Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/06/01 00:00

Conservadores y Santos: ¿un apoyo sin condiciones?

El Partido Conservador “proclamó” a Juan Manuel Santos como el candidato que más lo identifica. Sólo faltaba que los directivos azules se tomaran la foto junto al candidato de La U. Noemí Sanín perdió el último pulso con el partido que representaba.

El apoyo conservador al candidato de La U comenzó a gestarse este lunes, durante un almuerzo entre Fernando Araújo, jefe de la colectividad, y Juan Manuel Santos. Foto: Campaña Juan Manuel Santos

Luego de la junta de parlamentarios del partido Conservador, convocada este martes con el propósito de definir su acción política en las elecciones del 20 de junio, el presidente del Directorio Nacional Conservador, Fernando Araújo, fue concluyente: “no hubo un solo parlamentario que se manifestara en contra de la candidatura de Juan Manuel Santos (…) hemos sido parte de la coalición que ha acompañado al presidente Álvaro Uribe y queremos que esa coalición continúe”.

Aunque Araújo, a las tres de la tarde de este martes, advirtió que de momento sólo se habla de simpatía hacia Santos, lo cierto es que en ese momento sólo faltaban mínimos asuntos protocolarios para que el Partido Conservador lo proclame como el candidato que más lo identifica. Y eso se produjo al final de la tarde del martes primero de junio.

Esos asuntos protocolarios eran un “acuerdo programático”, como lo definió el propio Fernando Araújo. Sin embargo, como lo advirtió el presidente Conservador, y que respaldó la tesis de Andrés Felipe Arias, el programa de Juan Manuel Santos “tiene mucha identidad con lo que nosotros nos hemos comprometido”.

Hay puntos concretos como los programas de Familias en Acción, la banca de las oportunidades, la posible creación de un ministerio para la mujer y la familia, y sobre todo, el fuero militar para los miembros de las Fuerzas Militares.


Este acuerdo comenzó a gestarse horas después de las elecciones del 30 de mayo. El lunes, al mediodía, Fernando Araújo almorzó con Juan Manuel Santos y le dijo que sólo faltaba una decisión pública de la junta de parlamentarios, que en este momento representa la unidad del Partido, para que la simpatía se convierta en proclamación.

En consonancia con las palabras de los dirigentes azules, la adhesión a Santos es “natural” y pocos o ningún condicionamiento tendría.

“La camiseta de Santos ya la tenían puesta”: Noemí Sanín

Y en la junta de parlamentarios se produjo el debate que, según Araújo, tuvo momentos “duros y muy difíciles”.

Todo porque hacia el mediodía, en la mesa central se encontraban los directivos del partido en compañía del ex ministro Andrés Felipe Arias, quien parecía presidir la reunión.

La primera proposición que se discutió fue el respaldo a Santos, que se aprobó por unanimidad.

Minutos después llegó a la junta Noemí Sanín. Arias le extendió la mano, y en principio quedó con ella extendida.

Noemí tomó la palabra y calificó como un “despropósito” del Partido Conservador que se proclamara a un candidato sin antes hacer una negociación doctrinaria y programática, posición que tuvo respaldo en varios senadores electos, como Juan Mario Laserna y Liliana Rendón, la tercera mayor votación del partido en las pasadas elecciones legislativas.

Álvaro Leyva, otro de los ex precandidatos pidió explicación “con argumentos” de por qué el partido se adhería primero, y luego pensaba en hacer acuerdos programáticos.

Fue en ese momento cuando Noemí Sanín calificó esa postura de “burócrata” y aseguró que muchos parlamentarios habían asumido esa posición desde el día en que salieron los resultados de la consulta e impulsados por la actitud de Andrés Felipe Arias.

Según Noemí, Arias, la misma noche de las elecciones, salió en televisión poniéndose la camiseta de Juan Manuel Santos, pero que esa camiseta “ya la tenía sudada, lo único que debería hacer es lavarla”.

Noemí insistió que el Partido se abstuviera de manifestar cualquier apoyo, y en cambio promoviera un acuerdo programático. Su tesis fue derrotada de forma unánime. El representante Santiago Castro advirtió que su mandato, como candidata del Partido, había terminado a las 4 de la tarde del 30 de mayo.

En la noche del martes, todo dio un giro. Juan Manuel Santos recibía el apoyo institucional de un partido que apostó por llegar al poder, pero que optó por seguir siendo parte de una coalición.   

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.