Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/2012 12:00:00 AM

Congreso será "vigilante y crítico" frente al proceso de paz: Posada

El presidente de la Cámara de Representantes, Augusto Posada, dice que más allá de las garantías ofrecidas por el presidente Santos, el Congreso no permitirá que en este nuevo proceso se cometan errores del pasado.

El Congreso, a través de las reactivadas comisiones de paz, había pedido tener asiento en las negociaciones de paz con las FARC. Pero el presidente Juan Manuel Santos, quien se echó la responsabilidad política sobre el avance del nuevo proceso de paz, definió el equipo de negociadores del Gobierno, ninguno de ellos es actual miembro del parlamento.
 
La designación de los negociadores del Gobierno empezó a contar con ambiente favorable. Varios partidos políticos respaldaron los nombres que integran el equipo de negociación.
 
Aunque el optimismo es general en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes, Augusto Posada (La U), aclaró que constitucionalmente el parlamento colombiano tiene funciones establecidas en este tipo de procesos. Esa función, aparte de las que el presidente quiera asignarle al Legislativo, será la del control político a la “segunda fase” de este proceso de paz.
 
“Hay que esperar las instrucciones del presidente de la República, a quien apoyamos en esta iniciativa, pero que no se confunda, el Congreso tiene una función determinante, que es de control político, estará vigilante y crítico frente a los pasos que se den porque no estamos dispuestos a repetir historias pasadas que sólo han dejado desilusión, sangre y dolor en el pueblo colombiano”, fue la manifestación de Posada luego de conocerse la designación del equipo de negociadores del Gobierno.
 
El presidente de la Cámara de Representantes también exigió a los países facilitadores, Chile y Venezuela, desarrollar su papel al pie de la letra y sin atravesar las líneas definidas por el gobierno Santos. “La participación de la comunidad internacional es vital, siempre y cuando mantengan la cordura y las distancias. Colombia es la que está sentada buscando encontrar unos acuerdos para la paz”.
 
Para la labor de “vigilancia y control”, Augusto Posada insistió en la obligación del Gobierno de suministrar “constante información” para que el proceso sea transparente y brinde garantías. “El país tiene que saber permanentemente en qué fase van los acuerdos y si las conversaciones van a algún lado. De lo contrario, se exigirá el retiro del Gobierno de la mesa de negociación y se pedirá endurecer la estrategia que se ha mantenido hasta el momento, que es seguir combatiendo los grupos al margen de la ley”.
 
Posada recordó que el papel del Congreso fue clave en el fallido proceso de paz que se adelantó con las FARC durante el gobierno de Andrés Pastrana. En el año 2001, en la plenaria del Senado, se adelantó uno de los más trascendentales debates de control político en el que el entonces senador Germán Vargas Lleras denunció que las FARC habían aprovechado la llamada zona de distención para aumentar su poder militar y fortalecer su financiación con prácticas como el secuestro político y extorsivo, además de incrementar la producción de estupefacientes.
 
El nuevo proceso que adelantará el gobierno Santos se desarrollará en medio de la confrontación armada. Y aunque el mandatario le ha pedido al país “templanza y paciencia” en la eventualidad de que las FARC incrementen sus acciones terroristas, el presidente de la Cámara insiste en que el Congreso será crítico para determinar si hay condiciones para mantener el diálogo con la guerrilla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.