Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/27/2011 12:00:00 AM

'Contrarreforma' política se opone a equidad de género en partidos políticos

Dos normas aprobadas en diciembre y que aún no son vigentes pretenden ser eliminadas por el Congreso. La obligación de los partidos a inscribir mujeres en sus listas de candidatos y los límites de la financiación privada. El proyecto fue aprobado en primer debate.

La reforma política que aprobó el Congreso el pasado mes de diciembre, que busca depurar las elecciones en el país, aún no está en vigencia. La Corte Constitucional, que debe decidir si esa ley se ajusta a la Constitución, no ha dado su veredicto.
 
Sin embargo, esa circunstancia no fue obstáculo para que el propio Congreso intentara enmendar dos artículos de la reforma que preocupan mucho a los partidos políticos y aspirantes a corporaciones públicas, incluidos los propios congresistas.
 
Porque, primero, la reforma política obliga a los partidos a que sus listas de candidatos a corporaciones públicas (concejos, asambleas y Congreso) estén conformadas, como mínimo, por un 30 por ciento de mujeres.
 
Y segundo, la reforma también limitó que los candidatos puedan financiar sus campañas con recursos propios, al reducirlos a solo el 20 por ciento del total de gastos establecidos como topes para cada campaña.
 
Pero este martes, esas dos normas aprobadas en diciembre quedarían eliminadas porque la Comisión Primera de la Cámara aprobó en primer debate un proyecto de ley que tiene ese propósito.
 
Por eso algunos parlamentarios calificaron este proyecto como una "contrarreforma" que pretende eliminar dos de los avances del proyecto aprobado el pasado semestre y que podría entrar en vigencia, si así lo decide la Corte, en las próximas elecciones de octubre.
 
Equidad de género no gusta a partidos
 
Una de las principales razones para que se pretenda eliminar la llamada ley de cuotas para los partidos políticos es la propia dificultad que han tenido para conformar sus listas de candidatos a concejos y asambleas.
 
Para las próximas elecciones de octubre, los partidos tienen hasta el 10 de agosto (fecha límite para la inscripción de candidatos) para promover la participación femenina. Tres meses antes parece que algunos tienen muchos problemas para cumplir con esa norma.
 
De lo contrario, el Consejo Nacional Electoral tendrá la obligación de anular las listas que no cumplan el requisito de tener el 30 por ciento de mujeres como aspirantes a corporaciones públicas, según advierte el representante Berner Zambrano (La U), presidente de la Comisión Primera de Cámara.
 
El representante Roosevelt Rodríguez (La U) admite que los partidos políticos se encuentran en un “cuello de botella” porque no han encontrado mujeres con cualidades para conformar sus listas. “Esa camisa de fuerza no puede ser la que determine la participación de las mujeres en los partidos políticos”, dice Rodríguez como argumento a favor de la eliminación de esta especie de ley de cuotas para los partidos.
 
Alfonso Prada (Partido Verde) tiene otra lectura. Admite que su partido también tiene problemas para que sus listas cumplan esta norma de equidad de género, pero que eso no puede ser argumento para derogar la norma. “Todo lo contrario, tenemos tres meses para estimular la participación de la mujer en los partidos”.
 
El liberal Guillermo Rivera, quien se opuso a esta especie de ‘contrarreforma política’, considera que establecer el 30 por ciento de participación de mujeres en las listas es una acción positiva para promover la participación de sectores que culturalmente han sido excluidos.
 
Para Rivera, “los partidos tienen la obligación de promover la participación de la mujer en sus listas, pero es un mal mensaje del Congreso decir que si no consiguen mujeres con aptitudes a aspirar a concejos o asambleas, entonces lo mejor es eliminar la norma. Esto es una improvisación”.
 
Lo aprobado este miércoles por la Comisión Primera de la Cámara dice que los partidos tendrán que instrumentar acciones para promover la participación, pero si después de eso no lo consiguen, podrán conformar sus listas con candidatos de cualquier género.
 
¿Política para ricos?
 
La otra decisión adoptada este martes es eliminar los límites a la financiación de campañas con recursos propios. Según la reforma aprobada en diciembre, los candidatos sólo podrán cubrir el 20 por ciento del total de gastos de campaña a través de su propio bolsillo, pues la reforma autorizó el anticipo de recursos para las campañas desprendido de la reposición de votos.
 
El representante Alfonso Prada dice que si se elimina ese límite del 20 por ciento, sólo los ciudadanos adinerados tendrían la posibilidad de hacer campañas y llegar a cargos de elección popular. “Entonces, ¿quién puede hacer política? Sólo los ricos. Estamos volviendo a la política elitista. Eso es inequitativo”.
 
Roosevelt Rodríguez dice que las normas no pueden imponerle a nadie la forma de financiar su campaña, siempre que esté ajustadas a la ley. “Para eso existen los topes de campaña delimitados por el propio Consejo Nacional Electoral. La política sería inequitativa si no existieran esos topes. Pero no lo es si además establecemos límites a las formas de financiación”.
 
Pero hay quienes consideran esta decisión un retroceso porque los principales escándalos de corrupción, como lo expresó el representante Guillermo Rivera, se concentran en la financiación privada de las campañas políticas.
 
“Lo que aprobamos en diciembre fue un avance para que el Estado se ocupe de la financiación pública de partidos y campañas. Ahora se pretende retroceder y exponer de nuevo a los candidatos a la financiación privada”, dice Rivera.
 
¿Mensaje de improvisación?
 
No deja de ser sorpresivo que si la Corte Constitucional no se ha pronunciado sobre la reforma política, el Congreso intente hacerle cambios a esta norma que, en principio, pretende ser aplicada en las próximas elecciones de octubre.
 
Con esta nueva reforma, los congresistas buscan “corregir” esas limitantes para partidos y candidatos que, a juicio de muchos, quedaron en la pasada reforma.
 
Sin embargo, estos nuevos ajustes, que el Congreso pretende aprobar de forma acelerada, probablemente no puedan ser aplicados en el próximo mes de octubre.
 
Este proyecto también tendrá que ser revisado por la Corte, y es casi imposible que el tribunal se pronuncie antes del 10 de agosto, por lo menos para saber si los partidos tienen que imponer la cuota de equidad de género en sus listas.
 
Por eso, si es aprobada, esta nueva reforma sólo podría regir para las elecciones parlamentarias del 2014. “Eso significa que este Congreso está legislando en causa propia, pues somos muchos los que probablemente estemos en las listas de candidatos”, dijo Rivera.
 
Roosevelt Rodríguez, ponente del proyecto, dice que no se trata de una contrarreforma política ni de una improvisación. “Esta norma solo apunta a darle una lectura ajustada a la realidad del ejercicio de la política”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.