Los candidatos que participaron, los ex alcaldes de Bogotá Luis Eduardo Garzón, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa, fueron un ejemplo de unidad, altruismo y compañerismo para la política. Los tres se presentaban unidos en los actos de campaña, sin acudir a la descalificación del otro. Esa actitud contrastó con la campaña de la consulta del Partido Conservador, en la que los punteros, Andrés Felipe Arias y Noemí Sanín, se trenzaron en una disputa verbal que terminó con la casi escisión de ese partido.
Una vez Mockus ganó la consulta de su partido, mantuvo esa decencia con la consigna “No vamos a responder agresiones”. Y a los ex alcaldes, quienes siguieron a su lado, se sumó Sergio Fajardo, ex mandatario de Medellín.


 


 
Juan Manuel Santos                                            AntanasMockus

Cada paso que Santos ha dado en la política ha sido calculado para llegar a la Presidencia. Desde mucho antes de que Uribe lo hubiera nombrado en el gabinete, comenzó con paciencia de relojero a armar su plan para sucederlo.
Santos fue el artífice de La U, partido creado para apoyar a Uribe en su reelección. Fue su capitán en las elecciones de Congreso de 2006. Con una estrategia electoral efectiva, aunque en el fondo la colectividad era una federación de caciques que se habían retirado del oficialismo liberal, llevó su retoño a buen puerto. Sacó la mayor representación en el Senado: 20 curules; y una de las más grandes en la Cámara de Representantes: 33 curules.
En 2009, Santos volvió a tomar las riendas de la organización. Sólo esperaba a que la Corte cerrara la puerta a otra reelección para poder lanzarse al agua. Pero tuvo paciencia, esperó a la sombra de Uribe, mientras otros de sus competidores, de las entrañas del uribismo, se apresuraron.
Este año, en las elecciones legislativas, el partido de Santos mantuvo su liderazgo en el Congreso: obtuvo 27 curules en Senado y 47 en Cámara.

El movimiento Compromiso Ciudadano no logró ni una curul en las elecciones legislativas del 14 de marzo. Este hecho obligó al ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo, quien era el candidato de la colectividad a la Presidencia, a replantear su estrategia.
Mockus le ofreció que entrara a la campaña y le propuso que fuera su fórmula vicepresidencial. Ante la insistencia de columnistas, analistas y ciudadanos que los veían como candidatos con proyectos afines, Fajardo aceptó. La movida fue una buena jugada. Sumó. Tras la fusión, el candidato de los verdes comenzó a posicionarse como el contendor del uribismo.
Aunque después, el accidente de Fajardo, que lo obligó a marginarse físicamente de la plaza pública, pareció dejar un vacío que afectó la campaña de los verdes.


 
 
 


 Juan Manuel Santos                                            AntanasMockus 

Al comienzo de la campaña Santos orientó su estrategia a cohesionar el uribismo. Sin embargo, en su propósito se oponía el hecho de que la candidata Noemí Sanín fue la ganadora de la consulta del Partido Conservador, organización que desde hace varios años no ocupa el solio de Bolívar.
Tras la consulta, Sanín salió fortalecida y registraba la segunda mayor intención de voto después de Santos. El candidato de La U convocó a conservadores de vieja guardia quienes no dudaron en adherirse a su campaña.
El mensaje que envió fue que el Partido Conservador estaba dividido. El contendor más importante de Sanín en la consulta, Andrés Felipe Arias, tampoco mostró fidelidad a la elección de la organización y dio muestras de respaldo al candidato de La U.
De esta manera, Santos no solo logró ligar el voto del uribismo ‘purasangre’ sino también voto de opinión.


La figura de Mockus siempre ha sido de buen recibo entre periodistas y columnistas. Su estilo particular de hacer política, sus actos simbólicos -a veces extravagantes- han logrado llamar la atención de la prensa. Desde cuando postuló su candidatura encontró un respaldo de las páginas de opinión de diarios y en los espacios televisivos y radiales.
Columnistas como María Jimena Duzán, León Valencia, Hernando Gómez Buendía, Daniel Samper Ospina, Vladdo, Héctor Abad Faciolince, Óscar Collazos, Alejandro Gaviria, Juan Gabriel Vásquez, Andrés Hoyos, William Ospina, Christian Valencia, Laura Gil y una larga lista se contagiaron de la fiebre verde y no dudaron en blandir sus plumas a favor del candidato.
A su campaña también se sumaron artistas como ‘Juanes’, Marcela Carvajal, Diego Cadavid, Vicky Hernández, Roberto Cano, Nicolás Montero, Margarita Ortega, Antonio Sanint, Manuel José Chávez, Jorge Alí Triana, entre otros, terminaron por acentuar la imagen de artista-político de Mockus.

 

 
Juan Manuel Santos                                            AntanasMockus 
 

A un mes de las elecciones, Santos advirtió que Mockus estaba sacándole ventaja en las encuestas. Por esta razón su campaña decidió replantear la estrategia. La semana del relanzamiento de su campaña mantuvo a los medios de comunicación hablando del viraje. Así logró seguir en la agenda de discusión, a pesar de que se alzó una oleada de opinión desfavorable, pues como parte de la estrategia convocó a J. J. Rendón, el rey de la propaganda negra.
Además, Santos lanzó una agresiva maniobra de influencia en Internet para tratar de contener la ‘Ola Verde’. Los cambios fueron efectivos, pues logró contener la caída y aumentar su registro de intención de voto para pasar a la segunda vuelta.
Al final, sólo le faltaron 4 puntos para ser el ganador en primera vuelta.


Mockus no ha contado con un respaldo de maquinarias políticas. De hecho, el candidato ha denostado de la forma de hacer política de los caciques tradicionales. Al igual que Uribe, su respaldo proviene de un amplio sector de opinión. Sin embargo, a diferencia del mandatario saliente, el candidato del Partido Verde nunca había sido elegido a ningún cargo dentro de un partido tradicional.
Pero Mockus no sólo rompió la forma de hacer política por no estar en una organización grande. A diferencia de los demás políticos, el candidato no ha invertido grandes sumas de dinero en sus campañas. Sus campañas han sido una especie de performances que logran el respaldo de gente que espontáneamente se suma y aporta a su movimiento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.