Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/05/04 00:00

¿Cómo se preparan las campañas para la recta final?

Refuerzo en los equipos, renovación de las imágenes de los candidatos, énfasis en mensajes, silencio frente a algunos temas, son algunos de los cambios estratégicos.

Los candidatos trabajan enconadamente en el último tramo de la campaña.

La hora cero de la elección Presidencial se acerca. Cada día es una peripecia para cada una de las campañas. El final de la carrera, como todo parece indicarlo, será reñido, y ninguno de los candidatos puede aflojar. Un descuido puede ser determinante.

Por esa razón, en los últimos días ha habido movimientos en cada una de las campañas. En La U, por ejemplo, la campaña nombró nuevos estrategas, publicistas y asesores, entre ellos el polémico J. J. Rendón, de quien el candidato Juan Manuel Santos hizo en las últimas horas una férrea defensa, mientras que algunos opositores, e incluso miembros del uribismo, califican como ‘rey de la campaña sucia’.

En la campaña de Gustavo Petro, del Polo, renunció la jefe de prensa, María Cristina Estupiñán, según ella, por diferencias con Adriana Petro (hermana del candidato). Según Adriana, quien reemplazó a Estupiñán, la campaña continúa con la misma estrategia de comunicaciones.  

Otros aspirantes preparan la publicidad de la recta final, mientras cumplen los itinerarios fijados con anterioridad.

En la recta final cualquier cosa puede pasar, y eso hace que se ponga interesante la campaña. Semana.com indagó en cada una de las campañas de qué manera enfrentan estos días de tensión. 

De izquierda sólo hay uno


El candidato Gustavo Petro busca que los electores lo identifiquen como el único candidato de izquierda. Por esa razón acompañó la marcha de trabajadores del 1 de mayo, en la que se llamó a sí mismo “candidato de los trabajadores”.

Paralelamente, Petro enfatiza en su papel protagónico, y el de su partido, en las denuncias por las violaciones a los derechos humanos. En los últimos días, ha recordado sus señalamientos contra el paramilitarismo, la parapolítica, la farcpolítica, las chuzadas del DAS y los falsos positivos. Su objetivo es subrayar que él ha sido de los más duros críticos del Gobierno.

La campaña ha procurado dejar claro que su propuesta en materia económica es distinta a la de Antanas Mockus. Para los analistas, se trata de una estrategia que busca recuperar los votos de opinión que el Polo obtuvo en 2006 y que, según las encuestas, se han ido al Partido Verde.

En reiteradas ocasiones, tanto Petro como los integrantes del Polo han resaltado que son la única alternativa de izquierda a favor de una reforma económica y han calificado a sus contendores como los continuadores del neoliberalismo. Al mismo tiempo, en su discurso rechaza reiteradamente la violencia como forma de lucha, a la vez que marca distancia frente al chavismo.

Su lema de campaña ha cambiado con la evolución de la campaña. Lo que comenzó como “acordemos el futuro”, pasó a ser “el cambio seguro” y últimamente se ha convertido en “justicia social para todos”.

“No contestaremos agresiones”: Partido Verde



La estrategia de los verdes se basa en una intensa convocatoria a través de las redes sociales en Internet: Facebook, Twitter y correo electrónico. Buena parte del trabajo lo ha hecho espontáneamente la gente que admira a Antanas Mockus.

El candidato se ha convertido en una celebridad que ha provocado un aumento progresivo de sus seguidores. Las personas que se suman a su campaña aportan camisetas, imágenes, banners o afiches publicitarios, por iniciativa propia. Muchos de ellos dicen en los videos: “A mí no me pagaron, yo vine porque quise”.

Además, los mismos seguidores son los que organizan actos masivos de campaña simultáneamente. “Es una campaña muy bonita porque es la gente la que la hace”, dice Sandra Gutiérrez, jefe de comunicaciones de Mockus.

Por estos días, el candidato del Partido Verde asiste a actos públicos en capitales y ciudades intermedias, organizados principalmente por los seguidores. Allí explica su programa y responde preguntas de la gente. A la mayoría de manifestaciones acude con los ex alcaldes Luis Eduardo Garzón, Enrique Peñalosa y Sergio Fajardo. El objetivo es reafirmar el mensaje de unidad que caracterizó la campaña de la consulta.

La semana pasada, sin embargo, al candidato no le fue bien en los debates. Y a eso se suma el hecho de que en una entrevista radial, cuando quiso decir que respetaba el hecho de que a Hugo Chávez lo hubiera elegido democráticamente el pueblo venezolano, utilizó la palabra “admiración”. Inmediatamente esto fue aprovechado por sus contradictores, quienes no ahorraron declaraciones e incluso pancartas que buscan desprestigiar la imagen del candidato. El propio Mockus tuvo que aclarar varias de sus respuestas a través de comunicados.

Para contrarrestar los ataques, la campaña de Mockus optó por ignorarlos. Sus seguidores se han encargado de aclarar sus posiciones haciendo circular las versiones de sus respuestas sin editar en Internet. “El objetivo es que la gente entienda que lo que intentan otras campañas es tergiversar las propuestas de Mockus”, dijo una fuente de la campaña de los verdes.

La pregunta que se hacen los analistas es si esa estrategia, dirigida a un público joven, principalmente urbano, le alcanzará para mantenerse en primer lugar, no sólo en las encuestas sino también en las urnas.
 

Noemí Sanín, la única mujer


 

El bastión principal de su estrategia es su condición de única mujer, entre los nueve candidatos. La publicidad de la campaña y sus declaraciones están orientadas a captar el voto femenino. Por esta razón, se ha comparado con figuras como Ángela Merkel (primera ministra de Alemania), Michelle Bachelet (ex presidenta de Chile), entre otras.

En la más reciente publicidad en televisión, la campaña incluyó un mensaje dirigido a la mujer objeto de explotación. Y en sus declaraciones, la candidata ha repetido que uno de los puntos de su programa es la creación del Ministerio de la Familia y la Mujer.

En actos de campaña, en la ciudad de Bogotá, se ha reunido con grupos sociales específicos como trabajadores, afrodescendientes y madres cabeza de familia. Así la candidata procura enviar el mensaje de que esos grupos - en la mayoría de casos, vulnerados- están con ella.

A las recientes reuniones parlamentarias del Partido Conservador ha preferido no asistir. Esto se debe a que la colectividad no ha mostrado la suficiente lealtad a su elección como candidata. En el mismo sentido la campaña ha replanteado su estrategia de comunicación. En lo que resta de campaña tratará de posicionar su mensaje social, antes que atender a las preguntas sobre mecánica electoral que han terminado por erosionar la unidad conservadora.

“Trataremos de comunicar las diferencias esenciales con los demás candidatos y apartarnos de la mecánica política”, dijo a Semana.com Jaime Ruiz, jefe programático de Sanín.

La campaña, por ahora, no considera que deba hacer cambios profundos en su estrategia.

Santos redefine su estrategia



Una intensa actividad en Internet, la llegada de nuevos asesores, el nombramiento de J. J. Rendón (ex asesor del Ministerio de Defensa), el cambio de imagen publicitaria, entre otras decisiones, hacen parte de la redefinición de la estrategia de campaña del candidato de La U, Juan Manuel Santos.

Este lunes comenzó la nueva era de la campaña de Santos. El color naranja ya no identificará la campaña. En su lugar, la identificarán los que componen el logo de La U, desde su origen: amarillo, verde, rojo y blanco.

El eslogan dejará de ser “Para seguir avanzando, Santos Presidente”. Ahora es “Unidos con Juan Manuel”. De esta manera busca darle un nuevo tono a su campaña, más próximo a la gente. También tiene la intención de mostrarse como el candidato de la coalición uribista y no sólo de La U.

La campaña ha decidido no atacar al candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, ni avalar ninguna estrategia de campaña negra contra el ex alcalde. ¿La razón?: la campaña ha identificado que esos ataques pueden ser contraproducentes, dijo una fuente de la campaña de Santos a Semana.com.

En su lugar, propenderá por dirigir el debate hacia los temas de seguridad y relaciones internacionales, con el objetivo de contrastar su discurso con el de Mockus, lo que en criterio de los estrategas de Santos podría darle ventajas.

El propio Santos confesó este martes, en una entrevista con Caracol Radio, que la campaña se dio cuenta de que estaba cometiendo un error estratégico al hacer énfasis exclusivamente en la seguridad, por lo cual ha decidido exhibir más insistencia sus programas sociales.

Sin embargo, el candidato no ha renunciado a mostrarse como el continuador de la tarea del presidente Uribe, lo que explica su frecuente agradecimiento al mandatario saliente.
 

Pardo le apunta a la base liberal



El candidato del Partido Liberal, Rafael Pardo, busca mantener la votación que obtuvo el pasado 14 de marzo en las elecciones de Congreso (aproximadamente 1’763.908 votos). Para esto, las directivas del partido han acordado una intensa actividad en las regiones en donde los directorios liberales y los congresistas juegan un papel importante.

El objetivo es conservar los votos de tradición liberal, que no están lo suficientemente reflejados en las encuestas, pues estas se hacen principalmente en sectores urbanos. En ese trabajo es clave la organización de la colectividad, que cuenta con una amplia tradición y experiencia. El partido escogió 100 ciudades en donde se concentra el mayor potencial electoral, para hacer actos de campaña con la presencia del candidato.

Pardo ha enmarcado su propuesta en el lema “Por una Colombia justa”. Los tres ejes centrales de la publicidad son el empleo, la seguridad social y la salud. En los comerciales aparecen personas del común que sufren por su falta de acceso al trabajo o porque el sistema de salud les da “acetaminofén” cuando las enfermedades son más graves. “¿Es eso justo?”, preguntan las propagandas.

Según las mediciones internas que ha hecho la campaña, el lema del programa de Pardo es uno de los mejor calificados.

La campaña considera que si el candidato no pasa en la primera vuelta, la votación del partido será decisiva para la segunda, por lo cual mantendrá hasta el 30 de mayo su mensaje de campaña y su estrategia.

“Creemos que el voto de Pardo es un voto racional, inteligente, con contenido. No un voto emocional. Por eso no creemos que debamos hacer un timonazo en la campaña”, explicó a Semana.com Alejandra Villamizar, jefe de comunicaciones del candidato.

Otro frente estratégico de la campaña es la reacción a declaraciones o propuestas que surgen en el debate electoral. Por ejemplo, la campaña ha diseñado una propaganda televisiva en la que Pardo se muestra como la alternativa integral frente a dos propuestas. Una, centrada en la seguridad (encarnada en Santos). Otra, en la educación (encarnada en Mockus). “El objetivo es mostrar que Pardo tiene una propuesta más completa, que el debate no se debe enmarcar en la polarización, sino en que hay más propuestas”, explicó a Semana.com María Alejandra Villamizar, jefe de comunicaciones del candidato.

En la medida en que surgen temas de debate, el equipo de Pardo se reúne para decidir la posición que más le conviene asumir al candidato.
 

“Nuestro programa es el mejor”: Cambio Radical



Hacer énfasis en que su programa es el más estructurado, intensificar su presencia en los medios de comunicación y no referirse a asuntos personales son algunas de las decisiones estratégicas de la campaña de Germán Vargas Lleras.

El candidato ha tomado la decisión de no rehuir ningún debate ni ningún foro, pues, según los analistas, su programa es uno de los mejor calificados a la hora de su exposición.

Los actos de campaña, en este último tramo, estarán concentrados en las ciudades principales. La campaña considera que el candidato ya recorrió suficientemente las regiones, pues desde hace dos años comenzó a hacer correrías.

Una de las banderas que esgrimirá en sus discursos en las plazas públicas con mayor intensidad es su propuesta para reforzar la seguridad urbana. Vargas Lleras considera que los índices de criminalidad en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, entre otras, requieren una política específica.

El candidato de Cambio Radical ha decidido no referirse a asuntos personales de cada candidato, para que el debate no se enfoque en la figura de su persona, sino se centre en las ideas.

Participe: ¿Cuáles considera usted que han sido los aciertos y desaciertos de cada campaña? Responda en nuestra página en Facebook.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.